domingo 29 de noviembre de 2020

La obra mendocina protagonizada por Aníbal Villa y Neftalí Villalba fue seleccionada en el ciclo "Teatro sin Teatro" entre 125 propuestas de todo el país.
Espectáculos

La obra mendocina “Encriptado” estrena en el prestigioso Timbre 4 de Claudio Tolcachir

El proyecto escrita y dirigida por Belén Cherubini y Daniel Posada fue seleccionado para el ciclo “Teatro sin teatro” del espacio porteño. Una historia breve sobre la nueva normalidad, con una puesta audiovisual innovadora en 3D.

La obra mendocina protagonizada por Aníbal Villa y Neftalí Villalba fue seleccionada en el ciclo "Teatro sin Teatro" entre 125 propuestas de todo el país.

Como parte de las propuestas que se fueron sucediendo a lo largo de este año desde artistas y espacios culturales con salas cerradas, el teatro y la compañía Timbre 4 dirigida por Claudio Tolcachir lanzó una convocatoria federal para el ciclo “Teatro sin Teatro”, que estrena esta noche, a las 21.30, por la web oficial de Timbre 4.

De las 125 obras que se presentaron, quedaron seleccionados diez trabajos y entre ellos “Encriptado”, la obra mendocina escrita y dirigida por Belén Cherubini y Daniel Posada. Como premisa, la nueva normalidad era el disparador para crear un relato de entre 10 y 20 minutos de duración, que contemple los códigos audiovisuales, sin perder la teatralidad del formato clásico.

Protagonizada por Aníbal Villa y Neftalí Villalba, la obra cuenta con una escenografía con animación y arte digital 3D, que encaja en la situación y diálogo que transitan los personajes.

Un viaje y varias preguntas

“Encriptado” es un corto viaje cifrado cuyo destino es, más que un lugar, una pregunta, un deseo casi prohibido por las circunstancias que lo rodean. El móvil de traslado es manejado por un chofer que muestra un perfil particular desde un espacio, que interpela y vigila al pasajero. El pasajero, desde su espacio, lejos de evadir el comportamiento del chofer, le propone un juego para que descifre el destino que sólo él conoce.

“Coincidió que fui convocada para Yendo de la escena al living. Y para esa edición escribí un texto y luego apareció esta convocatoria. A partir de ese texto se nos ocurrió adaptarlo a otra historia, con dos personajes y ampliando la temática. La convocatoria nos parecía muy seductora y lo interesante es que esta historia se completa de una manera muy moderna, con la escenografía y el trabajo audiovisual de las chicas de Motia. Y le dieron una impronta muy novedosa a esta nueva forma de teatro virtual”, cuenta Belén Cherubini del comienzo de este proyecto vertiginoso y desafiante que supieron armar con un equipo de trabajo, donde la dramaturgia, las actuaciones y la puesta se complementan en un híbrido como es la ficción teatral audiovisual.

En cuarenta días formalizaron la escritura, la creación de la escenografía realizada por Gimena Federici , Julia Posada y Paula Daher; la convocatoria a los actores, la música original de Claudio Brachetta y la grabación de la historia de 18 minutos, que estrena esta noche y estará disponible en la web durante una semana.

-¿Cuál fue el desafío de pensar una historia breve para este formato?

-Como ya había un disparador, partimos de la idea que lo que uno escribimos colabore con algo. En esta obra entre dos personajes y un viaje corto, más que un viaje es una pregunta se develan dos personajes con visiones opuestas frente a la misma realidad, Uno se revela, el otro acepta. Y lo que se revela lo hace de una manera creativa, que se condensa en la palabra juego. Qué es lo que propone uno de los personajes y a través del juego se desarrolla esta pequeña historia, donde nos deja muchas preguntas para pensarnos.

Hemos sido muy cuidadosos en que no pierde teatralidad el relato, pero las actuaciones se adaptan al formato sin perder ese punto del teatro. Fue un proceso grupal muy encantador. Se vuelve un espacio creativo, de preguntarse, de pensarse y quedó un producto bueno, que después se puede llevar al teatro convencional.

Belén Cherubini, Daniel Posada y Aníbal Villa vuelven a las tablas en esta obra pensada para el formato audiovisual.

-¿Lo piensan llevar a las salas?

-Sería la idea. Porque está bueno pensar en un formato más corto y a su vez incorporar esta escenografía virtual en el escenario. Será el próximo paso.

-¿Qué temas se desprenden en ese juego entre los personajes?

-Pensar que mundo es el que uno elige, que quede esa intriga de la incertidumbre y como la tomamos, si la aceptamos, sobre la vida de un ser humano que si lo ponemos en una obra naturalista vemos a un personaje que es un profesor de literatura, que le suceden cosas en ese momento. Y cuando se instala algo que parece obvio gira la historia, y luego vuelve a girar. Estas sutilezas que ponemos en la escritura. Pero básicamente para pensar que cada uno puede ser protagonista de la vida, transformar la realidad y buscar cual es la forma para el cambio.

La ficha

ENCRIPTADO. Dramaturgia y dirección: María Belén Cherubini y Daniel Posada. Actores: Aníbal Villa y Neftalí Villalba. Arte y escenografía digital: Motia Studio; Gimena Federici - Julia Posada- Paula Daher. Música original: Claudio Brachetta. Maquillaje: Salvatore Romano. Asesoramiento contenido textual: Guillermina Posada. Estreno: hoy, a las 21.30. Disponible hasta el sábado 28 de noviembre. En www.timbre4.com Entrada: a la gorra.