jueves 17 de junio de2021

“Lisey’s Story”: cómo es la miniserie que adapta la historia más íntima de Stephen King
"Lisey's story", protagonizada por la gran Julianne Moore.
Espectáculos

“Lisey’s Story”: cómo es la miniserie que adapta la historia más íntima de Stephen King

Una de las ficciones más personales del rey del terror se hizo serie, protagonizada por Julianne Moore. Ya se puede ver en Apple TV+.

“Lisey’s Story”: cómo es la miniserie que adapta la historia más íntima de Stephen King
"Lisey's story", protagonizada por la gran Julianne Moore.

Stephen King es la garantía del éxito. Y curiosamente, Netflix todavía no ha podido hacerse de su nombre para contenidos originales, algo que sí ostenta HBO, que a finales de este mes, con el lanzamiento de HBO Max en Latinoamérica, se pondrá a competir de igual a igual con la Gran N.

Pero aunque creíamos que la firma del oriundo de Maine era exclusiva de esa señal, la Warner Bros (dueña de la marca) ofició como productora asociada para llevarla a otra plataforma más: Apple TV+. Stephen King, el rey del terror, es una ficha que tiene a favor la competencia, por ahora.

Lo demostró ayer el estreno de la miniserie “Lisey’s Story”, en el servicio exclusivo de la manzanita. Y como si fuera poco, tiene como protagonista a Julianne Moore, en lo que significa su debut en un contenido de estas características. No nos confundamos: en “La mujer de la ventana”, disponible en Netflix, participa marginalmente y, además, era una película que se pensó originalmente para estrenarse en sala de cine y después ese servicio la adquirió.

La ganadora del Oscar por “Siempre Alice”, recordada también por películas como “Hannibal”, “Magnolia” y muchas más, da vida a un personaje inquietante, que King empezó a imaginar después de preguntarse cómo sería recordado él y su obra después de su muerte.

Eso lo llevó a enfrentarse con un miedo muy íntimo: qué pasaría con su esposa, la también escritora Tabitha King, si él muriera. Entonces delineó la historia de Lisey Landon, la viuda de Scott Landon (Clive Owen en la ficción), un escritor best seller.

A dos años después de la muerte de su esposo, una serie de eventos hace que Lisey comience a enfrentar realidades asombrosas sobre ella que había reprimido y olvidado”, dice la sinopsis de esta ficción, para cuya dirección se contó con el cada vez más renombrado Pablo Larraín, experto en glamorosas biopics (“Jackie”, “Neruda” y “Spencer”, próxima a estrenarse) y dramas que bordean lo siniestro (“El club”, “Tony Manero”). En ese sentido, es la primera vez que aborda el género del terror.

En concreto, la miniserie maneja un terror de índole sobrenatural, en el que King explora al mismo tiempo el miedo y el amor más allá de la muerte. A esos sucesos, en los que Lisey se descubre mejor a sí misma y empieza a tomar contacto con otra realidad, se suma el verdadero agente terrorífico de la serie: un psicópata que admira al escritor y que se planea conseguir parte de su obra inédita.

“Lo que me atrapa es que esta historia es sobre la representación de un matrimonio de largo plazo, donde sólo ellos dos saben lo que sucede y son testigos de la vida del otro mutuamente, construyen una vida juntos”, reflexionaba Moore en una reciente entrevista. “Y, por supuesto, acá Stephen (King) tomó y creó un mundo secreto que se manifiesta de modo sobrenatural. En lo personal, yo amo lo sobrenatural, amo el terror psicológico y lo considero una forma de examinar nuestras ansiedades y emociones. Todo eso fue lo que me atrajo de la historia”.

“Creo que el desafío más grande en cada actuación es encontrar la identidad de cada personaje, entender quiénes son realmente y hacer todo para que eso se vea real. Es algo con lo que todos los actores tenemos que lidiar”, decía. “En este caso fue aún más complejo, ya que hay que trabajar con situaciones extremas donde, por ejemplo, hay diferentes niveles de realidades y todo va ocurriendo con un terror psicológico supernatural como trasfondo”, amplió sobre esta adaptación, que le ha gustado tanto a King que llegó a promocionarla muy generosamente en su Twitter.

Es inevitable llevar a la experiencia personal el miedo de un “admirador psicópata”, que es el más grande temor de algunos famosos. Algo que Julianne Moore nunca vivió, afortunadamente. “Entiendo ese sentimiento de los fans, he tenido esa experiencia y, por lo tanto, cuando se emocionan demasiado sé que en realidad están tratando de expresar su entusiasmo. Pero, bueno, lo cierto es que nunca he encontrado a alguien que sea demasiado intrusivo. Sí me encontré gente inapropiada, pero no más que eso. Son las reglas del juego”.

Dos joyas en streaming

Stephen King (73) es un autor especialmente prolífico: ha publicado más de 60 novelas (algunas bajo el seudónimo de Richard Bachman) y siete libros de no ficción. Todos ellos se han vuelto una factoría audiovisual que no empezó justamente con el auge del contenido para plataformas: sus historias son películas, al menos, desde la década de los ’70.

Lo que sí es evidente es que el boom del streaming, y su necesidad inagotable de títulos, lo convirtió en una de las fuentes más generosas para buscar ficciones. No solo con remakes (“It”, “Cementerio de animales”, por nombrar dos muy conocidas) y secuelas (“Doctor Sueño”, de “El resplandor”, otro contenido exclusivo de HBO), sino también con historias mucho menos conocidas e inexploradas.

Algunas, por su propia dimensión, tenían que hacerse miniseries. Fue HBO quien llevó la delantera en este sentido, y entregó el último año “The Outsider” (conocida alternativamente también como “El visitante” o “El forastero”).

Estrenada en enero de 2020, sigue la investigación sobre el espantoso asesinato de un niño, encabezada por un policía experimentado y un investigador poco ortodoxo para cuestionar todo lo que creen que es real; mientras, una insidiosa fuerza sobrenatural se abre camino en el caso. Los diez episodios tuvieron una excelente recepción en la crítica.

Otra miniserie es “The Stand”, que en los últimos meses pasó a pertenecer al servicio Starzplay. Warner Bros había empezado a plantear la idea de adaptar esta ficción postapocalíptica en 2011, pero finalmente la terminó abandonando.

Ambientada en una base militar en la que se libera un mortal virus parecido a la gripe, la historia se centra en la Madre Abagail, de 108 años, interpretada por una magistral Whoopi Goldberg. En ella vive la memoria de la humanidad y de ella depende su supervivencia.