jueves 26 de noviembre de 2020

Julio Le Parc protagoniza el segundo episodio de Mapas del Arte. Un artista internacional que nació en Palmira y cuenta sobre esa infancia.
Sup. Cultura

Expreso Le Parc: la historia de un tren que corre en la infancia y se vuelve luz

Julio Le Parc será el protagonista del segundo capítulo de Mapas del Arte. Este sábado se estrena por la página de Mendoza en Casa.

Julio Le Parc protagoniza el segundo episodio de Mapas del Arte. Un artista internacional que nació en Palmira y cuenta sobre esa infancia.

Con la iniciativa de extender los pasos de grandes artistas mendocinos, el Ministerio de Turismo y Cultura lanzó este ciclo de seis capítulos que relatará la historia de importantes figuras en las diferentes artes.

Desde historietistas y escritores a artistas visuales, referentes mendocinos serán los protagonistas de estos Mapas del Arte. En su primer lanzamiento, el foco se posicionó en Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido como Quino.

En este segundo capítulo, que llega hoy a las 21 a la plataforma de Mendoza en Casa, será Julio Le Parc quien nos deleite con una vida de caminos artísticos.

“Surgió un poco de la pandemia, de generar algún contenido que pudiese verse en forma virtual. Lo audiovisual es lo primero que se piensa, lo complejo es realizarlo en medio de una pandemia, te restringe mucho la posibilidad de filmar, de hacer entrevistas, no podes trasladarte”, cuenta el director de estos cortos, Mariano Donoso.

Pero las limitaciones que implica el aislamiento no negaron que se produjeran estos trabajos, que una vez al mes se estrenan en la plataforma de Mendoza en Casa para darnos un breve recorrido por la vida de estas grandes figuras artísticas.

“Con todas estas limitaciones es que se nos ocurre generar estos mapas mentales sobre estos artistas, sus obras y la vida valiéndonos con todo lo que tenemos a mano. Son personas que ya han participado de documentales, pero la visión de esto es hacer foco en su relación con la provincia. Como son gente de fama mundial y nacional, la idea es ver dónde queda Mendoza en su memoria y salen cosas que generalmente en otras producciones anteriores no surgen, esa es la especificidad de este trabajo.”

Quino, Julio Le Parc, Eliana Molinelli, Carlos Alonso, Liliana Bodoc y Luis Scafati fueron los artistas elegidos para realizar esta serie de relatos. Referentes en sus distintas disciplinas, son embajadores del arte en Mendoza.

Un trabajo minucioso que requiere de la búsqueda de material en antiguos trabajos, archivos de eventos, entrevistas, artículos que requiere de un largo tiempo para buscar un nuevo ingrediente a estas conocidas historias. “Fueron hábiles en elegirlos porque hacemos un programa de mapeo en lo que ya se ha hecho, lo que figura en las redes. Siendo artistas tan conocidos hay mucho material, muchas entrevistas y artículos, nosotros mismos tenemos cosas filmadas con ellos. Eso te permite tener multiplicidad de materiales para trabajar que no se pueden hacer en este momento”, explica el director.

Sus obras se centran en la luz y el movimiento, estos conceptos se utilizaron para el documental.

Pero como comentó antes, el foco se coloca en la relación de estos artistas con su tierra natal y qué recuerdos atesoran de sus vivencias, ya sean muchas o pocas, en Mendoza.

Julio Le Parc: de la luz al mundo

Con una pandemia de por medio, el equipo de Mapas del Arte consiguió incluir al artista mendocino en esta historia, que no sólo aborda su carrera sino también su recorrido en la provincia.

-¿Qué vamos a poder ver en este segundo encuentro?

Es un recorrido por su historia, él se fue de Mendoza desde muy pequeño, termino la primaria y ya después se fue a Buenos Aires. La entrevista fue indagar sobre ese niño y Palmira que es donde vivió mayormente. Es algo que no figura en otro documental sobre él.

-¿Qué recuerdos expresó de Mendoza?

Dijo cosas hermosas. Por eso se llama Expreso Le Parc, porque es una historia contada sobre un vagón del metro tranvía. Su padre trabajaba en el tren y sus recuerdos estaban asociados a vivir en la casa del maquinista que está junto a la estación. Él nos cuenta que abría la puerta y veía las vías, cada tanto se subía y jugaba, juegos peligrosos de ese momento (ríe). Por eso se llama así, mostramos mucho Mendoza y los galpones con material de archivo, tratamos de reconstruir en Palmira, mucho material de archivo también.

Desde Francia, Julio recibió a los mendocinos para contar sus recuerdos de nuestra provincia. Fue volver a las raíces.

-¿Cómo han abordado este relato?

La historia transcurre en una clase de tren fantástico que es el tren de su vida, transitando las distintas etapas y haciendo la unión del mapa con el tren de Mendoza y París. La idea era mezclar esas tomas y unir las dos partes de su vida a un nivel que generará confusión. Incursionamos en el juego dándole peso a su trabajo, jugamos un poco con las tomas, los espacios y la relación de la manera que él propone la relación con el espectador de una obra.

-¿Pudieron contactarse con Julio?

Lo pudimos entrevistar a él, tiene un hijo que es Gabriel Le Parc que es director de cine. Nosotros lo entrevistábamos por zoom pero la calidad no funciona. Le propusimos eso y pudieron poner la cámara, tratamos de subirlo por internet pero era muy pesado asi que nos lo mandaron por correo, llegó un par de días antes del estreno.

-¿Y cómo fue el contacto con él?

Fue hermoso, cuesta porque son personas con mucho trabajo y compromisos. Cuando le propusimos hacer esto para Cultura de Mendoza con un guion que nace acá, por más de que él vivió muchos años en Buenos Aires y en Francia, él conserva muchos recuerdos. Dijo si de entrada, costó un poco de logística pero tuvieron la mejor predisposición, nos mandaron material que ya tenían. Ha sido una colaboración tremenda del estudio y de su familia. Julio está impecable, va a cumplir 92 años y de hecho la entrevista la hizo en su taller trabajando, tiene puesto en uniforme, le buscaron un momento para hacer la entrevista. Tiene una energía increíble.

-Estuvieron mucho tiempo esperando su respuesta…

Entre que lo contactamos e hicimos la entrevista pasaron tres semanas, lo cual es muchísimo entre un capítulo y el otro. Y después otras semanas para que la entrevista llegue acá, es muy raro en el mundo de la virtualidad estar esperando un paquete por correo, algo muy preciado. Tiene otro valor, son esas cositas lindas de poder hacer trabajos en momentos difíciles.

Este documental mostrará parte de su historia en Mendoza, algo que otros trabajos sobre el artista jamás abordaron.

-¿Desde qué lugar pudieron abordar sus obras?

Él es un artista kinésico y especialmente interesado en el trabajo con la luz, eso es de manual. Nosotros quisimos hacerlo a partir de la explicación de la luz, no de la explicación teórica sino la explicación histórica. De alguna manera, las obras de Le Parc representan las ideas científicas que se tenían de la luz en los años en que él las desarrolla. Los años en que él dio paso a sus primeras obras con la luz, en esos años hay un auge muy grande de la mecánica cuántica. Ésta de alguna manera explica la luz, después de la teoría de la relatividad, ésta comienza a ser muy importante porque pasa a ser la única constante: “la velocidad de la luz”. Tratamos de unir su obra como metáfora de las teorías científicas. Hay una relación íntima entre las partículas y las obras de Julio sobre la luz, eso es algo que está en el aire y tratamos de unir a manera de juego, explicaciones sobre la mecánica cuántica sobre la luz y las explicaciones de la representación estética de las obras de Le Parc.