“El Panteón de las Cluecas”, un clásico del humor en el teatro Quintanilla

"El Panteón de las Cluecas" vuelve a la cartelera, con una renovada puesta.
"El Panteón de las Cluecas" vuelve a la cartelera, con una renovada puesta.

La obra interpretada por Alejandro Conte y Hugo Marsala reestrena hoy esta premiada pieza, que propone una situación con humor naif y reflexionar sobre los patrones de conducta que repetimos.

A comienzos de los 2000, el actor y dramaturgo Walter Herrera estrena junto a Hugo Marsala la obra “El Panteón de las Cluecas”. Tras varias temporadas exitosas, la pieza se convirtió en un tránsito ineludible del teatro independiente de Mendoza cosechando varios premios y reconocimientos.

En los diez que la comedia se mantuvo en cartel, se sumó Alejandro Conte quien reemplazó a Herrera en uno de los personajes principales. Y ahora por iniciativa de los dos actores retoman la propuesta, como una forma de reencontrarse con el público a través de una historia cargada de humor y situaciones desopilantes.

Dos hermanas y una lucha sin sentido

En “El Panteón de las Cluecas”, la Nati y la Cachona, dos hermanas gerontas son las protagonistas de la trama. Ambas deben abandonar la casa que las contuvo la mayor parte de sus vidas. Pero el conflicto se presenta cuando Cachona, la hermana octogenaria, un tanto sorda y con dificultades para caminar, cansada de los abusos y maltratos de la hiperquinética Nati, decide quedarse en la casa y no acompañarla en el éxodo fraterno.

El agobio, la culpa, creencias herméticas, temores y fracasos son los ingredientes cotidianos de Las Cluecas, que inician una guerra que no las llevará a ningún lado.

La idea de retomarla está relacionada con lo que nos paso con la pandemia. Yo venía haciendo espectáculos con una carga emocional fuerte, como “El perro tibetano rojo”, “Ex que revienten los actores” o “Zona Retro”. Y después de la pandemia pensamos en volver a los espectáculos de humor, por una cuestión de que fue un momento de quiebre, duro para todos, una etapa de inercia, con el encierro que nos trajo dolor. Entonces recuperar una obra que tenga humor para nosotros era importante y creemos que el público necesita ese estilo de teatro”, sostiene Alejandro Conte quien vuelve a interpretar a la Nati en la comedia que se presenta esta noche, en el teatro Quintanilla.

Y aunque el tiempo pase y el texto fue escrito hace más de veinte años, las costumbres y las situaciones se repiten. La mirada sobre la cuarta edad, las características de los personajes y la mirada sobre los bienes materiales y la rutina de dos personas adultas en la última etapa de la vida no cambiaron.

La premiada obra vuelve a escena esta noche, en el teatro Quintanilla.
La premiada obra vuelve a escena esta noche, en el teatro Quintanilla.

“No hay cambios en el texto, porque al tratarse de dos personajes que transitan la cuarta edad, una de las cosas que nos pasa al ser humano, es que de todo lo que renegamos o pensamos de los viejos, lo repetimos. Los modos de decir, las actitudes no cambian aunque el tiempo sea otro. Hoy digo: “Cuando éramos jóvenes no hacíamos eso”. Y esa frase la decía mi abuela. Entonces el texto no tiene necesidad de cambiar porque al ser dicho por personajes que atraviesan la cuarta edad, repiten los mismos patrones que sus madres o abuelas. Y creemos que es distinto, pero no. Por eso no cambiamos el texto”.

En esto de remozar una obra que tuvo su peso en la escena local, la puesta sí tuvo algunas modificaciones, para proponer otro juego escénico entre los personajes.

“Si modificamos algunas cosas de la puesta original, porque los dos personajes estaban con una estructura que era de tela. Y ahora es de otro material con una ventana. Entonces ese espacio nos permite tener otros juegos teatrales u otras miradas de estas dos mujeres que están casi encerradas en la casa. No porque la anterior no era buena, sino para aportar otra mirada en la actualidad”.

-Luego de tantos años sin interpretar a los personajes, ¿cómo viven esta vuelta a las tablas?

-Con cierto desafío de encontrar nuevas formas de decir o encontrar nuevos detalles de los que ya tenía. Entonces con Hugo trabajamos en eso, en construir y agregarle detalles que los hagan propios. Ahí está el rescate de volver a un personaje que quiero mucho. Y son personajes que te quedan en el cuerpo y es maravilloso desempolvarlo y llevarlo a escena. Además al imprimirle características o genes con quien podría ser tu abuela o tía, hace que el público se sienta identificado y sienta empatía por los personajes.

Pero en esta oportunidad, también prima la oportunidad de recuperar el espacio de encuentro. Y trasciende el ritual del teatro y la comedia es una excusa para volver a actuar.

La Ficha

EL PANTEÓN DE LAS CLUECAS

Actúan: Hugo Marsala y Alejandro Conte.

Textos: Walter Herrera.

Día y hora: hoy, a las 21.30.

Lugar: Teatro Quintanilla (plaza Independencia).

Entrada: $600. En entradaweb.com.ar y boletería.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA