sábado 26 de septiembre de 2020

“Maudie, el color de la vida", ha hecho emocionar hasta las lágrimas a sus usuarios.
Espectáculos

“Maudie” en Netflix: una emocionante lección sobre la felicidad

Aunque estemos pasando por un momento social muy difícil, esta biopic imperdible nos enseña que puede haber destellos de esperanza en los contextos más ásperos.

“Maudie, el color de la vida", ha hecho emocionar hasta las lágrimas a sus usuarios.

Es increíble que “Maudie, el color de la vida” haya pasado tan desapercibida en 2017, cuando estrenó. ¿Será que hubo un prejuicio en pensar que una película sobre una artista plástica discapacitada y llena de tristezas no podía interesar mucho al gran público? Si pasó eso, error. Ha tenido que llegar Netflix, hace un par de semanas, para desempolvar lo que es una de las mejores biopics que se hayan hecho en los últimos años. Y no ha hecho más que emocionar hasta las lágrimas a sus usuarios, que aplaudieron la cinta y llegaron incluso a posicionarla entre los contenidos más vistos.

Es la maravillosa Sally Hawkins quien se pone en la piel de Maud Dowley, artista plástica canadiense que cultivó modestamente un estilo naïf y que tuvo una vida que merecería una película y más: condicionada por una temprana artritis reumatoide que fue inmovilizándola de a poco a lo largo de los años, fue rechazada por su familia, y se casó con un pescadero aparentemente primitivo y bruto. Soportó horribles tratos que no detallaremos para no spoilear, mientras veía cómo su enfermedad iba deformándola de a poco. Falleció a los 67 años, siendo famosa, admirada y amada.

Con este material, la directora irlandesa Aisling Walsh podría haber compuesto un retrato superficial y lacrimógeno, pero en su lugar logra ofrecernos una historia íntima, hecha a través de gestos y detalles. La película tiene fuerza antropológica, en cuanto nos lleva a reflexionar sobre la pobreza, la discapacidad, el machismo, la importancia del arte en la vida y, sobre todo, la felicidad. ¿Cómo es posible que Maud Dowley, con tanta adversidad adelante, haya sido tan fuerte y feliz? La respuesta, que la película intenta trazar, no es fácil.

Cuesta creer que Hawkins, a quien llenaron de elogios por su papel en “La forma del agua”, no haya sido contemplada para los Oscar, ni los Globos de Oro, ni los Bafta de ese año. Cuesta creerlo porque caracterizar a Maud Dowley, una condensación insólita entre abatimiento, fortaleza y fragilidad, es un desafío enorme para cualquier actriz, y ella lo logra con mucho estudio y talento, al punto de que nos convence de que ninguna colega suya lo habría hecho mejor: cuando un actor logra esa identificación física y psicológica, es el mejor. Ethan Hawke a su lado, en el papel del rudo pescadero, resolvió muy bien también el reto actoral.

“Maudie” puede verse en Netflix y es el recomendado de hoy porque, aunque estemos pasando por un momento social muy difícil, nos enseña que puede haber destellos de felicidad en los contextos más ásperos.

“Maudie”. Drama biográfico. Canadá / Irlanda. 2016. 115 minutos. Dirección: Aisling Walsh. Actúan: Sally Hawkins, Ethan Hawke, Kari Matchett, Zachary Bennett. Disponible en Netflix. Nuestra opinión: Muy buena.