martes 27 de octubre de 2020

"My happy family", gran película de Europa del Este que podés ver por Netflix.
Espectáculos

Tres películas de amor que te reconciliarán con la vida, los afectos y el pulso romántico

Esta semana las plataformas nos ofrecen en su catálogo preciosas películas sobre amores distintos, encantadores y muy entrenidos. Aquí, nuestras recomendadas.

"My happy family", gran película de Europa del Este que podés ver por Netflix.

Este semana vamos a hablar de amor. Pero no nos pongamos melosos, ni cursis, porque las recomendaciones que aquí te traemos pasan por el amor en serio; ese ligado con el deseo, el sexo, la identidad, el reconocimiento del otro y el de nosotros dispuestos a entregarnos -o no-. Arranquemos.

My happy family (Netflix)

La película es de Georgia y es el mejor, cinematográficamente hablando, de nuestro trío de recomendados.

“My happy family” está dirigida por Nana Ectimishvili y Simon Grob y es una historia de amor que hace pie en los anhelos internos, el reconocimiento de los deseos propios y de la identidad en una sociedad profundamente patriarcal y de la que conocemos muy poco.

En la casa de nuestra historia conviven tres generaciones de una familia georgiana. Todos se sorprenden cuando Manana, de 52 años, decide mudarse y vivir sola. Sin su familia, sin sus hijos y sin su marido ella inicia un viaje que le permitirá encontrar lo que había perdido: su ser, su feminidad y su deseo por la vida.

Una película profunda, sutil, inteligente y de un feminismo intenso; pero sin pancartas ni consignas. Es, además, una lupa sobre esa sociedad que desde aquí es completamente extraña y por ello se convierte también en un intenso panorama sociológico.

Claro: es cine de Europa del Este así es que el realismo, ese contundente que inauguró el Nuevo Cine Rumano, navega a pleno en este metraje. Peliculón, dolorosamente verdadero, para develar otros amores y sociedades.

Candelaria (Netflix)

Una preciosa película, pura y sencilla, que nos muestra que el sexo y el amor en la vejez no son asunto de titulares pseudocientíficos o morbosos en los diarios. Esta es una película de amor de esas que lo tienen todo, pero sin grandilocuencias.

Aunque el filme es colombiano, y viene de la mano de Jhonny Hendrix Hinestroza, la historia tiene sede en Cuba, durante los ’90.

El mundo da cambios a gritos y Cuba se hunde entre bloqueos, hambre, tabaco y ron. En ese paisaje, las vidas de Candelaria, de 64 años y su pareja Víctor Hugo de 63, dan un vuelco al encontrarse una cámara de video.

El redescubrimiento del sexo, del amor y del deseo desde una perspectiva profundamente humana, ética y política le dan a esta película una pureza casi primitiva, que el director sabe perfectamente cómo trasladar a las formas cinematográficas.

Una historia de amor conmovedora que, por supuesto, no podría haber sucedido sin las descomunales interpretaciones de estos actores protagonistas: Verónica Lynn y Manuel Viveros.

Encuéntrame en Venecia (Amazon Prime)

Un filme del holandés Eddy Terstall que tiene la música de Beppe Costa y Michel Banabila.

Nos cuenta la historia de Liza, una chica que viaja a Venecia para conocer a su padre italiano, Mauro, al que dejó de ver cuando tenía tres años. Mauro ha viajado por todo el mundo con su música y espera conocer a Liza en esas breves vacaciones.

“Encuéntrame en Venecia” es una road movie que nos lleva en un viaje musical y cultural por la ruta del Orient Express. De Venecia a Estambul, pasando por Lubiana, Zagreb, Serbia hasta llegar al esplendor del Bósforo. Como buena road movie que es, el vínculo entre padre e hija irá intensificándose a medida que el viaje sucede.

Aunque el guión tiene sus flaquezas, y en uno que otro momento pierde su peso específico, hasta volverse incluso algo anticipatorio, la película es un recorrido precioso hacia la intimidad del amor filial y la música.

La banda sonora, la interpretación y la voz de Beppe Costa hacen de este filme una delicia sonora con apuntes sensibles y cálidos. Cerremos, de paso, diciendo que Beppe no es actor ni cantante, sino un gran poeta, novelista, librero y editor de Catania. Así, que el director haya canalizado esa condición artística de Beppe en su película, es suficiente para recomendarla.