Teorías conspirativas, antisemitismo y fanatismo delirante: cómo es “Iosi, el espía arrepentido”, la nueva serie de Natalia Oreiro en Amazon

"Iosi, el espía arrepentido", desde el viernes en Amazon.
"Iosi, el espía arrepentido", desde el viernes en Amazon.

Dirigida por Sebastián Borensztein y Daniel Burman, estrena el viernes y se basa en un hecho real que tuvo lugar en nuestro país.

La miniserie “Iosi, el espía arrepentido”, thriller protagonizado por Gustavo Bassani y Natalia Oreiro que sigue a un agente de inteligencia que se infiltró en la comunidad judía en Buenos Aires y cuya información pudo haber sido utilizada para perpetrar los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA, se estrenará el viernes a través de Amazon Prime Video con el objetivo de agitar la conversación sobre el antisemitismo “para que no vuelva a suceder”.

Para poder construir un futuro hay que pensar el pasado y poder entender lo que pasó”, apuntó Oreiro en charla con Télam, a días del estreno de la serie dirigida por Sebastián Borensztein y Daniel Burman en la que encarna a Claudia, la calculadora e inescrupulosa jefa de Iosi en la unidad de inteligencia.

Basada en el libro de investigación homónimo de Miriam Lewin y Horacio Lutzky, la serie se centra en el camino de José Pérez, luego rebautizado Iosi Peres, el espía que la Policía planta dentro de la comunidad judía porteña bajo la delirante pero de todos modos popular noción de que Israel preparaba el Plan Andinia, que de acuerdo a teorías conspirativas tenía como objetivo tomar la Patagonia argentina.

El equipo liderado por Burman, también showrunner y productor de la serie, eligió para el papel protagónico a Bassani, un actor de trayectoria en el teatro off y en publicidades, pero relativamente desconocido para el mainstream.

“Es un viaje de autodescubrimiento”, explicó el actor a esta agencia sobre el trayecto de Iosi, quien inicia convencido su tarea de espía pero que luego ve cómo comienza a borrarse la línea que separa a su persona del rol que debe que interpretar.

Arrepentido de su accionar, Iosi se batirá contra el tiempo para hacer justicia antes de que lo eliminen a él y a su nueva familia.

Rodada en Uruguay y compuesta por ocho episodios de una hora, cuenta con un elenco de estrellas entre las que se encuentran Mercedes Morán, Alejandro Awada, Carla Quevedo, Minerva Casero, Marco Antonio Caponi, Daniel Kuzniecka, entre más.

Borensztein es el guionista principal, secundado por un equipo formado por Andrés Gelós, Natacha Caravia, Sergio Dubcovsky y el propio Daniel Burman.

-Gustavo, ¿quién es José Pérez? ¿Cómo describirías su viaje?

-Gustavo Bassani: Es una persona que está un poco rota, y por eso lo pueden manipular. Tiene un sentimiento antisemita bastante fuerte por cosas que le sucedieron y utilizan eso para infiltrarlo en la comunidad judía, pero con el paso del tiempo se va encontrando a sí mismo dentro de esta comunidad. Los amigos que va haciendo son amigos, los amores que va teniendo son amores de verdad; entonces deja de ser un poco José Pérez y se empieza a transformar en Iosi. En el medio la historia que todos conocemos, los atentados más terribles de Latinoamérica (a la Embajada de Israel en 1992 y a la AMIA 1994), y él siente que tiene que cuidar a los suyos y empieza este viaje de redención para protegerlos.

Gustavo Bassani, quien viene del off porteño, se prueba en las grandes ligas del streaming internacional.
Gustavo Bassani, quien viene del off porteño, se prueba en las grandes ligas del streaming internacional.

-Es el primer proyecto de este nivel potencial de repercusión que protagonizás. ¿Qué desafíos te encontraste?

-G.B.: Hay una cosa adentro y afuera del set, adentro y afuera del personaje. Es como que llevás todo, el ritmo de la serie, de la historia, pero no sé si sentí tanto el desafío actoral porque lo recontra disfruté, aunque suene difícil disfrutar de un personaje así. El desafío fue el tiempo, estar lejos de la familia, y quizás fue hacer todo lo que quería hacer con el personaje y que me permitiera sacarle todo el jugo que yo quería sacarle, y me siento muy orgulloso con lo que hicimos.

-¿Y vos, Natalia? El de Claudia no es un tipo de rol que hayas hecho en el pasado. ¿Fue eso lo que te atrajo?

-Natalia Oreiro: Primero me atrajo mucho la historia. Yo tenía 16 años cuando fue el atentado de la AMIA, era el año justo en que había venido a vivir a Argentina, con lo cual esa tragedia y todo lo que sucedió, que todavía hoy no se ha podido revelar exactamente qué fue lo que pasó, cómo y quiénes son los culpables, realmente es algo muy importante para mí como persona y como intérprete para querer formar parte del proyecto. Con un personaje atípico, que está en las antípodas de cualquier pensamiento social que yo pueda llegar a tener. Y eso para una intérprete es muy atractivo porque te corre de un lugar común, de un lugar cómodo, y te hace tomar ciertos riesgos.

-Ambos mencionaron que disfrutaron de encarnar personajes que están en el lado opuesto de su manera de pensar. ¿Cómo se encara un papel así?

-N.O.: Uno siempre busca la verdad interna para poder luego transmitirla en la actuación. En este caso, en lo personal no logré hacer esa conexión. Sí quizás pude trazar un paralelismo con lo que para mí es una causa; he hecho personajes con causas importantes como en “Infancia clandestina”, por ejemplo. En este caso también hay una causa, pero muy compleja porque mi personaje es antisemita y tiene el claro objetivo de evitar que suceda en la Argentina algo de lo que ella está convencida que es el Plan Andinia, que van a instalar un nuevo Estado de Israel en la Patagonia. Ella ha creído una mentira y ha obrado en consecuencia.

-G.B.: Cada personaje para mí es distinto, y en este caso traté de no juzgarlo, de conectarme con eso de que todos estamos un poco rotos en mayor o menor medida y traté de conectarme con eso de José/Iosi, con el dolor que tiene adentro. Pero yo no tengo nada que ver con él, somos totalmente distintos. Esa fue mi base, y de ahí tratar de humanizarlo.

Natalia Oreiro reveló que no pudo empatizar con el personaje, lo que significó que el desafío actoral fuera todavía más grande.
Natalia Oreiro reveló que no pudo empatizar con el personaje, lo que significó que el desafío actoral fuera todavía más grande.

-¿Por qué creen que una teoría como la del Plan Andinia pudo tener tantos creyentes?

-N.O.: Me parece que el fanatismo lleva a eso. Al menos mi personaje tiene una causa clara, que es trabajar para su Estado, pero es fanática de lo que cree, y en ese fanatismo se vuelve una persona absolutamente ciega y no puede ver otra realidad que no sea la que le hicieron creer. Luego Iosi le demuestra que estaba engañada.

-G.B.: Es un mito antisemita que empieza con los protocolos de Sion, es una cosa antiquísima y tal vez hay gente que decide que puede ser verdad. A mí me resulta bastante disparatado.

-N.O.: Quizás convenía pensar que eso podía llegar a suceder. Nuestros personajes los creen, pero sobre ellos hay responsables que no sé si lo creen tanto pero sí lo crean para que eso les permita llevar adelante determinadas operaciones por intereses políticos, económicos, religiosos.

-¿Qué les gustaría que provoque en el público? ¿Con qué les gustaría que se queden?

-G.B.: Con preguntas o con respuestas, pero por lo menos que no sea una serie más, que los movilice.

-N.O.: La serie habla también de la búsqueda de la verdad, una verdad sobre estos atentados que se viene buscando hace muchísimos años y me parece que para poder construir un futuro hay que pensar el pasado y poder entender lo que pasó para que no vuelva a suceder.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA