Handpoke: una técnica de tatuajes que busca recuperar la cultura ancestral

Rescatando cultura ancestral, el Handpoke trae al presente las antiguas prácticas del tatuaje. //Créditos: Paula Cruz.
Rescatando cultura ancestral, el Handpoke trae al presente las antiguas prácticas del tatuaje. //Créditos: Paula Cruz.

Se trata una forma manual que combina los orígenes de los tatuajes con elementos de las prácticas actuales. Con el paso del tiempo, surgen diferentes técnicas donde lo ancestral y la tecnología de hoy se unen.

En la actualidad, han resurgido las raíces de lo que son las técnicas del tatuaje y el arte en la piel. Entre tantas maneras, una de las más tradicionales y que hoy en día se encuentra en auge es el Handpoke.

“No se trata de una técnica ancestral propiamente dicha, sino que busca rescatar cierta cultura del tatuaje como lo es la cultura japonesa o neozelandesa. Casi todas dibujan de la misma forma los cuerpos, aunque varían las herramientas que utilizan”, cuenta Juan Manuel Ragganato, artista mendocino de Handpoke.

“Empujar a mano” es su traducción literal, lo cual nos adelanta un poco de qué se trata esta técnica. Lejos de utilizar la tecnología como lo son las máquinas, el Handpoke trae a la actualidad una técnica manual utilizada por nuestros ancestros, aunque combinado con elementos actuales como es el caso de la aguja.

¿En qué consiste el Handpoke?

Como dijimos anteriormente, Handpoke se traduce como “empujar a mano”, por lo que esta técnica consiste, principalmente, en realizar una modificación corporal a través de la punción con una aguja esterilizada en la capa superficial de la piel, conocida como capa vasal. La repetición de la punción poco a poco nos deja ver el diseño del tattoo.

Como cuenta en la entrevista Juan Manuel, el Handpoke requiere de una barreta de caña de bambú, piedra, cuarzo, madera o cualquier elemento al que la aguja pueda ser amarrada. En ningún momento interviene la electricidad, por lo que se trata de un tatuaje 100% hecho a mano.

Si bien es una técnica que año a año se vuelve más popular y va ganando terreno, aún no existen grandes cantidades de artistas del tatuaje que se dediquen al cien por cien a este método.

El Handpoke, al tratarse de una técnica manual, requiere de largos procesos de práctica, por lo que en principio este método se utiliza, principalmente, para tatuajes con técnicas de puntillismo.

Hoy por hoy, la práctica hace al maestro. “Es puntillismo, aunque hay profesionales que hoy en día han perfeccionado su técnica y pueden realizar líneas bien definidas. Se puede utilizar en cualquier técnica, esto depende el artista más que de la técnica. Al principio se apuntaba a los tatuajes sencillos, hoy no tienen nada que envidiarle al método tradicional de la máquina”, asegura Juan Manuel.

El rescate de técnicas ancestrales

El Handpoke es uno de los estilos o métodos que tienen como objetivo recuperar las raíces del tatuaje, aunque existen diferentes movimientos que tienen el mismo fin. “Las diferencias se marcan principalmente en las herramientas”, asegura el artista, y explica que algunos métodos utilizan otros elementos.

“Hay diferentes estilos como el Tebori, que utiliza una barreta y es como jugar al pool, utiliza una pulsión más alejada. Está el estilo heredado de China que también se mantiene una distancia más alejada, apoyando y jugando con el peso de la barreta. La tailandesa, denominada Handtapping, que consta de una barreta con la aguja en forma perpendicular.”

En la antigüedad se utilizaban elementos punzantes naturales como piedras o espinas.
En la antigüedad se utilizaban elementos punzantes naturales como piedras o espinas.

Aunque, la similitud en todas estas técnicas se encuentra en la combinación de la dinámica ancestral junto con el avance tecnológico de las agujas y la tinta. Con el paso del tiempo, la conciencia sanitaria se ha hecho más presente, incluso en este tipo de procesos.

“En las técnicas ancestrales se utilizaba desde la espina de un cactus hasta una piedra afilada, lo que ellos consideraban que fuera un elemento punzante. Hoy en día, el Handpoke elige flexibilizar y utilizar elementos esterilizados como las agujas, aunque hay técnicas que aún se inclinan más por lo ancestral”, asegura.

Diferencias y similitudes entre métodos

Muchas de las preguntas que surgen al momento de elegir un método óptimo o de atrevernos por primera vez al Handpoke radica en: ¿Cuáles son los principales puntos en que difieren y cuáles comparten el método tradicional de estudio con el Handpoke?

Juan Manuel profundizó en algunos de los conceptos o inquietudes más significativas que surgen:

- ¿Qué método es más agresivo?: La máquina es mucho más agresiva debido a que el punzado es mucho más rápido a la vez que inyecta más tinta, un exceso de tinta mancha la piel y hay un excedente que se pierde en la costra. En cambio, en el Handpoke no se alcanza a formar una costra, es una especie de despellejado que no pierde tinta y la piel no alcanza a sangrar.

- ¿Cuál es menos nocivo para la piel?: El Handpoke es menos nocivo, menos doloroso aunque si se trata de sesiones mucho más extendidas, duran entre 6 y 8 horas aproximadamente. La sesión es más silenciosa, es más intuitivo.

- ¿La tinta penetra de la misma forma?: Sea con máquina o Handpoke, penetran completamente igual. En ambos métodos deben perforar la primera capa de piel y la tinta se deposita en la segunda, pasada la tercera capa ya hay problemas.

- Los cuidados del tatuaje: en ambos casos son los mismos, tanto en el proceso de cicatrización como lo es el post cicatrizado. Debemos limpiar bien la zona con jabón de glicerina neutro y nutrirlo con cremas que contengan vitamina A.

- ¿Los elementos son los mismos?: Si y no. Ambos utilizan las mismas agujas, que deben estar esterilizadas. En la base difieren ya que uno utiliza una máquina y el Handpoke utiliza elementos más naturales como caña, madera, etc.

- ¿Cuál es más costoso?: Los precios varían dependiendo de cada tatuador como en cualquier parte, pero podemos decir que ambos se encuentran en el mismo margen de precio.

Los primeros pasos de Juan Manuel

Él es uno de los pocos artistas mendocinos que hoy en día se dedican 100% a esta técnica. Su camino en el Handpoke comenzó en un viaje a Brasil, donde encontró la inspiración que lo llevaría más adelante a profundizar en esta técnica.

“En viaje que hice a Brasil comencé a recordar que de chico dibujaba, volví a dibujar después de 10 años y en un hostel que estábamos parando me puse a dibujar en una pared que teníamos que pintar. Vino el dueño nos ofreció un maletín de tatuajes que tenía. Tatué a tres personas con la máquina y después me fui 250 kilómetros al sur de Brasil con unos amigos. Ahí conocí al chico que me inspiró a tatuar, él hacía Tebori, yo quería tatuar y no tenía plata”, cuenta.

Tras un mar de aventuras que comenzó en 2017, conoció el Handpoke, que además de darle la libertad de crear, tenía un significado mucho más profundo que termino cautivando sus manos y su mente.

Juan Manuel es uno de los primeros tatuadores que se inclinó por en Handpoke en Mendoza.
Juan Manuel es uno de los primeros tatuadores que se inclinó por en Handpoke en Mendoza.

“Estuve más de un año de viaje y cuando volví a Mendoza estaba en la lona acá, no sabía que hacer y ya venía muy embalado con los tatuajes. Me puse a dibujar y laburar con mi viejo, hasta que me animé a tatuarme la pierna. Ahí nomás mis amigos quisieron tatuarse y amigos de amigos y empecé con esto.”

Actualmente, Juan Manuel cuenta con un estudio particular y, yendo aún más allá, se encuentra en proceso de estudiar los ornamentos étnicos de nuestras tierras. Aunque mucho se perdió tras la colonización, los inmigrantes y las mezclas de razas y culturas, aún existen espacios en donde las raíces ancestrales permanecen vigentes.

“Quiero rescatar las culturas ancestrales de Los Andes. En Tailandia es uno de los pocos lugares donde todavía la cultura se ha mantenido. El problema de acá es que las lecturas se perdieron y se trata de suposiciones. Uno no quiere faltar el respeto a la hora de tatuar porque no sabemos bien qué significan esos dibujos y signos, sino que todavía se está tratando de descubrir y recuperar nuestra cultura”, cerró.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA