sábado 26 de septiembre de 2020

Sólo suscriptores
Nominados en el rubro Mejor álbum de rock alternativo, por el disco “Dutsiland”
Espectáculos

Mi Amigo Invencible festeja una nominación al Gardel y un contrato con un sello internacional

Los mendocinos, radicados hace años en Buenos Aires, tienen motivos para celebrar en medio de la pandemia. Mariano di Césare cuenta cómo viven el aislamiento y anticipa los proyectos que vendrán.

Nominados en el rubro Mejor álbum de rock alternativo, por el disco “Dutsiland”
Sólo suscriptores

Los invencibles tampoco estuvieron ajenos al estrés que la pandemia impuso a todo el mundo. Radicados desde hace años Buenos Aires, esta tropilla de mendocinos supo imponerse en la escena de la música alternativa cada vez con más fuerza. El camino de Mi Amigo Invencible era ascendente, hasta que un día las luces de las salas se apagaron, y tuvieron que parar ellos también.

El tiempo del aislamiento los ha obligado a reflexionar, reenfocar proyectos y suspirar hondo para seguir con otros, en las condiciones de la llamada “nueva normalidad”. Y en medio de los lanzamientos de discos y singles (porque no, MAI no apaga el motor), recibieron la buena nueva: fueron nominados para los Premios Gardel 2020 en el rubro Mejor álbum de rock alternativo, por el disco “Dutsiland” (2019). Los ganadores se anunciarán de forma virtual este mes, en una fecha aun no confirmada.

Entre ideas que intercambiaron a distancia y maquetas, esbozos que van y vienen, MAI publicó en mayo “El Mismo Sol (Lado B)” (en plataformas digitales), compuesto por canciones ya conocidas, pero reversionadas ahora, con la nueva formación: Mariano Di Césare, Arturo Martín y Nicolás Voloschin (ellos miembros “fundadores”), Leonardo Gudiño (quien se sumó en 2010), Pablo Vinardo (en 2016), y ahora la bajista Lucila Pivetta.

Le preguntamos a Di Césare cómo fue terminar de preparar un material desde la completa despersonalización y la incertidumbre. “‘El Mismo Sol’ es un disco que queremos mucho, fue grabado en vivo en 2018, lo habíamos editado solo en vinilo y nos pareció necesario editarlo cómo ofrenda, para darle un poco de color al volantazo mundial -dice-. Lo que siguió después fue el lanzamiento de ‘Freelance’, la última canción que grabamos en grupo antes del confinamiento, producida por Javier Weyler y Charlie Desidney”.

Amplía Di Césare, quien en paralelo también tiene su proyecto solista, El Príncipe Idiota: “Una vez lanzados los restos de la precuarentena, recién ahí pudimos ponernos a trabajar en nuevas músicas con las nuevas formas del trabajo en casa, alejados de la comunión en nuestra sala”.

Se refiere, claramente, a un disco que ya está madurado en pleno confinamiento.

-¿Se puede decir que es un material creado ya desde la experiencia de la pandemia? ¿Todo lo que está pasando los ha influido a la hora de componer?

- Todo lo que salga a partir de este momento es puro presente, fue compuesto y producido en aislamiento, con algunas pequeñas salidas “obligadas”. Es imposible no sentirse atravesados por una situación que se mete hasta lo más profundo de nuestras cosas.

El desafío está en tratar de traducir esos sentimientos sin caer en el lugar común, con o sin pandemia, alejarse de lo que se habla o hablar de lo que no se habla, se ha hecho muy difícil no relacionar las imágenes con lo que sucede, pero bueno ahí está el juego. Para destrabar un poco eso, invité a una joven poeta a quien admiro mucho, Flavia Calise, para que escribamos juntos la canción adelanto que sale ahora el 18 de septiembre: “Jardín Secreto”.

-En este sentido, ¿qué podés anticipar del próximo disco a nivel estético? ¿Cuándo saldrá?

-El próximo disco se está cocinando y va a salir el año que viene. Este año salen tres canciones nuevas, que se reúnen en un EP. Una por mes: septiembre, octubre y noviembre. Estéticamente, esta banda siempre ha tratado de mirar hacia adelante, por lo que la experimentación con las nuevas formas y sobre todo, con una nueva formación, va a traer algo nuevo con nosotros.

-¿Han hecho algún show streaming ya? ¿Qué opinan de este formato, es posible crear mística desde el aislamiento?

- Hemos estado muy ocupados con estas canciones que van a salir, fruto de la alianza con Devil in the woods, un sello estadounidense-mexicano, quienes se acercaron para trabajar con nosotros en este momento. Y el mundo del streaming aún se está armando, nuestra idea es hacer una primera presentación en noviembre si todo sale bien.

-En el medio de todo esto llegó la nominación del Gardel, ¿cómo fue recibir este espaldarazo en medio de este contexto?

-Que nos hayan nominado para los Gardel fue un mimo hermoso frente a la desazón de la reciente incertidumbre, una caricia al reconocimiento de todos estos años de muchísimo trabajo.

Los otros mendocinos nominados

Si bien este año hay mendocinos en las listas de nominados, nada fue producido en nuestra provincia. “Dutsiland”, por ejemplo, es un disco concebido ya en Buenos Aires, que es donde desarrolla principalmente su carrera MAI.

Otra nominada es Sol Pereyra, una música y actriz que emigró a los 15 años y, si bien nunca se despegó de Mendoza, se desarrolla principalmente en Córdoba y México. Para ver su popularidad en este país, baste recordar que en el 2008 Julieta Venegas la invitó a participar de su MTV Unplugged. Estrictamente, desde entonces su patria ha sido América Latina.

Está nominada en el rubro Mejor álbum pop alternativo por “Resisto”. Hace unas semanas, cuando participó del Aurora Festival, nos dijo que “es súper alentador estar nominados con un disco tan reciente”.

El otro mendocino que tuvo en cuenta la Capif (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas) es Daniel Martín, un músico de estirpe, que integró Altablanca, Raga y Caín Caín, junto a Fernando Barrientos.

El tiempo lo llevó a incursionar en la producción, y así es que fue nominado, junto a Juan Blas Caballero, a Productor del año por el disco “Legado” de La Charo (Charo Bogarín). Se trata de un sorprendente homenaje a Mercedes Sosa, que coincidió con el décimo aniversario de su muerte. También está nominado en el rubro Mejor álbum folclore alternativo, pues mezcla la música de raíz folclórica con sonidos electrónicos.