domingo 29 de noviembre de 2020

Espectáculos

Disney Plus: las cinco producciones que tenés que ver

Aunque el fuerte de la plataforma es concentrar títulos muy populares, también tiene otros contenidos originales que no se pueden ver en ninguna otra parte y que elevan la calidad del servicio. Algunos recomendados.

El martes pasado Disney+ llegó a toda Latinoamérica y, con bombos y platillos, se erigió como la principal competidora de Netflix. Sin embargo, su catálogo (un conglomerado de contenidos de Disney, LucasFilm, Marvel, entre otras casas productoras) es todavía un misterio para muchos.

Es que la pregunta es legítima: ¿qué contenidos exclusivos, y que no haya antes visto, hay en este nuevo servicio de streaming? A continuación, cinco recomendados.

Hamilton

Quizás para muchos argentinos, este musical esté desprovisto de toda la épica que tiene para los estadounidenses, pues Alexander Hamilton (1757-1804) fue algo así como un “prócer” fundador de los Estados Unidos.

Estadista, economista, abogado y escritor, este hombre comparte ese estatus con nombres mucho más conocidos para nosotros como George Washington, Benjamin Franklin y Thomas Jefferson. Fue el primer secretario del Tesoro y, para ese país, su cara es bien conocida porque está en los billetes de diez dólares.

Ahora bien, ¿cómo es que un personaje de libros de historia protagoniza un musical en Disney +? Primero hay que saber que estamos hablando de un musical hecho en vivo: es decir, en un escenario. Fue creado por Lin-Manuel Miranda, quien también actúa y produce la película, con el objetivo de contar la vida de este personaje, pero con un tono muy contemporáneo, pues las canciones van del pop al hip hop, con coreografías brillantes.

En febrero de 2015, “Hamilton” debutó en el Teatro Público de Nueva York, aunque tras pocos meses saltó de esa sala a la mucho más popular Richard Rodgers, en Broadway. Fue un batacazo en taquilla (uno de los mayores éxitos de los últimos años), en la crítica y en los premios, pues se alzó con 11 Tonys, que son como los “Oscar” del teatro estadounidense.

Cuando llegó la pandemia y los teatros se cerraron, Disney+ supo que aquí había algo barato e interesante. Con una inversión mínima (75 millones entre derechos y todo) realizó un especial de 160 minutos que se destaca por la forma en que recrea la experiencia en vivo de un musical, algo que muchos usuarios seguramente echaban de menos. Son nueve cámaras, actores, bailarines, cantantes y una explosión de energía y talento, en un vestuario divino, que hacen que “Hamilton” sea hoy uno de los contenidos originales más vistos de la plataforma.

The Mandalorian

Desde que se estrenó Disney+, este fue su tanque de guerra. La serie por la que muchos pagaron la suscripción. Y a decir verdad, ninguno se ha decepcionado. Es más: muchos fanáticos de “Star Wars” han dicho que incluso prefieren esta serie sobre el resto de las películas.

Probablemente sea una exageración, pero lo que nadie puede negar es lo bien filmada que está “The Mandalorian”, un proyecto encabezado por Jon Favreau.

Se ambienta cinco años después del “Episodio VI: El retorno del Jedi”. Pedro Pascal interpreta a un vagabundo y solitario cazarrecompensas, que un día tiene el encargo de cuidar a “The Kid”, que es nada menos que Yoda bebé (aunque en realidad tiene 50 años). Una amplia variedad de villanos le da el pulso necesario a esta serie, que aun está estrenando episodios de la segunda temporada y que es un híbrido fantástico entre ciencia ficción y western intergaláctico.

Además de la serie, los fanáticos tienen acceso a “Disney Gallery: The Mandalorian”, una imperdible serie documental muestra el backstage, con entrevistas e imágenes inéditas.

Mulán

En Disney+ se encuentran todos los live action que se vienen haciendo desde hace años. Algunos, como “La dama y el vagabundo”, ni siquiera pasaron por el cine. Pero de todos ellos, “Mulán” fue especialmente conflictivo.

Recordemos que debería haberse estrenado en cines este año, pero que la pandemia lo impidió. De hecho, solo pasó por pocas salas asiáticas, un mercado al que Disney apuntaba con mucha expectativa porque varios de los actores (como Gong Li) son super estrellas de China. La taquilla fue de todas formas pobre.

La estrategia fue entonces inédita y riesgosa: subir la película a Disney+ y compensar la falta de recaudación con una tarifa diferencial de 30 dólares, que millones de personas pagaron sin dudar.

Estamos, en realidad, ante una reversión del clásico de 1998. Una reversión de hecho polémica, pues altera sensiblemente la historia original, agregando una villana feminista y sacando todo el registro fantástico que hizo entrañable a la predecesora, como el dragoncito Mushu. Como si fuera poco, la directora, Niki Caro, elige deliberadamente calcar algunas escenas o eliminar completamente otras.

El resultado es una película que, si la comparamos, palidece ante nuestras expectativas. Sin embargo, vista sin ninguna pretensión de antemano es un producto muy entretenido, prolijo y por momentos realmente espectacular. En definitiva, hay que verlo y sacar cada uno su propia conclusión.

High School Musical: El musical: La serie

No, no hay ningún error en el título. La reiteración y el aparente absurdo son deliberados en esta serie, que juega con un concepto poderoso: reírse de uno mismo.

De hecho, quizás traer de vuelta un título tan dosmiloso como “High School Musical” no podría haberse llevado a cabo tan bien si no hubiera sido desde esa sutil parodia que se siente en esta serie de Disney+, estrenada el año pasado. Esa vuelta de tuerca suma y la hace disfrutable.

Estamos en una escuela secundaria donde un grupo de adolescentes fanáticos de la saga preparan una nueva versión del musical. Estarán todos los personajes estereotipados que nos esperamos de antemano e incluso más, como la incursión de una profesora re fanática de la película original.

Cortos de Pixar

Aunque los largometrajes de Pixar y Disney son muy conocidos, hay que decir que esa productora también se ha destacado haciendo cortos. Por las propias características de la industria, nunca pasaron por las salas de cine, aunque eso no quiere decir que sean de menor calidad.

Todo lo contrario. Quienes se acerquen al puñado de cortometrajes que hay disponibles en Disney+ descubrirán historias muy bien planteadas, con enseñanzas maravillosas y visualmente deliciosas.

Destacamos, por ejemplo, ese spin-off de la última película de Toy Story, en el que Forky protagoniza una serie de historias destinadas a los más chicos, en las que se hace preguntas básicas como qué es el tiempo, el dinero o los amigos.

Recientemente, también se estrenaron “Flota” y “Loop”, dos cortos que tienen como punto central el trastorno del espectro autista. También son producciones muy bien diseñadas, destinadas a deconstruir prejuicios y a replantearnos la llamada “normalidad”. Como siempre, Pixar se destaca por su sensibilidad.