domingo 17 de enero de 2021

Sólo suscriptores
Múltiples y curiosas investigaciones brindan información sobre aspectos masculinos que inciden en las relaciones sexuales.
Sociedad

Misceláneas y curiosidades sobre la virilidad masculina

Distintos estudios a lo largo de la historia arrojan datos concluyentes, aunque poco prácticos, lo que da lugar a un innumerable repertorio de curiosidades.

Múltiples y curiosas investigaciones brindan información sobre aspectos masculinos que inciden en las relaciones sexuales.
Sólo suscriptores

La fascinación que sienten los hombres por su miembro reproductor, alcanza niveles difíciles de encasillar en el pensamiento femenino. De hecho las mujeres ni siquiera hablamos de temas como el orgasmo, masturbación o uso de juguetes sexuales. En cambio ellos, desde pequeños, comparan tamaños, hablan abiertamente de sus gustos y preferencias con sus pares y hasta tienen un museo con todos los falos mamíferos existentes.

El Museo falológico de Islandia se encuentra en la ciudad capital, Reykjavík, y se caracteriza por poseer la más extensa colección de penes de diferentes especies. Posee más de 250 especímenes expuestos, bien como trofeos de caza, embalsamados, en formol o disecados.

El objetivo del museo es tener los penes de todas las especies de mamíferos, sobre todo de los que habitan en ese país. Además, posee representaciones de los falos de criaturas mitológicas (como elfos, trolls y monstruos marinos) y obras artísticas relacionadas a este órgano. Su fundador es un profesor de Historia retirado, llamado Sigurður Hjartarson, quien lo fundó en 1997 y continúa ejerciendo como director.

Sin dudas, el tópico que más obsesiona al plantel masculino mundial es el del tamaño, ya que no solo tiene una relación simbólica con la hombría, sino que también está asociado al poder.

Dakota Jhonson es la protagonista de, "50 sombras", una película que en los últimos tiempos volvió a poner el erotismo en el centro del debate. Gentileza

Frases tales como “discuten para ver quién la tiene más grande”, ejemplifican vulgarmente un intercambio de opiniones entre dos o más oradores para determinar cuál de ellos tiene mejores argumentos en relación a un tema.

Otro lugar común es la comparación con el tamaño del vehículo, dejando asentado que la relación es inversamente proporcional al del pene. Esta idea se sostiene por la suspicacia popular que aplica la ley del equilibrio, como principio inmanente del universo.

¿El tamaño grande es funcional a los fines específicos?

La licenciada en Terapia Física, de origen costarricense, Elena Arias Villalobo, con estudios acerca del trabajo del suelo pélvico femenino y rehabilitación uroginecológica, explica que si bien el tamaño del miembro masculino tiene importancia, mucho más lo tiene la relación entre el juego previo y la excitación de la mujer.

“Debemos aprender a tocar los labios vaginales, hacer masajes, círculos, porque la línea entre el placer y el dolor es sumamente delgada y en el botón del clítoris tenemos más de 8 mil terminaciones nerviosas”, detalla.

"Cuando la mujer se sienta sobre sobre el hombre, tiene la posibilidad de mover su pelvis sobre el pubis del compañero. Esto sirve para excitar y estimular el clítoris en su totalidad.

Este pene cuando logra penetrar va a generar presión sobre las ramas y los bulbos del clítoris que son los que provocan el placer. Pero si este clítoris no está estimulado, por más grande que sea el pene no va a generar nada", aclara.

¿Las mujeres se adaptan a todo?

Las mujeres no tenemos idea de cuánto mide nuestra vagina, sin embargo tampoco es un dato relevante, ya que es un órgano que cambia drásticamente de tamaño, dependiendo del momento o el estímulo que reciba.

“En el juego sexual cuando hay excitación la vagina cambia su tamaño a lo ancho y a lo profundo, y el cuello sube. Cuando llegamos al orgasmo hay contracciones a nivel vaginal y uterino que son muy fuertes, por eso el tamaño cambia” explica la especialista.

Por lo tanto un hombre tampoco debería preocuparse por si el tamaño de su miembro será apropiado para la cavidad vaginal de su pareja, ya que lo más probable es que se adapte al tamaño de él.

Los mitos sobre el tamaño del miembro masculino preocupan más a varones que a mujeres.

Sin embargo, muchas veces esta es una duda que tienen los hombres. “Más que preocuparnos por el tamaño de la vagina hay que prestarle atención a la posición del útero, porque cuando está bien posicionado, la base del cuello del útero apunta a la zona anal”, dice Arias Villalobo.

Y es aquí cuando entran en juego otros temas: “Es cuando se abren los debates entre las mujeres que disfrutan del sexo anal y las que no. Cuando el útero está en esa posición (anteverso) y se da el estímulo desde el recto, va directo a la base del cuello uterino por la zona rectal y esto es lo que va a generar mayor placer en algunas mujeres”, explica.

¿A ellas les importa el tamaño?

Un estudio publicado en la revista de acceso abierto Plos One, en noviembre de 2015, adoptó el enfoque novedoso al pedir a 75 mujeres que muestren sus preferencias de tamaño de pene con el uso de modelos impresos en 3D con 33 dimensiones diferentes.

“Se les pidió a las mujeres que eligieran entre esos 33 penes. El más grande del conjunto fue el A, mientras que el D fue el más pequeño; se usó el color azul por motivo de neutralidad racial”, explica la publicación.

Como resultados del estudio, el artículo menciona que las mujeres seleccionaron penes más grandes para aventuras fugaces que para relaciones duraderas. Además, podían recordar el tamaño del pene tras 10 minutos con buena precisión, excepto por la longitud que era ligeramente subestimada en la mayor parte de los casos.

Por otro lado, entre las limitaciones se mencionan la indiferencia ante el tamaño de algunas de las encuestadas, y la escasa experiencia sexual que mostraban varias de ellas, que tendían a preferir tamaños más pequeños y a ser menos precisas al recordar el tamaño del modelo.

En conclusión, para la mujer el tamaño del pene es tan importante como para el hombre la diferencia entre el color rosa pálido y el rosa Dior.

Datos curiosos

Como no podía ser de otro modo, existe una enorme cantidad de estudios en torno al tamaño, forma, funciones y características del pene, que como resultado colateral arrojan datos curiosos que tal vez ni siquiera los hombres sepan.

Por ejemplo, el pene más antiguo del que se tiene dato es el perteneciente a una criatura marina llamada Colymbosathon ecplecticos (que significa “asombroso nadador de gran pene”). Este crustáceo medía unos 5 centímetros, vivió en el mar hace unos 425 millones de años y fue descubierto por científicos de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, en 2003.

La alimentación afecta a la potencia sexual. La comida chatarra y una dieta basada en grasas trans y azúcares, reducen de forma significativa la potencia sexual del hombre. El consumo de carbohidratos, lácteos, dulces o alcohol provocan la inhibición de producción de testosterona, lo que puede producir menor vigor sexual, mala salud en general y disfunción eréctil. Teniendo en cuenta que para mantener una erección adecuada es necesario tener un buen flujo arterial y venoso en el pene, la comida influye en la salud cardiovascular y, por tanto, en la función sexual.

Una investigación científica ha encontrado relación entre el tamaño del pene y el hábito de fumar.

Fumar acorta el tamaño. Según una investigación realizada por la Universidad de Texas, Estados Unidos, el tabaco provoca atrofia vascular y esclerosis del cuerpo cavernoso, que reducen hasta 1 centímetro del tamaño total del pene erecto.

El prepucio es de las pocas zonas de la piel del cuerpo humano que no suda. Este tejido que sirve para cubrir y proteger el glande, es un órgano muy sensible con la mayor variedad y cantidad de receptores nerviosos que pueden detectar sutiles movimientos, cambios de temperatura o texturas.

El pene más largo documentado mide un total de 34,3 centímetros en erección y 24 centímetros en reposo. Pertenece a un sujeto de nombre Jonah Falco, quien sería el segundo en la lista, ya que el podio está encabezado por Rasputín (místico ruso vinculado a la dinastía Romanov) que según datos históricos, poseía un miembro de 40 centímetros erguido.

El mito de que la longitud del pene es 3 veces el del dedo pulgar es falso, aunque seguramente muchos ya habrán hecho la comprobación empírica.

Por último, la tan extendida idea de que tiene vida propia y decide por sí mismo es real. Más de una vez escuchamos decir que “piensa por sí mismo” y la ciencia demuestra que es cierto ya que funciona en cierto modo de forma independiente: El pene responde al sistema nervioso simpático que no está siempre bajo control consciente, de ahí que muchas veces “actúa” sin la voluntad de su portador. De la misma manera que puede surgir la erección también puede ocurrir lo contrario, por estrés o por frío.