sábado 5 de diciembre de 2020

Espectáculos

“Lady Bird” en Netflix: un drama adolescente lleno de nobleza y honestidad

Greta Gerwig traza las facciones de una joven heroína contemporánea, interpretada por la luminosa Saoirse Ronan. Nunca un filme de “high school” fue tan realista y descarnado.

Si es que existe un género que se llame “Película de formación” (como sí existe en la literatura), “Lady Bird” pasaría a ser una gran exponente de él. Es la historia de Christine McPherson (Saoirse Ronan, como siempre notable), una adolescente de la ciudad de Sacramento (Estados Unidos) que se hace llamar “Lady Bird" y que, en pleno pasaje hacia la vida adulta, sueña con triunfar en el arte en una gran ciudad. Alrededor, toda la típica constelación de esa etapa de la vida: desde la iniciación sexual a los conflictos parentales; desde el baile de graduación a la difícil decisión (vocacional y económica) de a qué universidad ir.

Pero en la cámara de la directora Greta Gerwig (la protagonista de “Frances Ha", en Netflix) todo este mundillo de “high school” se desmarca completamente del cliché. Y con qué sensibilidad.

No por nada ella es una de las figuras prominentes del cine “indie” estadounidense. O al menos lo era, porque después de esta película de 2017 se lanzó a la gran industria y ya con “Mujercitas”, del año pasado, reunió a un “dream team” que incluyó hasta la propia Meryl Streep. Gerwig, pareja del director Noah Baumbach (“Historia de un matrimonio”, también en Netflix), ya es una mimada del medio.

Llegó allí sin dudas por la honestidad con la que trata lo femenino. En “Lady Bird” (por si no lo dijimos, es su opera prima) elabora un discurso con abundantes planos detalle y total desenvoltura en el registro, pues puede ir de la comedia al drama en pocos minutos. Todo se traduce en una historia que se ve y se siente como si la estuviéramos viviendo desde adentro. No hay estereotipos ni idealizaciones: esta “lady” es una adolescente impulsiva, soñadora y en algunos puntos hasta disfuncional; en resumen, una despiadada ironía de ella misma (quienes hayan visto “Frances Ha” lo sabrán).

De hecho, “Lady Bird” es algo así como su alterego, pues Gerwig vivía en el 2002 en esa misma ciudad. Y ella también soñaba con triunfar en Nueva York. Esa evocación autobiográfica le da incluso más profundidad a una película que es, ya de por sí, demasiado humana.

La ficha

Lady Bird”. Estados Unidos. 2017. Drama. 94′. Dirige: Greta Gerwig. Actúan Saoirse Ronan, Laurie Metcalf, Tracy Letts, Beanie Feldstein, Lucas Hedges y Timothée Chalamet. Disponible en Netflix. Nuestra opinión: Muy buena.