miércoles 16 de junio de2021

Festejos y aislamiento: lejos físicamente, pero unidos en el corazón
Festejos y aislamiento: lejos físicamente, pero unidos en el corazón
Sociedad

Festejos y aislamiento: lejos físicamente, pero unidos en el corazón

La reclusión obligatoria llevó a replantear la manera en la que celebran los mendocinos. Cumpleaños y futuras pascuas, replanteados

  • miércoles, 8 de abril de 2020
Festejos y aislamiento: lejos físicamente, pero unidos en el corazón
Festejos y aislamiento: lejos físicamente, pero unidos en el corazón

Tortas en solitario, video llamadas con cantos y regalos por delivery. Definitivamente en Mendoza, así como en todas las ciudades donde se cumple la cuarentena, se ha instalado por obligación una nueva forma de festejar. Ya no van más las reuniones multitudinarias, las salidas y los abrazos. En medio del distanciamiento social, han surgido alternativas para acompañar a los seres queridos tanto en sus fechas de cumpleaños, como en la venideras Pascuas.

¡Que los cumplas feliz!

Liliana Torrico cumplió ayer sus 60 años. Si bien durante toda la jornada se sintió acompañada, las circunstancias fueron diferentes de las que imaginaba. "Como era cambio de década tenía pensado hacer un gran festejo, pero acá estamos con mi marido, los dos solitos", relató. Pese a la distancia física, pudo conectarse con su nieta de 5 años, lo que la llenó de alegría. Además recibió el cariño del resto de su familia, miembros del fans club de Chayanne (del cual forma parte) y de sus compañeros de secundaria. Ella misma se preparó una torta y su marido le encargó carne para un asado. "Lo vamos a compartir con mi hermano que vive al lado, separado por un muro", relató al mediodía con una mezcla de nostalgia y felicidad.

El pequeño Martín De Fidelis celebró su primera década de vida en casa con su familia nuclear: sus papás y sus dos hermanas. Para que fuera un día especial le llevaron el desayuno a la cama y su mamá le hizo una torta. Su abuela le hizo llegar un regalo dulce por la medianera. "La pasé bien. Soplé las velitas e hice un montón de videollamadas", resumió el niño con alegría. De hecho, él tuvo la oportunidad de charlar vía internet con sus primos, tíos y abuelos. "Mis amigos de la escuela me mandaron videítos diciéndome feliz cumple", recordó Martín. Justo este año tenía pensado festejar con un partido de fútbol, pero tuvo que postergarlo. "Cuando pase todo esto voy a hacer mi cumpleaños el día que elija", adelantó.

El aniversario número 28 del nacimiento de Carla Manzano tampoco pasó desapercibido. Sus amigas se organizaron para una videollamada a las 21 y hacer de cuenta que estaban juntas. "Nos conectamos vestidas como para salir y estar maquilladas. También tener comida y música", detalló. A esta celebración virtual se sumó la de su familia, con quien vive. "Éramos tres, pero lo festejamos igual", contó. Este año fue para ella particular, pues siempre celebra a lo grande. "Como cumplo el 1 de abril y el 2 siempre es feriado, suelo tener festejos de tres días", aseguró entre risas.

Huevitos en familia

Normalmente las Pascuas son otra oportunidad de festejo para muchas familias mendocinas, pero este año también tendrán que replantearse. Desde los que participan de la misa (tendrán que hacerlo por TV o vía virtual), hasta el almuerzo e intercambio de huevos.

Para que la ocasión no pase inadvertida Mariana Peña ya encargó estas delicias a domicilio y coordinó para que se las lleven por delivery a sus padres y a sus suegros. "Tradicionalmente hacemos la búsqueda del tesoro con los niños por el jardín y esta vez lo vamos a modificar", relató la mujer. Por esa razón pedirá a los abuelos de sus dos hijos que escondan los huevos en la casa y les vayan dando pistas para que los niños los encuentren virtualmente.

Para Manuel Linares en esta fecha es más importante en lo religioso que en el chocolate y ya tiene a mano todo el cronograma de misas para participar de ellas. "También hemos organizado una videollamada familiar para poder almorzar todos juntos", compartió.

El problema de los salones

La otra cara de los festejos en cuarentena por el Covid-19 es la cancelación de celebraciones para las cuales se había contratado grandes espacios. Fabián Manzur, presidente de la Asociación de Propietarios de Salones de Fiestas de Mendoza, contó que por el asilamiento social sus asociados han tenido que dar de baja al menos 100 eventos que tenían pactados para los últimos 15 días.

De este total un 60% se reprogramó, mientras que al porcentaje restante suspendió con devolución de dinero.

"Coincidimos y apoyamos las decisiones del Gobierno, pero la verdad es que estamos en una situación muy complicada", se lamentó el titular de la organización, y recordó que ellos tienen que pagar sueldos y alquileres sin interrupción.