lunes 30 de noviembre de 2020

El laberinto, de "La casa de Asterión", según la mirada de Marcelo Marchese.
Sup. Cultura

Marcelo Marchese y Luis Scafati ilustran a Borges en una muestra de la Biblioteca Nacional

Con motivo de un nuevo aniversario del nacimiento del escritor, convocaron a 28 artistas entre los que se encuentran los dos mendocinos.

El laberinto, de "La casa de Asterión", según la mirada de Marcelo Marchese.

El artista mendocino Marcelo Marchese fue convocado junto al maestro Luis Scafati a participar de la muestra “Lectores de Borges: Dibujantes”, organizada por la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Se trata de una exposición virtual que reúne a figuras de la talla de José Muñoz, Oscar Chichoni y Enrique Breccia, entre otros grandes artistas, con el objetivo de hacer un homenaje el gran escritor argentino en el 121er aniversario de su nacimiento.

Marcelo Marchese, reconocido y querido dibujante mendocino, fue convocado por Juan Sasturaín, escritor, periodista, guionista de historietas, conductor de TV y actual director de la Biblioteca Nacional.

“Es un honor poder estar con artistas de nivel nacional e internacional” asegura Marchese sorprendido por la convocatoria ya que “a Borges lo cuidan mucho, no dejan que se hagan historietas, ni documentales de sus textos, ni que escritos de él participen en películas”, asegura.

Marcelo Marchese, uno de los mendocinos que ilustrará obra de Borges.

Los trabajos de Marchese, ávido lector de Borges, “llegaron a manos de Juan Sasturain y se acordó de cuando había participado de una muestra allá, entonces me llamó”, cuenta.

La muestra se concibió en formato digital, dadas las circunstancias de aislamiento pero está planeado que al terminar la pandemia se realice de manera física en la sala de arte de la Biblioteca Nacional. “También está previsto realizar una gira por el interior con las obras de esta exposición. Seguramente visitará al menos 10 provincias y tal vez luego haga una gira internacional”, asegura el artista.

Luis Scafati: “Somos todos una especie de zombies”

El homenaje #LectoresDeBorges, en Instagram, Twitter,Facebook y YouTube, invita al público a compartir con el hashtag de la campaña un comentario o un dibujo de su cuento favorito del autor para sumar a la muestra virtual que reúne obras de 28 artistas, convocados especialmente por el Centro de Historieta y Humor Gráfico Argentinos de la Biblioteca Nacional para que ilustraran un poema o un relato borgeano.

Las piezas gráficas están en exhibición en el sitio web de la biblioteca desde el 24 de septiembre, día del cumpleaños del escritor. La galería visual acompaña los testimonios de autores y especialistas en la obra de Borges, como María Kodama, Guillermo Martínez, Martín Kohan, Andrés Duprat, Alberto Rojo y Juan Sasturain, que hablan sobre su trama o personaje preferido.

El minotauro de "La casa de Asterión", según Marcelo Marchese.

“Lo bueno que tienen las muestras digitales es que no se necesita desarmar la sala para poner otra muestra, pueden convivir simultáneamente” acota Marchese.

En cuanto a su relación con la obra de Borges, el ilustrador, dibujante, historietista y caricaturista cuenta que eligió “La casa de Asterión” porque es uno de sus preferidos. “Ya tenía ilustraciones de ese cuento”, y agrega “lo elegí porque siempre me gustó por la simbología, lo que implica estar encerrado, perdido en un laberinto y lo que significa vivir ahí”.

Las tres obras que presentó Marchese, y que comparten cuento con el artista Nicolás Lasalle, muestran la “Puerta de entrada” a la morada la morada del Minotauro, -obra que además es la portada de la muestra-, el “Laberinto” extenso, e intrincado, perdiéndose en el horizonte como una ciudad, y retratos del Minotauro junto a Teseo o cargando a sus víctimas.

"La cautiva", es el cuento ilustrado por Luis Scafati.

“El laberinto que era un palacio sin puertas porque el Minotauro al ser el hijo de un dios no se lo podía encerrar, entonces Dédalos idea este palacio sin puerta pero del que tampoco pudiera salir”. Esta idea es la que toma Marchese para realizar la ilustración de un laberinto interminable.

“Es sin dudas una muestra nacional de proyección internacional de las pocas que se han podido hacer con la pandemia. Los Curadores principales son Maria Kodama y Juan Sasturtain. El coordinador general es José María Gutierrez, Jefe del área de imágenes, ilustraciones e historieta de la Biblioteca Nacional”, explica Marcelo.

Sasturain y Oscar Chichoni recrearon “Argumentum Ornithologicum”; la psiconalista Alexandra Kohan y Luis Scafati optaron por “La intrusa”. “El Aleph”, en cambio, tuvo tres relecturas: una a cargo de Guillermo Martínez y otras dos visuales realizadas por Nicolás Castell y Alfredo Sábat. Mientras Castell dibujó una especie de universo colorido con muchos objetos orbitando, Sábat hizo un retrato de Beatriz Viterbo en lápiz sobre papel.

Por su parte, José María Gutiérrez expresa en la presentación virtual de la muestra: "Se reunió esta extraordinaria galería en la que cada uno de los artistas convocados aportó su particular visión, técnica y procedimiento, en una celebración de las inagotables lecturas que ofrece Borges. El ilustrador es en primer lugar un lector que luego ofrece su propia lectura en un lenguaje diferente al del texto original. De esta manera el dibujo nunca es mera traducción de un lenguaje a otro, sino interpretación y recreación. En ese nodo de lenguajes reside el fascinante secreto de las narrativas gráficas.

Primicia de la mano de Quino

Con motivo de la muerte de Joaquín Lavado, Quino, la Biblioteca Nacional organizó una muestra en homenaje. Una vez más, el ilustrador Marcelo Marchese fue convocado, esta vez junto al historietista mendocino Chanti, para participar con trabajos propios que hagan referencia a la obra del padre de Mafalda.

En esta ocasión, Marchese decidió comenzar una obra nueva “tengo varios trabajos relacionados con Quino, pero quiero hacer algo nuevo”, expresó en exclusiva para Los Andes.

Si bien la muestra no tiene fecha de presentación, Marcelo explicó que tendrá la misma modalidad virtual, “porque la Biblioteca Nacional adoptó este estilo más allá de la pandemia”, y se espera que esté lista antes de fin de año.