Miguel Mateos: “Creo en el trabajo y en el mérito”

Miguel Mateos. (Prensa Miguel Mateos)
Miguel Mateos. (Prensa Miguel Mateos)

Vive con felicidad y ansiedad los días previos a su regreso a los escenarios, en el Gran Rex de Buenos Aires, donde festejará sus 40 años de carrera. “Mi obra es mi único patrimonio”, dice.

Miguel Mateos celebrará 40 años de historia con la música con una serie de conciertos presenciales que hará en el porteño teatro Gran Rex. En ellos (el primero será el 9 de octubre) hará un repaso por sus emblemáticas canciones “que están en el corazón de la gente”, dijo el fundador de Zas con orgullo y alegría.

Mi obra es mi único patrimonio y mi obra son mis canciones; me siento muy afortunado por tener tantas canciones tan representativas de distintas épocas y de distintas situaciones personales en cada persona, no solamente en Argentina sino también en toda Latinoamérica, que ha sido tan generosa con todos nosotros y donde tengo la suerte de seguir girando”, indicó Miguel Mateos a la agencia Télam.

Es una fiesta para mí”, dijo Mateos acerca de “40 años”, que es el nombre del show que por ahora también llevará a Córdoba y Rosario (el 5 y 6 de noviembre, respectivamente), aunque le gustaría poder llevarlo por todo el país.

Será un reencuentro emotivo del músico, responsable de hits como “Va por vos, para vos”, “Huevos”, “Tirá para arriba”, “Obsesión”, “Cuando seas grande”, porque será su regreso a los escenarios pos-pandémicos.

- ¿Qué representa este show en tu carrera, que además marca el reencuentro con tu público después de una pausa larga y obligada?

-Me siento un afortunado de ser un artista popular, querido, respetado y de alguna manera también muy consciente a lo largo de todo este tiempo con mi trabajo y por eso de alguna manera muy serio. Yo creo que también me he ganado un poco el respeto de la gente a lo largo del tiempo, he tratado para preservarme. Sé que tengo canciones en el corazón de la gente y eso me llena de orgullo y de satisfacción y al mismo tiempo de gran responsabilidad de lo que viene.

- ¿Cómo vivís el hecho de festejar 40 años de historia con la música? ¿Lo vivís con cierta nostalgia o con total alegría?

- A lo largo de los últimos 40 años he pasado por dictaduras, por gobiernos radicales, peronistas y cuestiones sociales a nivel nacional y a nivel internacional, y creo que he dado registro en cada uno de esos momentos de las cosas que pasaban a mi alrededor, desde todo punto de vista, así que no siento nostalgia: al contrario, es gratificante reencontrarme con mi obra, mirar hacia atrás y ver que realmente sigue teniendo una vigencia muy impactante en la gente. Además porque sigo pensando hacer cosas. Tengo una ópera escrita, que se va a estrenar seguramente el año próximo o en el 23, para orquesta sinfónica, para coro, banda y cinco cantantes. Sigo pensando hacia adelante.

-¿Qué balance o reflexión hacés cuando pensás en este recorrido? Pasaste por diferentes etapas en estos años, desde la masiva presentación como telonero de Queen en el ‘81 hasta la actualidad con tu último álbum “Undotrecua!”... ¿Qué momento de este camino guardás con más cariño?

-Sí, la verdad que sí. Arranco en el ‘81 con Queen, efectivamente, eso es un hito sin duda, como Zas, un grupo totalmente desconocido que gana una suerte de posibilidad inédita y a partir de ahí llega mi primer disco, y después de tres años viene la gran explosión de “Rokas vivas” (1985),un compendio de mis tres primeros álbumes, en medio de una situación muy particular de la Argentina. Después fue importante el hecho de pensar en Latinoamérica como gran posibilidad, de seguir cantando lo nuestro, y llegar a tocar en el Teatro Griego en los Ángeles o en el Chicago Theatre y de alguna manera también dar el puntapié de lo que fue la MTV Latina .Otro acontecimiento que recuerdo fue mi autoexilio en Los Ángeles en los ‘90.

-¿Cómo recordás eso?

-Fue un gran aprendizaje estar allí con gente muy avezada en producción, directores, músicos y me dio la posibilidad de poder tocar con diferentes bandas y poder tener esa gran diversidad. Después, recuerdo mi vuelta a la Argentina y un sinnúmero de cosas que pasan a partir del año 2000, y mi etapa independiente como productor musical. Lo más interesante a mi juicio es el momento actual y esa posibilidad de la libertad de poder elegir y saltar al vacío con algo tan especial como mi nuevo trabajo con la ópera ya terminada, este nuevo empujón hacia adelante. Estoy viviendo a full todo lo que aconteció y lo que va a acontecer.

-¿Antes de ser famoso, pensaste que tus temas podían llegar a ser cantados por tanta gente de distintas generaciones, a través de los años? ¿Qué rol jugó el azar en tu historia?

-Nada es producto del azar, soy un tipo de trabajo, de estudio... Y sigo estudiando, sigo tratando de aprender esta misteriosa materia que es la música. Yo creo en el trabajo, creo en el mérito que se ha puesto en tela de juicio últimamente, y que es en definitiva eso, una mezcla de estudio, trabajo y aprovechar la oportunidad que a uno le va a apareciendo en la vida, más una gran dosis de entusiasmo para seguir, salir adelante, a pesar de los momentos más bajos, porque obviamente a lo largo de 40 años he tenido momentos más bajos, más intermedios, más altos, pero haber lidiado con todo eso y encontrarme en la situación que estoy hoy me hace muy feliz.

-¿Cuál es el principal motor que te lleva a seguir haciendo música?

-El principal motor que me sigue impulsando es esta gran vocación que tengo por la música y que de alguna manera me inculcó mi madre al ser profesora de música y profesora de coros. Desde ese comienzo sentándome al piano vertical de la casa de mis padres a darme mis primeras lecciones, a obligarme posteriormente a ir al conservatorio y hasta el momento de tomar yo la decisión de hacer esto en forma profesional. La música es el motor de mi existencia.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA