sábado 24 de octubre de 2020

La cantante y autora mendocina Ini Ceverino presentó "Chabuca Niña", una canción en homenaje a Chabuca Granda.
Espectáculos

Ini Ceverino y su huella en el folclore

La cantautora mendocina lanzó una canción dedicada a Chabuca Granda, como parte de su próximo trabajo dedicado a mujeres latinoamericanas.

La cantante y autora mendocina Ini Ceverino presentó "Chabuca Niña", una canción en homenaje a Chabuca Granda.

La cantante y autora mendocina Ini Ceverino cultiva un largo tramo en la música y es una de las referentes del folclore en nuestra región. De familia de artistas sabe que la misión es pararse frente a esa hoja en blanco e imaginar una nueva canción, una pronta melodía que sea parte del renacer del género y que continúe de alguna manera, el legado que las artistas latinoamericanas supieron sostener en tiempos hostiles para las mujeres en el arte.

Y en el viaje propio de la música, la red y la comunión con los pares son el germen para crear, expresarse y rescatar el mensaje. Fue a través de la cantante colombiana Marta Elena Hoyo que participó junto a artistas de diez países de Latinoamérica, en uno de los homenajes en el centenario del nacimiento de Chabuca Granda, una de las intérpretes y autores más conocidas del folclore latinoamericano.

“Fue homenaje que hicimos a través de Martha Elena Hoyos, una cantora de Colombia que tiene una fundación Con América en mi Piel, en la que crea redes con artistas de otros países. Y surge desde la fundación la idea de generar un encuentro con artistas de diez países. Y se llamó Con Aroma a Canela. Y de Argentina fuimos cuatro artistas que participamos”, comenta sobre la experiencia que vivió a finales de septiembre en el encuentro que fue televisado por la Televisión Pública y es un aporte más de los músicos independientes al folclore latinoamericano.

Este aniversario redondo de la cantante y letrista peruana que la impulsó a terminar una canción en honor a ella. Se trata del valsecito “Chabuca Niña”, que estrenó hace unos días, cuya composición es de su hermana Yayi Ceverino, y grabó junto Oscar Puebla (guitarra y arreglos) y la percusión de Ricardo Vaccari.

“Estos meses han tenido una cara positiva que nos corrió de nuestro lugar de confort. Con mi hermana Yayi comenzamos a componer un cancionero para homenajear a mujeres latinoamericanas que han marcado huella. Y este año terminamos de armar este valsecito, que coincide con el centenario de Chabuca. Si bien ya estaba escrita, estos meses tomó forma, como una manera de celebrar y agradecer su obra”, comenta sobre la raíz de este nuevo trabajo que por sin pensarlo la llevó a caminos y encuentros inesperados.

Gracias al periodista Ángel Bloise que escuchó la canción y tiene contacto con la hija de Chabuca, Teresa Fule Granda, la artista mendocina se contactó con la heredera de la cantante y se generó un lazo de creación e intercambio.

“Su hija trabaja fuerte promoviendo la obra de su madre y nos comunicamos con ella. Como doy clases en la Facultad de Música Popular, donde abordamos la obra de Chabuca. Y a partir de eso surgió un conversatorio, donde nos acercamos a una faceta más íntima de la cantante. Y todo se enriqueció, donde participaron ella y Lucho González, el guitarrista histórico de la artista. Eso nos permitió el intercambio y la posibilidad de conocernos”.

La música y la unión hace la fuerza

El 2020 trajo para Ini Ceveniro proyectos que no estaban en sus planes. A pesar que tuvo que poner un freno obligado a la grabación de un EP junto al trío Gente del Sur, su camino solista le abrió múltiples posibilidades de estar en conexión con grandes colegas de la música argentina.

A su vez, puso primera en el proceso de pre producción de su próximo álbum, con el que trabaja codo a codo junto a su hermana.

“El disco homenaje a Mujeres Latinoamericanas está en proceso. También está compuesta la zamba “Mercedes del Camino” para Mercedes Sosa, para Eladia Blázquez, para Violeta Parra que ya fue estrenada “Ay Palomita”. También estamos trabajando en una canción a Alfonsina Storni, Rigoberta Menchú y un tema para las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. La idea es homenajear a través de la canción y la poesía, a mujeres que marcaron un camino que hoy transitamos con más fuerza. Pero ese camino tuvo su germen con lo que ellas hicieron”.

-¿Cuál es el desafío de buscar un ritmo de acuerdo a la historia e impronta de cada mujer?

- En cada caso ha sido diferente. En general Yayi escribe la poesía y luego yo compongo la música. En el caso de Chabuca surgió la idea de imaginar a Chabuca cuando era niña, imaginar a esa persona que no conocimos. Y eso pinta un panorama para crear melodías, además que traemos un par de frases cuando habla del Puente de los suspiros, o también en giros armónicos. Esa es la manera de traerla a la canción.

El proceso me hace acordar al trabajo de mi papá (Alfredo Ceverino) como artista plástico, que comienza con una mancha en el lienzo blanco y juega con los colores. Y el proceso es similar en este caso, partiendo de una idea, de lo que queremos rescatar y luego surge el sonido.

-¿Qué te genera pensar en una nueva obra y sostenerte con lo propio en la escena del folclore?

-Para mí ha sido difícil el camino. Cuando salía al escenario me costaba pararme con mi obra y pensar que es importante lo que tengo para decir. En mi repertorio tengo a Tejada Gómez, Tito Francia, el Cuchi Leguizamón, figuras tan fuertes en su poesía, que ponerlas al lado de una canción mía me costó. La lucha es esa, saber y mostrar lo que tengo para decir. Y mi mensaje ha sido alimentado por estos grandes referentes. Tiene que ver con la maduración del artista, de correrse del divismo y saber que la profesión te elige. Entonces en ese camino de cantar, despojado de la vanidad, es pararse como un laburante de esto.

-¿Surgieron otros en estos meses?

-Algo hermoso fue que surgió un movimiento muy grande de cantautoras argentinas “Las Cumparsitas”, que se generó en plena pandemia. Y me encontré con más de trescientas compositoras de todo el país y me validó para mostrar lo que tenía para decir. Encontrarse con hermanas que vienen trabajando de la misma manera es movilizante y enriquecedor. Fabiana Cantilo, María Eugenia Díaz, Tormenta son algunas de las fundadoras.

Yo tengo la suerte de estar en la Junta de la colectiva, donde está La Charo Bogarin, Inés Bayala, Nancy Pedro. Es conectarse con mujeres que vienen trabajando en un ámbito difícil y sobre todo en el folclore, donde predominó la voz y mirada del hombre. Y hoy tienen un camino de 50 años en el folclore o el tango por ejemplo. A mediados de noviembre haremos el Cumpas Fest, que será un show en streaming con cantautoras de todo el país.