miércoles 25 de noviembre de 2020

Los Cafres presentan su primer concierto en streaming y transitan un presente artístico positivo con la edición de una trilogía aniversario.
Espectáculos

Guillermo Bonetto, líder de Los Cafres, cuenta sobre lo que viene para esta banda inoxidable

La banda fundacional del reggae en Argentina brindará su primer auto-show con entradas agotadas para verlos en vivo. Tras ganar el premio Gardel con el primer volumen de su disco conceptual, su líder habla de lo premonitorio de la obra en un tiempo de cambio para la humanidad.

Los Cafres presentan su primer concierto en streaming y transitan un presente artístico positivo con la edición de una trilogía aniversario.

“Lo que hay que generar es la masa crítica, pero siempre el cambio es individual”, reflexiona Guillermo Bonetto sobre el mensaje y la filosofía que lo atraviesa en la música y en la vida. Siempre consecuente con lo que querían transmitir, Los Cafres mantienen esa mística reggae y pregonan la sabiduría de escuchar y sentir la naturaleza, de valorar lo más primitivo y de proponer un cambio profundo.

Pero nada es de un día para el otro y ellos lo saben muy bien. Con 33 años de camino, la banda fundacional del género en español y una de las más importantes de Latinoamérica transita un presente prometedor, lleno de expectativas y abriendo paso en un momento complejo para la cultura y la música.

Esta noche brindarán su primer auto- show en vivo en el ciclo de espectáculos Renault Drive In, desde el autocine de Mandarine Park Punta Carrasco de Buenos Aires. Las entradas para la experiencia presencial están agotadas. Pero aún quedan ticket para verlo vía streaming en distintas partes de Latinoamérica y Europa.

“La verdad muy contentos con la oportunidad, es una novedad y algo que veníamos tratando de conseguir. Y se consiguió el equipo adecuado para transmitir bien y lo haremos en vivo. ¡Mirá cuánta confianza tenemos! Es un riesgo muy grande. Y está la posibilidad que la gente que compre la entrada pueda ver el show después. Es todo muy raro, antes íbamos de gira y ahora el público de afuera nos puede ver igual”.

-¿Cómo han transitado estos meses?

-A nivel trabajo es un huracán, lo que queda es el desastre. Pero a nivel humano separando los problemas personales y económicos básicamente, creo que es una oportunidad hiper valiosa para toda la humanidad y para que cada individuo revise un montón de cosas.

-¿Y a vos y a la banda les ha servido?

-A mí me sirve muchísimo hasta hoy incluso. Cuando empezó la pandemia abracé la oportunidad de revisar un montón de cosas pero en serio. Qué es lo que tiñe el día de un color determinado, todos los días son maravillosos, lo externo son excusas. Siempre hay problemas, pero la mayoría de los problemas son inventados por nosotros. ¿Cuál es el mecanismo que dispara esos estados de ánimo? Pero el dolor y el castigo no son lógicos, no obedecen a un motivo. Uno se machaca cosas, hay demasiado trabajo mental de ir para atrás y adelante, un laburo innecesario que hay que sacar. Ni hablar de las costumbres y pensar cómo llegamos a esta fragilidad como humanidad. Ni siquiera sabemos si lo inventaron, se les escapó o son nuestras pésimas costumbres. La industria tiene que aflojar un cambio con la estupidez. El ser humano es un delirio y estamos en cualquiera.

Los Cafres ofrecerán su primer auto-show con la posibilidad de verlos online en distintas partes de Latinoamérica.

-Y la exigencia del bienestar permanente.

-Sí. Esa fachada todo el tiempo. No puedes mostrarte como te sentís, siempre hay que ponerse una máscara.

Un disco premonitorio y renovador

En agosto del año pasado, Los Cafres lanzaron el Volumen 1 de la trilogía “Los Cafres 3 Décadas”. Su última obra conceptual, que se divide en tres álbumes y con la que transitan sus treinta años de historia.

El disco “Hoy” ganó recientemente el premio Gardel a Mejor Álbum de Reggae y Ska, y ya presentaron parte del segundo material, del que se desprenden los singles “La leña de la risa”, “La naturaleza”, “Esclavo” y “Cómo ver?”, un tema compuesto hace veinte años por Bonetto, con un videoclip que toma un sentido especial en estos momentos.

La banda conformada por Bonetto, Gonzalo Albornoz (bajo), Iván Mustapich (batería), Claudio Illobre (teclados), Demián Marcelino y Víctor Raffo (guitarras), Rolando Duarte (percusión), Manuel Castaño (saxo) y Guillermo Rangone (trompeta) transita un presente luminoso en lo artístico, reforzando su estilo y mensaje.

-¿Cómo definís el presente artístico de Los Cafres?

-En lo artístico estamos en un momento maravilloso, con muchas canciones, muchas propuestas, aristas en las propuestas. Editamos por primera vez una zapada, que siempre teníamos ganas de mostrar lo que sucede en los ensayos. Cuando nos ponemos a zapar salen cosas increíbles y a veces es lindo dejarlo como está, que lo conozcan así. Grabamos material audiovisual de ese estilo en febrero, que todavía no sacamos. Estamos entusiasmados con el tema y asombrados por la sincronicidad de los momentos.

Porque la tapa del volumen 2 es verde y representa una selva. Y habla de esto, que son los tesoros que tenemos que cuidar y podríamos perder. Y esa es la etapa que estamos viviendo y es el disco que viene. Y la tapa 3 es la roja, más apocalíptica y eso me da miedo. No es mostrar que todo está mal, sino que muestra al hombre en su afán del “progreso” no se da cuenta el desastre que puede hacer. O por el miedo de las mismas naciones y volvemos a caer en guerras. Hay empresas que destruyen todo por llegar al famoso crecimiento y no todo es crecimiento. La sustentabilidad es una palabra muy bastardeada y es la clave de todo, tenemos que ser conscientes de lo que nos rodea.

-Esta filosofía que tienen en la música, ¿es la clave de la permanencia?

-Más allá de los sube bajas internos, también están los externos. Hay algo natural; uno no puede proponer algo nuevo todo el tiempo, no podemos sacar discos permanentes. No me parece sano, ni para uno como ser humano. Además de ser artistas somos seres humanos con necesidades y un disco es como hacer una película, te pones de lleno hacerlo. Tiene que ser bueno, que a la gente le guste, que te de laburo, que tenga un mensaje. No es algo que uno pueda hacer todo el tiempo. Si podes componer cuando sale, pero cuando tenés que armar un disco laburas un montón.

Volviendo al parangón con las empresas hay que trabajar y pensar a largo plazo. A mí me gustaría que Los Cafres laburemos toda la vida, mientras tengamos salud, laburar hasta los 70 u 80 años. Y eso se concibe con una vida en el medio, disfrutando lo que uno hace ¡Si no disfrutas de tu familia para que trabajas!

-¿El último video de “¿Cómo ver?” ¿Lo grabaron antes de la Pandemia?

-Sí. El video es mágico. Es un tema de pareja, pero el realizador tuvo la inteligente visión de transpolarlo a cualquier situación de terquedad en la vida. Como cuando te enojas con una persona y por una tontera no te hablas más. Sucede que el orgullo se pone en el medio muchas veces. Y lo del abrazo fue como un resumen increíble. ¡Decime si esto no es sincronicidad! El abrazo es muy importante y el video lo hicimos el año pasado. Este tema se grabó para salir en el volumen uno, pero después se decidió ponerlo en el volumen 2.

Hay un tema del volumen 1 que se llama “Prefiero” y en una parte dice: “Prefiero adentrarme en la selva y encontrar, quizás la cura de alguna enfermedad. Prefiero perderme y nacer de nuevo” (canta). Eso sintetiza todo lo que está pasando, porque tenemos que morir para nacer de nuevo y quizás aprender a volar. Porque lo que estamos haciendo es una cagada tras cagada, no se puede vivir así. No los dice la tierra, los pobres, nuestra salud.

La ficha

LOS CAFRES STREAMING DRIVE IN

Día y hora: hoy, a las 20.

Lugar: autocine de Mandarine Park Punta Carrasco, Buenos Aires.

Entradas streaming: $600. En www.areatick.tv