jueves 22 de octubre de 2020

Fincas

Cómo lograr precocidad y productividad en la fruticultura mendocina

Alain Boulet lidera un equipo de técnicos que busca renovar la fruticultura a partir del uso de las tecnologías. Biotrón Plus es una de las biosoluciones de UPL que aporta lo suyo.

La producción promedio de un duraznero en Mendoza es de 40 toneladas por hectárea. Sin embargo, si se incorporan tecnologías de manejo probadas en otros países, la cifra puede llegar a las 100 toneladas. Esta es la premisa en la que trabaja Alain Boulet, asesor y fundador de la Asociación para la Innovación Agrícola (AIA), una organización que nuclea a un grupo de ingenieros agrónomos abocados a cambiar el modelo de la producción frutícola de la provincia de Mendoza instalando un sistema con dos atributos principales: precocidad y productividad.

En su modelo tecnológico, la producción de duraznos puede pasar de las 0 toneladas a entre 10 y 15 toneladas por hectárea en el segundo año, 35 t/ha en el tercer año y 60 t/ha en el cuarto año, y así sucesivamente en los ciclos siguientes. “Si bien la propuesta de manejo requiere más inversión que un sistema tradicional, el resultado productivo permite obtener un recupero rápido, entre el segundo y el tercer año. Además, todo el proceso se vuelve más rentable y, por ende, más sustentable en el tiempo”, sostiene Boulet, que cuenta entre sus tecnologías aliadas para mejorar la productividad con Biotrón Plus, de UPL.

Boulet asesora a 35 productores que suman unas 1.300 hectáreas frutícolas y encabeza cinco programas de desarrollo (Durazno 2025, Ciruela 2025, Adaptación Tecnológica, Agrometeorología del Durazno e Innova Fruit). Si bien trabaja con distintas especies (ciruelos, cerezos, almendros, nogales, damascos, manzanos y perales, entre otros) su fuerte es el durazno.

“En estos sistemas intensivos, los frutales demoran varios años en entrar en producción. Generalmente, el año dos suele ser de producción cero. Sin embargo, con un manejo estratégico logramos muy buenos resultados en ese período”, explica el técnico y destaca que el primer paso es incorporar nuevas variedades con características superiores a las que suelen cultivarse en Mendoza y aplicar luego paquetes tecnológicos que completen el ciclo virtuoso de una agricultura moderna, con tecnología, rentable y sustentable.

Alain Boulet, asesor y fundador de la Asociación para la Innovación Agrícola (AIA).

¿Qué implica ese manejo estratégico?

Sostenerse en algunos pilares clave: la preparación del suelo, la alta densidad, la elección de variedades y calidad de la planta, el riego y la nutrición. Éste último se vuelve un aspecto fundamental, porque presenta el desafío de, en un año, generar un sistema radicular muy potente y uno aéreo bien vigoroso. Es exactamente eso lo que les permite contar kilos en el año dos de producción, es decir, alcanzar la precocidad.

Para que la nutrición no tenga fisuras es que, a la par, impulsan un área de desarrollo dentro del grupo en el que prueban productos, hacen ensayos y, si los resultados son convenientes, los incorporan al manejo técnico. El año pasado probaron Biotrón Plus de UPL, un fertilizante foliar líquido que incluye macro y micronutrientes y, gracias a la folcisteína, estimula mecanismos de defensa en las plantas y los ácidos húmicos favorecen una mayor asimilación de los nutrientes para lograr el objetivo: un crecimiento más rápido y vigoroso. “Nos encontramos con muy buenos resultados en la emisión de brotes y en el tamaño y peso de la fruta”, cuenta.

“Lo usamos en la primera parte de la curva de crecimiento del durazno, cuando los frutos aumentan de tamaño por el incremento del número de células. Se trata de un proceso de unos sesenta días que comienza alrededor del 15 de septiembre. Gracias al uso de Biotrón Plus -además de un buen crecimiento de brotes- logramos un mayor número de células por el aporte de nutrientes y acción bioestimulante, que luego pudieron llenarse mejor y generaron frutas de mayor peso”, asegura el ingeniero agrónomo.

Actualmente la AIA tiene en marcha viveros en los que hacen multiplicación y producción de variedades nuevas, un Centro de Estudios de Durazno Industria único en el país para oficiar de observatorio, un área de Desarrollo de Productos en el que hacen ensayos y pruebas y ya replican modelos en zonas productivas de Chile y Perú.

Para Boulet, de lo que se trata es de adaptar tecnologías que se produjeron en el mundo en los últimos 20 años: “La fruticultura local tiene un modelo que data de 1980. Desde entonces no se ha hecho más que replicar el mismo modelo en cada especie, pero el mundo siguió avanzando. Nuestra premisa es buscar tecnologías ya desarrolladas para adaptarlas a las condiciones argentinas e incluso mejorarlas desde nuestra experiencia”, explica.

Un ejemplo es el sistema de conducción en durazneros, un sistema Ypsilon modificado a partir de otro desarrollado en la década del 90 en California. Los miembros de AIA lo modificaron, lo usan y les está dando excelentes resultados: “El Ypsilon es una planta que se divide en dos brazos, pero nosotros -con el mismo sistema de conducción- le pusimos un tercer brazo. Al aumentar el número de brazos por hectárea, aumenta la precocidad y la productividad”, explica. Y aunque aún no lo patentaron, es un sistema argentino basado en tecnologías desarrolladas en Estados Unidos que, gracias a los cambios del equipo de Boulet, obtiene mejores resultados que en su versión original.

Acerca de UPL

UPL Ltd. (NSE: UPL & BSE: 512070) es un proveedor mundial de productos y soluciones para la agricultura sostenible, con ingresos anuales que superan los $5 mil millones de dólares. Como una de las 5 principales empresas de soluciones para la agricultura en todo el mundo, su robusto portafolio consiste en soluciones biológicas y soluciones tradicionales de protección de cultivos con más de 13,600 registros.

Con presencia en más de 130 países y más de 10,000 colegas a nivel mundial, alcanzamos más del 90% de la canasta de alimentos del mundo. Para obtener más información sobre su portafolio integrado de soluciones a lo largo de la cadena de valor de los alimentos, incluyendo semillas, post-cosecha, así como servicios físicos y digitales, visite www.upl-ltd.com // ar.uplonline.com