Francisco Carrasco le pone humor a la identidad trasandina en su nuevo unipersonal

Francisco Carrasco se prueba en su unipersonal de humor con distintos personajes que nos representan.
Francisco Carrasco se prueba en su unipersonal de humor con distintos personajes que nos representan.

El actor y director vuelve a escena con “Trasandino, la vida es un casting”. Una comedia plagada de personajes que muestran las similitudes de un lado y otro de la montaña. Hoy, en el teatro Selectro.

Para Francisco Carrasco el tema de la identidad es un tema de terapia. Hace veinte años, el actor y director chileno llegó a Mendoza para estudiar teatro y despuntar su pasión por la actuación. Y con la experiencia y la idea girando en su cabeza decidió volver a las tablas con un unipersonal que hable con humor de esa identidad.

“Trasandino: la vida es un casting” es la comedia que escribe y protagoniza Carrasco donde desanda distintos personajes que se encontró a lo largo del camino, y que pueden ser de un lado o del otro de la montaña.

“La obra surgió un poco el año pasado, aunque la venía pensando hace un tiempo. Era como una materia pendiente, con la necesidad de unir todos los personajes que hago en la radio donde hago humor. La idea era llevarlos de la radio al teatro. Y por otro lado, esta idea de los trasandinos, del homenaje de parte mía a un lugar que amo como Mendoza, que me recibió y me abrió las puertas”, cuenta el actor sobre el unipersonal que presenta esta noche en el teatro Selectro.

Soy de aquí y soy de allá

Con una puesta multidisciplinaria y un desdoblamiento escénico, Carrasco desanda esta especie de biopic de su propia vida tamizada con el humor característico de los personajes.

Acompañado en escena por los bailarines Morena Sánchez, Guadalupe Bobillo, Franco Galdame y Emanuel Nievas, el actor le da vida a personajes que interpreta detrás del micrófono en la radio como Brian o una chica trans. En clave de humor recorre la vida de un actor en busca de oportunidades. Nos cuenta su camino recorrido desde pequeño hasta ahora y la búsqueda constante de perseguir su momento de fama.

“Pensaba hacerlo por separado, pero resultó más simple; una especie de biopic de un actor que va de un país a otro buscando oportunidades porque no podía pagar una escuela y escapando del servicio militar obligatorio. Y llega a un lugar y en ese camino aparecen los personajes, que son los que me crucé por la vida. Hay un trabajo de pantalla dónde vas viendo videos para que me den tiempo al cambio”, detalla el actor.

Este regreso a las tablas fue diferente para el actor, que en el último tiempo despuntó su trabajo como director.

Me puse a entrenar mucho, a trabajar y retocar un poco todo. Porque estructuralmente venía dirigiendo mucho, con algunas excepciones en actuación con obras que ya vengo haciendo hace tiempo. Por eso fue un desafío en cuanto a lo vocal, porque canto, hago imitaciones, era la idea de hacer un personaje bien showman. Y además de hacer un unipersonal, que hace diez años no hacía, con otra escala.

Además de su puñado de personajes conocidos por los oyentes de la radio, también creó nuevos como el tío Larraín, un hombre chileno de ideología de derecha, pero que bien podría ser mendocino.

“Esta obra es un homenaje a la trasandinidad, porque existe. Nosotros somos trasandinos y chilenos para nosotros. Y es super interesante esta cuestión de decir cuánto nos parecemos, como nos une la montaña, como nos diferenciamos en otras, que son temas de terapia mía, el de la identidad. De decir “¿De dónde soy?”.

Francisco Carrasco compone distintos personajes que se encontró en todo su recorrido.
Francisco Carrasco compone distintos personajes que se encontró en todo su recorrido.

-Estos personajes dan cuenta más de las similitudes que las diferencias.

-Sí, incluso el tío Larraín es una persona de derecha con la típica idea de “algo habrán hecho” que existe en todos lados. Los apasionados por la patria, me parece que la línea de los personajes es esa. Y son personajes estigmatizados, no son personajes lineales. Como el Brian, que es un fierita del barrio Yapeyú donde no había ni luz. Y son personajes super estigmatizados por su apariencia y nada que ver. También una chica trans que es la dueña de un boliche, el Gaucho Araya que se parece a un guaso chileno pero tiene su costado bisexual y open minded que es muy divertido desde el lado folclórico, donde se romper ciertos estigmas, y tienen esa ambigüedad y le dan efecto de humor al espectador.

-De acuerdo a la respuesta del público que tuviste, ¿pensaste que este tipo de personajes tal vez no agradaban a la platea?

-Lo pensé. Yo hago humor de contigencia social. Desde que empecé en la radio hay mucha sensibilidad. Trabajo mucho con esa sensación, incluso en la pandemia fue un gran tema hacer humor en radio, porque en un momento se borraron los límites de que era gracioso. Y este humor es para mayores de 15 años, que es delicado, aunque suenan a guarros, van por una cornisa super interesante en la cual cualquier persona de cualquier estrato, puede sentirse identificada.

La crítica, el mejor sistema de humor es el auto bulling. Si bien tiene esa crítica mordaz, no se va al pasto en eso, sino está señalando todo lo que nos parecemos, tanto en común tenemos.

La Ficha

TRASANDINO, LA VIDA ES UN CASTING

Dirección y actuación: Francisco Carrasco.

Día y hora: hoy, a las 21.30.

Lugar: Teatro Selectro (Capitán Fragata Moyano 102, Ciudad).

Entrada: $800. En entradaweb.com.ar y boletería.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA