lunes 18 de enero de 2021

Extraordinaria actuación de Ashton Sanders (Moonlight) en la piel de Jahkor Lincoln.
Espectáculos

Estremecedora profecía autocumplida de un joven que no puede escapar de su destino

Todo el día y una noche es el tiempo que le lleva a un joven negro, con cadena perpetua, entender por qué sus decisiones lo condujeron a convertirse en lo que siempre quiso evitar

Extraordinaria actuación de Ashton Sanders (Moonlight) en la piel de Jahkor Lincoln.

¿Cómo hace un joven afroamericano, -hijo de un adicto a la cocaína y alcohólico-, sin trabajo, marginado en una sociedad claramente racista, y atravesado por una guerra entre dos bandas de narcos que dominan su barrio, para salir de esa situación y triunfar componiendo rap? Toda lógica indicaría que es imposible, y “Todo el día y una noche” es pura lógica, no un cuento de hadas estilo Hollywood. Un relato frío de cómo una persona no es dueña de su destino ni del sueño americano y su camino se va torciendo aún contra sus deseos.

Estrenada en mayo de este año en Netflix, podría decirse que es el estudio casi sociológico de un personaje: Jahkor Lincoln (Ashton Sanders, protagonista de Moonlight en su etapa adolescente) y de cómo mata a sangre fría a una pareja frente a su hija.

Como en todo buen relato, cada detalle guarda un significado que se develará con el correr de los minutos. Un joven negro, dentro de un auto -de noche- tararea un rap. Súbitamente arranca el vehículo, llega a un barrio, entra a un a casa y asesina a sus ocupantes. Minutos después, un tribunal lo condena a cadena perpetua ante su impasible mirada. Jahkor sabe cuál será destino, y su rostro solo se ensombrece con la diatriba de la madre de una de las víctimas: “Todos dicen que quieren saber por qué, pero es mentira” remata la voz en off del joven condenado, voz que se encargará de narrar buena parte de la historia.

Así comienza una serie de flashbacks entrelazando tres momentos importantes y determinantes en la vida del joven: la infancia, marcada por un padre violento y adicto (Jeffrey Wright) que lo educó en los más estrictos códigos callejeros; los meses previos al homicidio y por último, su “adaptación” a la cárcel.

Lejos de los clichés, la historia muestra la realidad pura y dura de alguien que, contra todo pronóstico, intenta llevar una vida ordenada.

Es una película que en más de un momento invita a dejar de verla, ya sea por la prolongación de secuencias -aparentemente- sin sustento o porque pareciera perder el rumbo más de una vez. Y sin embargo, en el momento en que uno se plantea abandonarla, un dato, un hecho o un personaje enganchan de nuevo al espectador para que continúe hasta entender la trama entre los personajes.

La historia además, se desarrolla en Oakland, California. Una ciudad en la que hay “barrios de blancos”, con su obvia contraparte la aplastante idiosincrasia racista en la que viven, de la que no pueden salir.

“Son como pequeños cortes, sabes que no son nada, pero no puedes evitar sentirlos” relata la voz en off de Jahkor cuando una clienta del local donde trabaja, piensa que está robando zapatillas.

Porque si algo muestra la película, es la integridad del protagonista: no vende drogas -pese a que sus amigos ganan mucho dinero y le ofrecen entrar en el negocio-, no toma alcohol, no trabaja para ninguna de las bandas narco e intenta llevar una vida normal y trabajar para mantenerse.

Todo es inutil. “La esclavitud nos enseñó a sobrevivir, pero no a vivir”, dice la voz en off del protagonista más de una vez, dejando sobrevolar la idea de que no importa cuánto lo intente, el barrio, la familia y el grupo de pertenenecia determinan sus destinos.

Escrita y dirigida por Joe Robert Cole, un ilustre desconocido que un buen día escribió, junto a Ryan Coogler, el guión de Pantera Negra, el éxito de Marvel que, por primera vez en la historia de este estudio, tuvo una inmensa mayoría de artistas afroamericanos en su realización.

Puede que más de una vez el espectador se pregunte ¿por qué estoy viendo esto? Solo dése la oportunidad de descubrir una joyita.

Todo el día y una noche.. 2020. Estados Unidos. Dirigida por: Joe Robert Cole. Protagonizada por: Jeffrey Wright, Yahya Abdul-Mateen II, Ashton Sanders, Regina Taylor. Género: Drama, Crimen. Disponible en Netflix. Nuestra opinión: Muy Buena.