Los 40 años de MTV: el día que la música cambió para siempre

Los 40 años de MTV: el día que la música cambió para siempre
Kurt Cobain en el mítico MTV Unplugged de Nirvana.

La señal unió para siempre el universo sonoro con el audiovisual, convirtiéndose en un medio esencial para difundir algunas de las canciones que marcaron nuestra vida.

Con el videoclip “Video Killed The Radio Star”, de The Buggles; imágenes del despegue de un cohete espacial seguidas por una conquista lunar y un animador que celebraba la llegada de “un nuevo concepto en TV”, la señal MTV realizaba el 1 de agosto de 1981 su transmisión inaugural, un hito que consolidó de manera definitiva la alianza de la música con el universo audiovisual.

Aunque se trataba de una convivencia de años, hasta el momento en forma de cortos promocionales en donde, generalmente, se podía ver al artista en acción; la posibilidad de contar con un medio de difusión exclusivo que transmitía 24 horas y llegaba a todos los hogares, generó una industria que provocó una revolución estética, fundamentalmente posibilitada por la gran cantidad de dinero que las discográficas destinaban para estas producciones.

Por diversos factores, muchos directores de cine se volcaron en algún momento a la realización de videoclips, lo que enriqueció a este nuevo lenguaje: y a la inversa, este universo también sirvió de plataforma para futuros cineastas.

Desde el lado musical, muchas nuevas estrellas se dieron a conocer a partir de un video o construyeron su imagen a la par de estas intervenciones, como Madonna, Michael Jackson en su etapa solista o Duran Duran.

La suma de todos estos aspectos hace que a lo largo de los últimos 40 años, tanto la industria musical como la audiovisual se hayan retroalimentado e influido mutuamente, al punto que su asociación aparece como algo natural, aunque esto no significa que no existan tensiones ocultas en esta relación.

El videoclip es un lenguaje en continuo desarrollo. Si bien hay una industria, me parece que el videoclip es el arte de la experimentación. Y la música y el cine es un buen matrimonio que creo que no se va a separar nunca. Es una pareja que se lleva bien”, expresó a Télam el realizador Sergio “Cucho” Costantino, responsable de cientos de videoclips y de diversos documentales, entre otras realizaciones.

En las antípodas se encuentra la opinión al respecto del músico Sergio Rotman, quien consideró que “el videoclip representa básicamente al enemigo porque todo lo horrible y espantoso que destruyó a la música empezó ahí”, a la vez que definió como “una estupidez supina” a los intentos de relacionar la música con lo visual.

El videoclip fue el avance del arte per se a través de algo básico que se llama comercio. Si bien siempre fue así, la direccionalidad del artista no estaba tan basureada por los directores de video. El videoclip mueve la necesidad del artista hacia un lugar totalmente innecesario”, amplió el músico de Los Fabulosos Cadillacs, Mimi Maura y Cienfuegos, entre otras bandas.

Las distintas percepciones sobre el videoclip radican básicamente en el enriquecimiento desparejo que trajo para el lenguaje audiovisual y el musical, debido a que el impacto en este último solo pareciera sentirse en aspectos comerciales y no en los estrictamente estético.

“MTV fue una ruptura porque empezaron a aparecer muchos artistas vanguardistas que se iban de los cánones de la estructura de lo que era el cine. Empezaron a mostrar otras alternativas de puestas de cámara y de técnicas diferentes. En ese sentido, no había ni hay por suerte en el videoclip leyes que te digan cómo hacerlo”, apuntó Miguelius Fernández, experimentado editor de audio y video, y uno de los precursores del beatbox en nuestro país.

Algo de esa libertad para experimentar es lo que Costantino considera que tomó como aprendizaje del videoclip para trasladar a su cine. “El compromiso que tenés con un videoclip, tanto laboral como emotivo, es bastante corto y es un juego en donde el lenguaje no es tan rígido, entonces da una agilidad en varios sentidos, te permite probar herramientas y te ejercita la creatividad”, detalló.

Este salto permanente de cineastas al videoclip, y viceversa, al que Pablo Conde, programador del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, definió ante Télam como “una interesante promiscuidad”, es lo que enriqueció ambos tipos de realizaciones.

“Para muchos el videoclip fue el paso previo al cine. El videoclip requiere mucho trabajo artístico y técnico para interpretar de manera plástica o desde la narración lo que puede transmitir una canción, lo cual da herramientas invaluables a la hora de hacer un largometraje. A la inversa, para muchos directores de cine hacer un videoclip significa dinero sencillo y rápido; y la posibilidad de trabajar lo estético desde otro lugar, sin perder la identidad como realizador”, analizó.

En ese ida y vuelta, en la historia del videoclip “no quedaron aspectos cinematográficos por indagar y, muchas veces, el cine tuvo mucho de ese universo adquirido de la eficiencia del videoclip”, según advirtió Conde, quien, atento a esto, incluyó en una edición del popular festival de cine una sección dedicada a esta disciplina.

Aunque a primera vista estas apreciaciones parecieran oponerse a la visión planteada por Rotman, de alguna manera, el hecho de aceptar que se trató de una industria que creció por el dinero apostado por las discográficas y de posar la mirada en aspectos solo visuales, aceptarían de manera implícita que no hay beneficio alguno desde lo artístico para la música en este matrimonio.

Tras definir que “la música es arte que se hizo para escuchar”, Rotman puntualizó que el videoclip “te quita mucho de la imaginación de la canción”, lo cual “alimenta la pasividad del público”.

“¿Cuál es la necesidad de la megaconectividad de hoy en día que requiere que sí o sí yo vea al artista? Yo me lo quiero imaginar. La única necesidad es vender. Todo ese proceso de convertir a los músicos en una suerte de multitasking lo único que logró es destruir a la música. En la mayoría de los casos los videos están hechos por gente que no les interesa la música, sino que quieren hacer una propaganda de café”, despotricó el músico.

En este punto, Conde aceptó que “probablemente desde los términos compositivos, el videoclip no aportó nada a la música”, aunque advirtió que “muchos compositores piensan también en el videoclip como una forma de cerrar un concepto o bajarlo al llano”.

Miguelius Fernández reconoció tener una posición ambivalente al respecto a partir de la convivencia de las llamadas “One Hit Bands” con realizaciones icónicas de grupos consagrados; a la vez que insistió en que sin videoclips “tampoco hubiéramos conocido a bandas muy alternativas”.

“La música hace años dejó de ser para melómanos y es un producto que no solo se oye, sino que se ve a la que el videoclip le ha agregado mucha belleza, un contenido extra y siempre sumatorio. Un mal videoclip no arruina una canción, pero un buen videoclip puede hacer que recuerdes una canción que era olvidable”, sentenció.

Un antes y un después

Cuando en programas televisivos o artículos periodísticos, y hasta en charlas cotidianas, se hace un breve racconto de la década del `80, casi todo lo que aparece relacionado con las modas, las costumbres y la música tiene su silencioso disparador en MTV y su impacto en la cultura popular.

Es que además de difundir a artistas, la cadena televisiva cambió los hábitos de consumo, impulsó modas, amplificó tendencias estéticas y generó un intercambio entre distintas disciplinas.

Millones de personas en el mundo copiaban el vestuario de Madonna o Cyndi Lauper, ensayaban los pasos de bailes de Michael Jackson o repetía eslóganes que emanaban de la pantalla de MTV, que se colaba en los hogares estadounidense primero y de todo el mundo años más tarde, y que eran consumidos por jóvenes que se reunían quizás solo para ver estas novedades.

La explosión de esta señal hizo que los clips promocionales, que figuras como Elvis Presley o The Beatles usaban de forma modesta como recurso para poder estar presentes en programas televisivos o en cines sin tener que asistir en vivo, adquirieran una complejidad artística a partir de los altos presupuestos con los que comenzarían a contar estas producciones.

La libertad expresiva con la que se manejaban los realizadores para esta actividad -además de los beneficios económicos- hizo que muchos cineastas de larga trayectoria experimentaran en este rubro, casi siempre de la mano de grandes figuras.

Así es como Brian de Palma marcó presencia con “Dancing in the Dark”, de Bruce Springsteen; o John Landis y Martin Scorsese hicieran historia con los cortometrajes “Thriller” y “Bad”, respectivamente, ambos de Michael Jackson.

También fueron plataforma para realizadores que luego brillarían en el cine, como el caso de Spike Jonze, Michel Gondry; o le darían fama a fotógrafos como Anton Corbijn.

Algunas directoras desarrollaron una personalidad propia en videoclips, como el caso de Flora Segismundo; en tanto que otros artistas se dieron a conocer a través de impactantes videos, como ocurrió con Duran Duran y A-Ha, por citar algunos ejemplos.

Pero más allá de quienes se ubicaron detrás de cámara, existe toda una generación que creció al calor de MTV que no puede evitar recordar las baldosas que se iluminaban ante cada paso de Michael Jackson al escuchar “Billie Jean” o evocar la novedosa combinación de dibujos e imágenes reales cuando suena la introducción de “Take on Me”, de A-Ha.

Desde su primera transmisión, la señal tuvo grandes hitos en su historia, como la fenomenal campaña encabezada por leyendas de la música bajo el lema “Quiero mi MTV” para aumentar la cantidad de suscriptores; la primera aparición pública de Kiss sin los famosos maquillajes; o la organización de memorables conciertos acústicos, por citar apenas algunos casos.

A medida que pasaron los años, la cadena se extendió hacia otros países, tal como ocurrió en Latinoamérica en enero de 1993; en tanto que su éxito inspiró a otras señales a realizar emprendimientos de este tipo, lo que dio origen a nuevos canales destinados exclusivamente a la difusión de videoclips, como el caso de Much Music.

Hacia finales del siglo pasado, MTV comenzó a mechar sus programaciones con “reality” shows, muy de moda en aquellos años, y fue recortando cada vez más el espacio dedicado a la música, al punto que desde hace mucho tiempo comenzó a autodefinirse como un canal de entretenimiento.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA