lunes 12 de abril de2021

Murga El Remolino (foto gentileza: Elba Vázquez).
Espectáculos

El movimiento murguero regresa con todo para alegría de los barrios

La murga El Remolino, una de las agrupaciones con mayor trayectoria, retomó sus actividades visitando distintos espacios de la provincia.

Murga El Remolino (foto gentileza: Elba Vázquez).

La murga es una de las expresiones artísticas más genuinas del sentir popular y en la que confluyen la música, el teatro y la danza enlazados con atuendo de colores, estandartes, zancos, monociclos y más. Donde hay murga hay alegría.

En Mendoza son varias las agrupaciones que permanecen activas luego del aislamiento obligatorio del 2020. Una de ellas es la Murga El Remolino.

Quique Öesch, director del movimiento contó que han retomado las actividades, presentándose espontáneamente en distintos barrios, con los protocolos del caso.

“La última actuación que hicimos con la murga fue en la Vendimia pasada, después de eso se decretó el confinamiento y estuvimos muy guardados”, explica.

El Remolino: cantando, pese a todo

A mediados de enero El Remolino retomó los ensayos, contemplando el distanciamiento obligatorio “para una murga eso es muy complicado” aclara, ya que son aproximadamente 20 personas que deben reunirse para ensayar pero manteniendo los 2 metros que exige el protocolo Covid. En este sentido explicó que “tratamos de ser coherentes con eso, sobre todo porque en el grupo tenemos varias mayores”.

Ante la incertidumbre con respecto a las actividades de Carnaval y de Vendimia, Öesch explica que tomaron la iniciativa de visitar distintos lugares. “Decidimos empezar a mover nosotros y tratar de salir a los barrios y de hacer intervenciones”, cuenta y agrega “directamente llegar a una plaza, convocar a la gente y decirle que íbamos con la intención de compartir un rato hermoso de Carnaval pero tratando nosotros de predicar con el ejemplo y de tener cuidado correspondientes y poder pasar un rato agradable y divertirnos responsablemente”.

De esta manera, fueron sumando locaciones para poder presentarse: “La primera función que hicimos fue en el barrio San Martín (dándola a conocer mediante) amigos de la murga”. También destacó la ayuda de un referente del lugar “El padre Marcos, que está haciendo un trabajo social importantísimo en la Parroquia Virgen de los pobres, abrió un espacio y ahí convocó a la gente del lugar con una fiesta preciosa. Fue la primera actuación del circuito, obviamente en estas circunstancias en la que estamos no apuntamos a nada multitudinario así que ya contar con 30 personas y poder mantener la distancia, nos vamos por cumplidos”, expresó Quique Öesch.

Otro de los lugares visitados por El Remolino fue el Espacio Cultural Los Chinos, ubicado en Luzuriaga, Maipú. “Se acercó la gente con reposeras, toda la barriada y tuvimos una tarde preciosa” Ese mismo día,horas más tarde asistieron a un festival en La Paz. “Estuvimos en el Festival Refrescarte, con desfile de comparsas”. agregó.

Finalmente, el domingo pasado “estuvimos en El Parral, un teatrino al aire libre en Bermejo, con Silvina Falco y su equipo”. En este sentido Quique Öesch explicó que la murga recibe propuestas que, pese a las restricciones, intentan llevar adelante.

“Nosotros siempre hemos estado abiertos a lo que vaya surgiendo, siempre hemos tratado de estar informados de los protocolos y de los detalles a tener en cuenta a la hora de los ensayos o de las presentaciones en público por eso le hemos pedido también a cada lugar que llegamos el apoyo al público para poder divertirnos responsablemente y no generar ningún inconveniente”, puntualizó.

Aquellos interesados por contactarse con EL Remolino pueden hacerlo al 2616812208