Javiera Mena lanzó parte de su nuevo álbum: “Es un disco gestado en el estallido social”

Javiera Mena lanzó parte de su nuevo álbum: “Es un disco gestado en el estallido social”
La artista chilena vive a la distancia un momento histórico en su país que atravesó el proceso creativo de su quinto álbum. (Gentileza @rodphotography).

La cantautora chilena habla sobre “Entusiasmo”, la primera parte de su quinto álbum de estudio y de su vida en Madrid, lejos de su patria que está en plena convulsión y cambio social.

Hace poco más de un año, en marzo de 2021, Javiera Mena pisó por última vez su Santiago de Chile natal para dar un show multitudinario. Y no solo el contexto en el que lo hizo -el 8-M- sino la convocatoria y el peso de su presentación avalan la afirmación de que ella es una de las nuevas voces en el panorama de la canción popular actual y de su país.

“Fue un shot de energía que me llenó de entusiasmo”, sintetiza la cantautora pop desde su hogar en Madrid, dando cuenta de una palabra clave en este momento de su carrera: la que titula la flamante primera parte del que será su quinto álbum de estudio (que se completará con dos secciones más en los próximos meses).

“Fue el único show que tuve en pandemia y fue increíble”, añade sobre aquella experiencia. Fue algo muy improvisado, me avisaron que había un escenario arriba de un edificio, ni siquiera lo anunciamos mucho, llevé mi PC, le puse play, me puse a cantar y me di cuenta de que todas las chicas se sabían las canciones. Era todo muy feminista y femenino. Fue maravilloso, de los mejores momentos de mi vida, y agradezco mucho haberlo vivido”, recuerda a la distancia.

La chilena se define como "melómana" y "geek" y disfruta del pop electrónico tanto como de las baladas. (Gentileza @sharonlopez).

Por esos días, además, conoció en Valparaíso a algunas de las integrantes de Las Tesis, el grupo performático que hizo mundialmente famosa la canción/manifestación “Un violador en tu camino”, el hit del estallido social chileno según Mena. Para ella, “todo tiene que ver con todo” y no puede pensar el reciente EP “Entusiasmo” sin variables como el “despertar” vivido por el país trasandino o su condición de migrante, instalada en España desde hace tiempo.

“Soy como supergitana, me gusta andar moviéndome y viajando”, explica, aunque admite que con seis horas de diferencia entre su país y su lugar de residencia su vida se parece bastante a la canción “No soy de aquí ni soy de allá”.

–¿Qué significa para vos vivir este momento de tu país a la distancia?

–Se eligieron los constituyentes para redactar la nueva Constitución y hay muchos independientes, muchas mujeres. Es un momento histórico. Es un resultado del estallido social, no sabemos cómo va a terminar, pero al menos se va la Constitución de Pinochet, que estaba muy pensada para que nunca se pudieran hacer modificaciones. Es un nuevo aire, que también me influenció. Esto se venía gestando desde hace décadas, con marchas gigantes. Chile está cambiando y es rico el momento, por eso tampoco me gusta perdérmelo. Me gusta estar en Madrid, pero siento que es superimportante estar allá como artista, apoyando a mi gente. Los cambios siempre son duros, pero estoy superfeliz. Voy a estar ahí siempre pendiente, apoyando a las minorías, a la gente que está en el eslabón más bajo de la pirámide.

–¿Cómo llegaste a elegir “Entusiasmo” para titular este primer EP en un momento de tanta incertidumbre?

–Yo soy una persona bastante optimista, dentro de que también puedo sumergirme en la tristeza 100% y hacer canciones muy tristes, como Dos, aceptando también esos momentos. Pero “Entusiasmo” es una palabra que me encanta, tiene que ver con el fuego también. Es un EP muy fogoso, siento. “Corazón astral”, “Diva”, incluso “Flashback”, tienen algo de eso. Es una palabra hermosa, tú buscas la definición y es bella. Y es un disco que se fue gestado durante el estallido social en Chile, donde lo que más se sentía en el ambiente era el entusiasmo. Es un disco de fuego.

Cancionista

Las cinco piezas reunidas en Entusiasmo exhiben el camino recorrido por Mena desde mediados de los 2000, cuando inició su carrera con el álbum “Esquemas juveniles2 (2006). Luego llegarían sucesivamente “Mena” (2010), “Otra era” (2014) y “Espejo” (2018), discos que consagrarían a la cantautora como una de las voces más originales de Latinoamérica. Todo a partir de una dualidad que funciona como hilo conductor en la carrera de la chilena: por un lado, la efervescencia de la pista de baile y del pop como oficio generador de baile; por el otro, la balada como género predominante.

–“Entusiasmo” muestra tracks bailables y canciones más introspectivas prácticamente en equilibrio. ¿Es una síntesis de tus diferentes formas de hacer canciones?

–A mí me gusta mucho todo tipo de música y siempre me han gustado las baladas. Incluso en los conciertos me gusta de repente parar, sentarme al piano y llevar a la gente como a un lugar muy íntimo, y después explotar. Me siento muy exponente del pop por eso, porque puedo jugar, de repente tirar un dembow, un medio tiempo, de repente una canción de 130 bpm y también sé hacerlo. Soy melómana, soy una geek, sé cómo hacer las cosas. A esta altura, en la mitad de mi vida, he investigado y ya tengo la capacidad de poder programar o de hacer una balada y una canción superdance. Eso te lo da la experiencia y es de las cosas que me gustan de estar más grande, más adulta, más vieja (risas).

–A tus casi 38 años mirás hacia adelante, pero tu nombre ya ha dejado una huella en la historia de la canción chilena. ¿Qué sentís respecto a eso?

–Se siente maravilloso, sobre todo ver que también gente joven sigue alabando mi obra. Que artistas más jóvenes, como del trap incluso, me habían escuchado más allá de la música que están haciendo. Yo también he aprendido mucho de ellos, me he conectado con un montón de gente de veintitantos años que recién está partiendo. Yo les enseño cosas, ellos me enseñan a mí. Es superexquisito haber hecho algo importante, tener discos que han envejecido bien. Todo lo que he hecho ha sido desde un lugar muy honesto, muy auténtico y con mucho trabajo, y con el tiempo se ha ido notando. Valió la pena todo el esfuerzo. Viajar mucho, giras durmiendo en sillones, no ha sido una carrera de un día para otro. Es una carrera y un pop de guerrilla. Me pone supercontenta que se valore eso y que mi música siga brillando, es maravilloso.

–Se te asocia con una camada de cantautores, como Álex Anwandter o Gepe, que edificaron un estilo singular de hacer música desde tu país. ¿Existe como tal el “pop chileno” o es una etiqueta más?

–Creo que es una mezcla de las dos cosas. Por un lado, hay una marcha “Chile”, porque obviamente vivimos ahí, nos influenciaron cosas parecidas, como Los Prisioneros o bandas como Quilapayún o Inti-Illimani. También nuestra lírica y nuestra manera de expresarnos al hablar es parecida. Hay una escena, así como en Argentina, y hay una manera de hacer las cosas que nos caracteriza. Y por otro lado, cada uno ha llevado su carrera de diferentes maneras. Yo he estado más ligada, como siempre, a venir a España; Gepe se ha metido en una onda más latinoamericana. Todos hemos tenido caminos diferentes.

*Este texto fue publicado originalmente por La Voz. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA