Joaquín Sabina festeja su cumpleaños en el escenario de los Premios Goya

.
.

El poeta y cantautor español había estado alejado tras sufrir un terrible accidente al caer al foso durante un recital junto a Joan Manuel Serrat, en 2020. Hoy vuelve a cantar, a festejar y a retomar su último trabajo “Lo niego todo”

Que Joaquín Sabina es hijo del matrimonio entre un policía y una ama de casa, que se fugó con su primera novia de la adolescencia porque el padre de la chica se oponía a la relación, que hasta su padre una vez tuvo que llevarlo detenido, que se fugó del país con un pasaporte falso y que una de sus canciones tiene la letra escrita por el subcomandante Marcos, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, son algunos de los datos no tan conocidos de la muy colorida vida de este artista que hoy está cumpliendo 73 años y que vuelve a los escenarios para la entrega de los premios Goya, esta noche.

Sabina se encontraba fuera del circuito de espectáculos luego de que una caída del escenario, -similar a la que sufrió Sergio Denis- hace dos años, durante un recital con Joan Manuel Serrat, le provocara fracturas y un hematoma intracraneal por el que tuvo que ser intervenido y debió permanecer en terapia intensiva.

Cuatro meses después del accidente, el intérprete decidió casarse en secreto con Jimena Coronado, su mujer desde hacía 20 años. Y en octubre de 2021, se conoció la noticia de que había guardado su legado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, en la que hay, entre otras muchas cosas, su icónico bombín y su colección completa de la revista literaria argentina “Sur”. “He escrito un libro, he tenido dos hijas y transplanté un olivo, no me falta nada y estoy moderadamente en paz conmigo mismo teniendo en cuenta que la gente de mi generación pensábamos que no íbamos a ser nunca adultos porque los adultos eran siempre unos hijos de puta, así que he llegado a los 72 años y aún no me considero un hijo de puta, y con eso me basta”, aseguró en aquel momento.

Casamiento de Joaquin Sabina y Jimena Coronado (Instagram/@joaquinsabina)
Casamiento de Joaquin Sabina y Jimena Coronado (Instagram/@joaquinsabina)

En noviembre del año pasado, Joaquín Sabina recibió en Las Vegas, Estados Unidos, el Premio a la Excelencia Musical de los Latin Grammy como homenaje a su excepcional trayectoria artística. En la alfombra roja previa al evento, el cantante insistió en su intención de esperar a que la pandemia esté mejor controlada para volver a las actuaciones en vivo.

Segundo hijo del matrimonio, cursó sus estudios primarios con las monjas carmelitas y los secundarios con los salesianos. A los 14 años ya escribía poemas y tocaba en la banda que formó con sus amigos, Merry Youngs, haciendo covers de Elvis Presley, Chuck Berry y Little Richards

Pero el romanticismo adolescente superó toda fantasía cuando el padre de su novia, Virtudes Antero, se llevó a la chica a otra ciudad con el fin de apartarla del músico. El joven Joaquín, emprendió un viaje en su busca y se instaló en una carpa junto a la casa familiar de Virtudes. Los dos jóvenes escaparon recalando finalmente en el Valle de Arán (Lérida) donde vivieron juntos unos días.

Terminado el noviazgo, a los 18 años se trasladó a Granada para estudiar Filología Románica. Su ideología de izquierda lo llevó a relacionarse con movimientos contrarios al régimen franquista. Ese mismo año, tras la declaración del estado de excepción, su padre, que era comisario en Úbeda, recibió la orden de detenerlo por pertenecer al Partido Comunista.

En 1970, luego de protagonizar algunos disturbios en Granada, Joaquín huyó del país con un pasaporte falso hacia París y luego a Londres, donde vivió como okupa durante un año.

Tras conseguir que Inglaterra le diera asilo político -porque si volvía a España le cabía la pena de muerte- convirtió su casa en asilo para miembros de la ETA mientras colaboraba con actividades culturales de distinta índole, la mayoría de producciones españolas prohibidas en su país.

En 1976 publicó el libreto de canciones “Memoria del exilio” y comenzó a organizar conciertos para la colonia de exiliados españoles en Reino Unido. En 1977, dos años después de la muerte de Franco, consiguió volver a España gracias a un pasaporte legal, y se casó con Lucía Inés Correa Martínez, una argentina que había conocido en Londres durante su exilio. Pero la verdad es que ese matrimonio solo era para conseguir el “pase de pernocta”. Joaquín se había visto obligado a cumplir con el servicio militar obligatorio al regresar a España, y el matrimonio con la argentina le daba la posibilidad de volver a dormir a su casa, en lugar del cuartel.

Terminada la obligación castrense, se dedicó a dar recitales en los actos políticos de los movimientos y partidos de izquierda de aquel momento, como también en bares nocturnos. Ya había publicado su primer trabajo discográfico, “Inventario” pero todavía no era conocido en los circuitos musicales. Una noche, asistió a uno de estos bares un periodista de televisión que trabajaba en el programa presentado por Carmen Maura, y lo invitó al estudio. Fue su primera presentación en medios.

En 1980 publicó su segundo trabajo, “Malas compañías’', álbum en el que destacan varios temas que se convirtieron en clásicos, como”Calle Melancolía” o “¡Qué demasiao!” pero muy especialmente “Pongamos que hablo de Madrid”, convertido para muchos en una especie de himno de la ciudad. En 1981 apareció “La mandrágora” y comenzó a trabajar con la que sería su primera banda, Ramillete de Virtudes y le añadió a su viejo repertorio nuevas composiciones cada vez más orientadas hacia el rock con canciones que, poco después, formarían parte del que sería su tercer LP, “Ruleta rusa”, publicado en 1984.

A partir de ahí Sabina sacaría prácticamente un trabajo por año. En 1985 publicó “Juez y parte” y, un año después, el disco “Joaquín Sabina y Viceversa en directo”, grabado en el Teatro Salamanca de Madrid. El álbum fue un éxito de ventas y supuso su salto al gran público.

En 1987 vendió más de 400 000 copias de “Hotel, dulce hotel”, afianzando su éxito.

En 1988 publicó “El hombre del traje gris”, después realizó una multitudinaria gira por México, Argentina y Venezuela. En 1989, fundó junto a Pancho Varona, convertido en su inseparable guitarrista, Ripio, una empresa editorial con la que a partir de ese momento registró todas sus canciones.

Los discos y las giras se sucedieron en el comienzo de los ‘90, con la publicación de “Mentiras piadosas” (1990), “Física y química” (1992), del cual se vendieron más de un millón de discos y en el que contó con la colaboración de Andrés Calamaro en el tema “Pastillas para no soñar”. Su popularidad llegó a Latinoamérica a través de una gran gira internacional de 188 conciertos en este continente. Luego editó “Esta boca es mía” (1994), álbum que fue el octavo más vendido en la lista anual de 1994 en España.

En 1996, publicó “Yo, mi, me, contigo”, disco que le llevó de gira con más de 30 conciertos por España, en compañía de Los Rodríguez y que prosiguieron por varios países de Latinoamérica, como Perú, México, Chile, Argentina y Uruguay. En él se incluía la canción “Y sin embargo” de la que Joaquín afirmó “Es mi canción de amor preferida”.

.
.

En 1997, año en que fue recibido por Fidel Castro, con quien conversó durante cinco horas, se embarcó en un proyecto con el músico argentino Fito Páez, que admiraba las cualidades poéticas de Sabina. El resultado fue el disco “Enemigos íntimos”, que salió a la venta en España en 1998, aunque la gira promocional programada fue suspendida por desavenencias entre los dos artistas. En esa oportunidad se cancelaron más de 70 conciertos que tenían vendidos y promocionados alrededor del mundo. El escándalo fue mayor cuando se conoció una carta que el mismo Joaquín Sabina le había escrito a Fito Páez en forma de poesía, donde resumía los motivos que determinaron el final de su relación laboral: “El rol del patito feo, no me va te lo aseguro, y menos el de hombre duro, que a ti te cuesta tan poco” recitaba Joaquín en la mencionada carta. Durante el mismo año, Sabina colaboró con Charly García en su disco “El aguante” y cantó en el tema “Tu arma en el sur”.

En 1999 publicó “19 días y 500 noches”, que fue el sexto álbum más liquidado en la lista anual de ese año en España y en el veinticinco en la lista anual del año siguiente. Dentro de este disco se encuentran dos de sus canciones preferidas: “Una canción para la Magdalena” y “Noches de boda”, esta última a dúo con la cantante Chavela Vargas, con quien años antes había entablado una estrecha amistad.

En 2000, le otorgaron cuatro de los cinco galardones a los que estaba nominado en los Premios de la Música en las categorías de mejor autor pop, mejor artista pop, mejor disco del año y mejor canción del año por “19 días y 500 noches”. Ese mismo año, comenzó la gira acústica “Nos sobran los motivos’'.

La madrugada del 24 de agosto de 2001, sufrió un leve infarto cerebral, que puso su vida en peligro. Aunque pocas semanas más tarde se recuperó sin sufrir secuelas físicas, el incidente influyó en su forma de pensar y se vio inmerso en una importante depresión. Todo esto hizo recapacitar al cantante sobre su modo de vida y su relación con las drogas, por lo que decidió dejar de consumir cocaína y afirmó que “por las drogas sólo siento nostalgia”.

En 2002, año en que posó desnudo para El País Semanal, salió a la venta el libro Con buena letra, que incluía ilustraciones y las letras de todas sus canciones, y el disco “Dímelo en la calle”, que la crítica consideró como uno de los álbumes más importantes de ese año, y que se dio a conocer con el sencillo “69.G”. También contenía el tema “Como un dolor de muelas”, escrito parcialmente por Pancho Varona y el subcomandante Marcos, portavoz del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y líder del levantamiento zapatista en Chiapas, México.

.
.

Entre 2003 y 2004, pese a sufrir una depresión profunda, sacó algunos temas y recibió el apoyo de sus colegas mujeres, quienes editaron un disco versionando sus temas. En el disco llamado “Entre todas las mujeres”, participaron Rosario Flores, Ana Belén, Chavela Vargas y Julieta Venegas.

En 2005 publicó el disco “Alivio de luto’' y gracias a ello y a su dedicación a la literatura logró salir de la depresión. Publicó la segunda edición de “Con buena letra”, donde incluyó letras de canciones escritas por encargo o para amigos, también para cine y televisión.

Su regreso a los escenarios significó una vuelta también a las letras, junto a artistas de diversos estilos. En octubre de 2006, recibió de manos del rey Juan Carlos la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes. Un mes después, en noviembre, se publicó la doble caja antológica “Punto... y seguido”, que contenía todos sus discos, más colaboraciones, directos y rarezas.

En 2007 realizó una gira junto a Joan Manuel Serrat llamada “Dos pájaros de un tiro”, que lo llevó de gira por Europa y Latinoamérica.

En 2008, el director neerlandés Ramon Gieling dirigió una película sobre la vida de Joaquín Sabina titulada «19 días y 500 noches» y cuyo tema principal fue la depresión que había sufrido. Ese mismo año se concretó la reconciliación y posterior encuentro entre Sabina y Fito Páez. Éste lo invitó a su recital en Madrid y juntos grabaron una versión de «Contigo», que estaba incluida en el último CD del artista argentino titulado “No sé si es Baires o Madrid”. El encuentro está registrado también en el DVD que acompaña al disco.

En 2009 publicó su decimoquinto álbum de estudio, titulado “Vinagre y rosas”, y un año más tarde, la revista Rolling Stone le otorgó el premio como Artista del año.

En 2011, el cantante inició la gira “El penúltimo tren” en la que recorrió Latinoamérica y en la que tenía previsto cantar por primera vez en Estados Unidos, sin embargo, en mayo de 2011, Sabina suspendió los conciertos en ciudades mexicanas y estadounidenses debido a una diverticulitis aguda. Finalmente, pudo actuar en el Manhattan Center de Nueva York el 16 de octubre, en el que fue su primer concierto en Estados Unidos al que le siguieron otros en el mismo país.

El 6 de febrero de 2012, presentó junto a Joan Manuel Serrat, “La orquesta del Titanic”, su primer álbum de estudio grabado con el cantautor catalán. Además, anunciaron una gira de presentación del disco que los llevaría por Argentina, Chile, México, Estados Unidos, Costa Rica y España.

En 2013, publicó el libro “Muy personal”, que incluía dibujos, poemas empezados y letras de canciones inacabadas. Era la primera vez que publicaba sus obras plásticas —denominadas “garabatos” por el artista— pintadas con rotuladores y extraídas de una quincena de cuadernos ilustrados. Los dibujos estaban incluidos entre fragmentos de poemas, de reflexiones personales, esbozos de letras de canciones, impresiones sobre sus conciertos, comentarios de sus viajes y entradas de un diario frustrado.

El 3 de febrero de 2016, puso a la venta Garagatos, un cuaderno de artista que comprendía un libro de arte, el libro Garagatos y un desplegable de casi tres metros de largo. El libro de arte consta de 66 dibujos facsímiles en forma de láminas de diferente tamaño.

El 10 de marzo de 2017, estrenó su álbum “Lo niego todo’'. Además, lo nombraron Hijo Predilecto en su ciudad natal, Úbeda.

El 18 de junio de 2018, Sabina se vio en la obligación de cancelar la gira de Lo niego todo por problemas de salud, al quedarse totalmente mudo durante el concierto; y el 12 de febrero de 2020 sufrió la caída que finalmente lo alejó de los escenarios, hasta ahora.

En 2021, la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación anunció que le entregaría el Premio a la Excelencia Musical de los Premios Grammy Latinos. Afirmaban que el cantante “elevó el arte de escribir canciones en español a alturas inesperadas, creando un universo musical caracterizado por su poesía excéntrica pero sencilla y sus agudas observaciones sociopolíticas que han influido a varias generaciones”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA