domingo 16 de mayo de2021

Ropa íntima: opciones inocentes y atrevidas para una noche de enamorados
Lencería: una forma de encender el Día de los Enamorados.
Sociedad

Ropa íntima: opciones inocentes y atrevidas para una noche de enamorados

La noche de San Valentín siempre es una propuesta para arriesgarse a probar cosas distintas en la intimidad. La ropa interior es la protagonista y merece un momento especial a la hora de elegir

Ropa íntima: opciones inocentes y atrevidas para una noche de enamorados
Lencería: una forma de encender el Día de los Enamorados.

Una de las industrias que mayor auge tuvo en los últimos tiempos, sobre todo en pandemia, fue el diseño de lencería, con un aumento considerable de las ventas en las últimas décadas.

Cada vez más mujeres invierten buena parte de su presupuesto en este tipo de prendas, sobre todo en fechas especiales, como San Valentín.

En su afán por suplir esta exigente demanda del mercado, las marcas especializadas apuestan por líneas de lencería innovadoras en la calidad de los tejidos, la sujeción y el diseño, que no estén reñidos con la comodidad.

Bodies, portaligas, sujetador balconette, en forma de triángulo, con encaje, plumeti o de tul: la variedad es casi infinita.

Aunque desde hace unas temporadas en las tiendas de ropa interior lo que más abunda son los bodies y los clásicos conjuntos de tanga y sujetador -cada vez más sin relleno-, las búsquedas de “corsé” han aumentado un 50% y las de “bustier” un 57% con respecto al año pasado. Sin embargo el body es la prenda de lencería favorita por excelencia de las mujeres y las búsquedas han aumentado un 135% con respecto al año pasado.

En Mendoza esta tendencia no se queda atrás y muchas diseñadoras de indumentaria y emprendedoras encontraron un buen nicho, que se ve potenciado cerca de estas fechas.

Ropa íntima: arriesgada y transgresora

Noelia, de Monse By, diseñadora de accesorios íntimos y de lencería, explica que lo más buscado para San Valentín son los arneses, corsets, bustiers, chokers y esposas. “Diseñé un juego de esposas que tiene varias formas de uso: se desarman para poder usarlas como muñequeras para salir, pero además vienen con correas de distintos largos que se van enganchando en diferentes lugares de los accesorios”.

Sin embargo, muchos de estos diseños no solo están pensados para la intimidad, ya que se pueden llevar puestos también sobre la ropa, en una noche con amigos. “Los bajo bustier, corsets y corselettes los buscan principalmente para usarlos como complementos sobre camisas, blazers, vestidos y monos”, cuenta.

En cuanto a los materiales, hay de todo tipo sobre todo atendiendo aquellas personas inclinadas al cuidado del medio ambiente y animal. Los accesorios “vegan” oscilan en precios que van desde los 900 pesos a los 2.300 pesos, mientras que las prendas se pueden comprar desde 3.000 pesos.

Las que prefieren los clásicos, también encuentran artículos en cuero desde 1.200 pesos y prendas desde 4.000 pesos.

Ropa íntima: inocente y sutil

Para aquellas mujeres que se sienten identificadas con prendas íntimas estilo naif, existe una enorme variedad de diseños y texturas que brindan comodidad y sensualidad, sin renunciar al carácter simple. Aquí todo vale, ya que cada mujer concibe su forma de ser y su visión particular de feminidad como le resulte más acorde. Por eso, a la hora de elegir debemos guiarnos tanto por el diseño que favorece mejor nuestras curvas como por aquello que nos permiten sentirnos auténticas.

Entre los clásicos, encontramos los conjuntos de sujetador y vedetina o tanga, corsés, camisones y baby dolls, culottes con tops. Lo importante es que el diseño sea femenino y combinado.

En cuanto a la tela, algunas siguen prefiriendo los conjuntos 100% algodón para el día a día, aunque por la noche, sobre todo para las celebraciones especiales lo ideal es atreverse con ropa interior en satén, con bordados, transparencias y encajes.

Los colores son el must de la temporada. Muy lejos quedaron los cándidos blancos, perlas o grises. Hoy los colores fuertes son los que ganan la jugada, aun hasta el tradicional e infranqueable negro se ha visto relegado por los amarillos, verdes, fucsias y turquesas.

Además, las combinaciones entre colores contrastantes, al igual que en el maquillaje, son furor. Así que, jugársela por un conjunto rojo con negro, fucsia con naranja o tuquesa con verde limón, demuestra además un gran sentido estético y de actualidad con la moda.

Si se trata de estampados, también se usa todo. Flores, corazones, besos, palabras inundan la lencería más romántica. En estampados o detalles, también se destacan los mensajes: “Kiss me”, “Love”, “Here” son algunas de las palabras que podemos encontrar en las prendas más inocentes, que le dan un toque atrevido para realzar una noche especial.