El efecto “Doctor Strange en el multiverso de la locura”: por qué es una película bisagra de Marvel

"Doctor Strange in the Multiverse of Madness", el fenómeno de Marvel.
"Doctor Strange in the Multiverse of Madness", el fenómeno de Marvel.

Además de su exorbitante recaudación en la primera semana, que la posiciona como la más taquillera del 2022, también da las claves de la nueva fase de la saga, al tiempo que revela qué buscará el MCU de acá en adelante. Cuáles son los tanques que podrían desbancarla del podio este año.

Doctor Strange en el multiverso de la locura” ya es el segundo mejor estreno de la pospandemia, después de “Spider-man: Sin camino a casa”. Y eso que no estrenó en los países árabes, Ucrania, Rusia y China: es decir, mercados colosales.

Pero ni una guerra espantosa ni la homofobia de esos países impidieron que el tanque, dirigido por Sam Raimi, resultara un exitazo para Marvel y, por ende, para Disney. Los analistas calculaban que podría recaudar unos 229,3 millones de dólares en su primera semana, pero se quedaron muy cortos: la cifra asciende a 450 millones en casi 50 países.

Para establecer un punto de comparación, esta cifra equivale a todo lo que recaudaron en su paso por los cines “Black Widow”, “Eternals” y “Shang-Chi”.

El elenco incluye a Benedict Cumberbatch como el protagonista, Chiwetel Ejiofor como Karl Mordo, Elizabeth Olsen como Wanda Maximoff, también conocida como Bruja Escarlata, Benedict Wong como Wong y Xochitl Gomez como America Chavez, una adolescente que puede viajar entre dimensiones.

A partir de aquí, podemos hacer tres inferencias sobre lo que seguirá en el MCU.

1- Marcar la diferencia

Y no solo de DC. Hace tiempo que ambas fábricas de superhéroes han tomado giros bastante diferentes, por lo que es también injusto que sigan compitiendo en las mismas ligas. La diferencia se hizo notable con “Joker” primero y con “The Batman” después, pues difícilmente podrían ser clasificadas en el género de superhéroes.

Pero Marvel también quiere diferenciarse de algo menos obvio. “Spider-man”, pese a significar una mina de oro para esta marca (fue el mejor estreno desde “Avengers: Endgame”), tiene derechos de propiedad algo difusos: la explota comercialmente también Sony, pero Marvel es el “dueño” de la imagen de Tom Holland... ¿cómo crear un sello propio en esa confusión?

No hace falta pensar mucho tampoco, pues los spin-offs de “Spider-man” que produjo Sony, como Venom y Morbius, lejos están de igualar, en factura y en taquilla, a los que hace la dependencia de Disney.

Pero un terreno menos evidente también es el de las diferencias que hay entre las películas y las series de Marvel. Es claro que éstas se hacen, como explicita su nombre, de forma seriada, y pese a que la calidad es notable es inimaginable que se sostenga en varios episodios el nivel de superproducción que significa, por ejemplo, un “Doctor Strange”.

La Bruja Escarlata, una súpervillana interpretada por Elizabeth Olsen (Wanda).
La Bruja Escarlata, una súpervillana interpretada por Elizabeth Olsen (Wanda).

En cambio, Marvel se anima en sus series a jugar con nuevas estéticas y conceptos narrativos. En este sentido, “WandaVision” es el ejemplo perfecto: una ficción que viaja por distintas temporalidades y se anima a lo impensable, como la imagen en blanco y negro.

Seguirá produciéndolas, está claro, pero está muy lejos de reemplazar sus tanques cinematográficos por el streaming. Las series sirven, en todo caso, para alimentar a los fans en períodos donde no haya títulos en el cine.

2- Buscar nuevos autores

Hay que relacionar también con el punto anterior el hecho de que Marvel quiera asociar su marca a directores con una impronta cinematográfica de peso. “Doctor Strange en el multiverso de la locura” es prueba de ello, porque es -en una increíble alquimia- tanto una película del MCU como de Sam Raimi, quien ya había tenido un paso por la factoría en la primera (y lejana) trilogía de Spider-man.

Pero Raimi también es un cineasta famoso por sus zombies. El multiverso da posibilidades infinitas, como producir zombies-superhéroes (es inevitable pensar que hay un paralelo con lo que hizo DC, al asociar a su marca a Zack Snyder).

La última película de Spider-man permitió conocer la existencia del multiverso.
La última película de Spider-man permitió conocer la existencia del multiverso.

Claro que también hay ejemplos fallidos, como el de Chloé Zhao en “Eternals”. Es poco probable que esta saga se extienda mucho más, pero aun así Marvel cree firmemente que su futuro está asociado no solo al gran espectáculo visual, sino a cineastas audaces y originales que saben domarlo.

3- El inicio de una nueva fase

Avengers: Endgame” significó el punto culminante de la llamada fase 3 de la saga, pero desde entonces - y con varias películas golpeadas por la pandemia, como “Black Widow”- no teníamos muy en claro hacia dónde iba la 4. Se hacía indispensable sentar las bases de un nuevo arco narrativo y posicionar nuevos supervillanos. Y esto es lo que logra “Doctor Strange en el multiverso de la locura”.

Al salir del cine, el espectador sabe que desde la irrupción del concepto de “multiverso” nada será igual, y que esto habilita no solo a que se puedan exhumar superhéroes de cualquier tiempo y espacio, sino también el surgimiento de una raza de personajes que puedan saltar entre ellos. Lo hace Doctor Strange; lo hace la Bruja Escarlata, quien rankeó como una de las villanas más poderosas (y sensiblemente humanas) jamás vistas; pero, sobre todo, lo hace America Chavez.

De esta película se pueden tender muchas líneas para futuras películas y series. De hecho Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, ya tiene pensada toda la próxima década. Y en esta fase que se abre tendrá un papel muy importante, o al menos debería tenerlo, el personaje que interpreta Xochitl Gomez, quien -pese a estar en una incipiente etapa de aprendizaje- se lleva todos los aplausos de la película.

Los tanques que podrían destronar a “Dr. Strange 2″ en 2022

“Avatar 2″: Es obvio que la que aún ostenta el título de ser la película más taquillera de todos los tiempos, y que viene postergada desde hace 12 años, convoque a millones de personas a los cines de todo el mundo. Dirigida nuevamente por James Cameron y producida por 20th Century Studios y Lighstorm Entertainment, tiene un presupuesto exorbitante de 250 millones de dólares (usualmente, las de superhéroes tienen 200). El gran día será el 15 de diciembre.

“Jurassic World: Dominion”: Steven Spielberg ya dijo que esta es la última película de la saga que produce, por lo que es suficiente motivo para ir al cine a saber cómo se despedirá el inmenso director de sus dinosaurios. Dirigida por Colin Trevorrow, llega cuatro años después de “Jurassic World: El reino caído”. Además, tenemos a los inoxidables Laura Dern, Sam Neill y Jeff Goldblum, que vienen desde la película original de 1993, y a otros que se han sumado en posteriores entregas, como Chris Pratt y Bruce Dallas Howard. Estrena el 9 de junio.

“Black Panther 2: Wakanda Forever”: La muerte de Chadwick Boseman en 2020 no desanimó una secuela, que llegaría el 10 de noviembre a Latinoamérica. Poco se sabe, sin embargo, de esta continuación. Será difícil encontrar otra cara para el superhéroe, e incluso también igualar las colosales cifras de 2018, con más de 1.300 millones de dólares de taquilla y el hito de haber sido la primera película de superhéroes nominada como Mejor Película en los Oscar.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA