lunes 19 de octubre de 2020

Diego Gentile vuelve a la actuación, por primera vez en formato streaming.
Espectáculos

Diego Gentile, de las pantallas al escenario del ciclo “En casa miento”

El actor argentino estará protagonizando la tercera historia “El primo, la animadora y el show”, junto a su pareja Javier Marra. Conversó con Los Andes sobre sus proyectos y el paso a la virtualidad.

Diego Gentile vuelve a la actuación, por primera vez en formato streaming.

El teatro, ese espacio donde los actores son libres y el público siente una energía única. El teatro, aquel lugar de encuentro, se reforma a cada momento para seguir divirtiendo, emocionando y acompañando en este difícil momento que vivimos como sociedad.

Diego es una de las figuras más reconocidas de la televisión y los escenarios argentinos. Después de éxitos como Relatos Salvajes en el cine, Señores Papis en la televisión y Toc Toc en el teatro, hoy conocemos una nueva faceta del actor en el streaming.

Junto a su pareja, Javier Marra, con quien llevan una relación hace poco más de cuatro años, Diego protagonizará la tercera historia de este ciclo de relatos “En Casa Miento”. Con la dinámica de ser interpretada por parejas convivientes, estas obras tienen el disparador de que todos los personajes salen de un mismo casamiento (que jamás vemos) pero que cada pareja vive situaciones totalmente distintas.

En medio de la tarde y con unos mates de por medio, Diego nos atiende para conversar sobre esta nueva experiencia de hacer teatro por streaming, algo que luego de muchos años de carrera en ese formato, le resulta un tanto extraño.

“Apareció cuando las chicas del NÜN, las creadoras del proyecto, nos propusieron hacerla. Ellas hablaron de una experiencia, no dijeron la palabra teatro, y eso nos pareció buenísimo porque el teatro es presencial. Fue lo más activo, lo más cercano a un trabajo y a la experiencia de un teatro que nos propusieron”, cuenta el actor a Los Andes.

“Era muy cercano al nervio del teatro, jugábamos con dispositivos, cámaras, en vivo, algo que hace que sea especial esta función. Esto es en vivo, sentís que estrenás, puede haber alguna cuestión técnica como cuando se corta la luz en el teatro, no está grabado. Nos pareció lo más desafiante para hacer en esta cuarentena en casa.”

Ya pasaron dos obras por este ciclo: “La ex, el colado y el ramo de la novia”, una comedia de parejas modernas con Fer Metilli y Radagast, y “La madre, el tío y el vestido”, un drama familiar con Carola Reyna y Boy Olmi.

En esta tercera entrega, que tendrá su debut esta noche, veremos a Diego y Javi protagonizar “El primo, la animadora y el show”, donde se suma “La Parker”, una animadora drag queen paraguaya, personaje que Javier viene haciendo hace casi cinco años.

“Yo soy el primo del novio y La Parker (Javier) es la animadora del show, como es un casamiento diurno y ella tiene que hacer un show a la noche, le digo que haga tiempo en mi casa. Ella viene muy entusiasmada para ver si pasa algo conmigo pero yo la traigo a casa para otra cosa que no vamos a spoilear. Todo en un tono que está muy bueno porque es medio película de clase B, de terror berreta que después da un giro medio bizarro que la vuelve muy interesante. Tiene un tono muy distinto a las anteriores”, adelanta Diego.

Serán cuatro funciones, una cada sábado del mes de septiembre y las entradas pueden adquirirse a través de www.alternativateatral.com

Además, cuenta que esta experiencia es totalmente nueva para ambos, porque si bien se manejan por las redes sociales, jamás habían hecho una obra por streaming.

Junto a Javier protagonizan esta historia con un tono más apuntado al terror y lo bizarro, distinta a las dos producciones anteriores del ciclo.

“Cuando se vuelva al teatro, el streaming se va a sumar, no lo va a reemplazar nunca, pero me parece que aparece un lenguaje que con el tiempo se va a ir acomodando pero que se va a sumar a los lenguajes que ya existen.”

Y como si fuera poco, sumando desafíos, es la primera vez que los actores no cuentan con un equipo técnico que organice el espacio, sino que ellos mismos deben adaptar el lugar. “Los ensayos son medio locos. A cierta hora tenemos ensayo, nos metemos a zoom y conectamos todos los dispositivos nosotros, es toda una cosa de la cual el actor no se encarga. Uno puede opinar del vestuario u otra cosa, pero acá tenemos que acomodar todo nosotros, es un gran desafío.”

A pesar de que llevan varios años juntos y en la misma profesión, esta es la primera vez que actuarán juntos, lo cual también resultará ser toda una odisea. “Nos llevamos muy bien, somos complementarios. Él tiene más paciencia, yo tengo menos paciencia. Nos vamos turnando en los humores, y el equipo es súper amoroso, contenedores, hacen que sea todo muy fluido.”

La pandemia y sus relegados proyectos actorales

Difícilmente los actores pueden programar un año laboral, nuevos proyectos surgen y otros se vienen abajo, pero Diego había logrado organizar sus actividades hasta que la pandemia llegó para cambiarlo todo.

Luego de una temporada de verano donde actuó y dirigió, sus planes quedaron en standby hasta que vuelvan los sets de filmación.

“Al principio fue ‘nos guardamos, perfecto’, tenía un año organizado cosa que en los actores es difícil. Después comenzó un momento de angustia, desesperación, comer mucho, pasas por veinte mil cosas pero después ya está, pasas por muchas sensaciones cada día, pero como digo siempre desde un lugar de privilegio. Va a sonar burgués la queja, pero cada uno habla desde lo que se le desarmó, pero es muy difícil no hacer empatía con la gente que realmente la está pasando mal.”

Con muchas producciones por delante, entre series, películas y obras, las actividades quedaron relegadas a la espera de una vacuna que solucione la pandemia que nos azota.

“Estábamos haciendo Late el corazón de un perro con Mónica Antonópulos y Silvina Sabater, hicimos funciones el año pasado y este año hicimos un mes y se cortó. Hice microteatro en febrero, uno actuando y otro dirigiendo. En marzo empecé a filmar una serie para Netflix que se llama El Reino, filme un solo capítulo y después se suspendió. Y en abril empezaba a ensayar por primera vez una obra en el San Martín sobre Alfonsina Storni y se puso en pausa, quedará todo para el año que viene.”

Pero después de todo lo que se llevó el año, aún quedan algunas producciones que esperan por salir a la luz. El cuaderno de María, una serie para Netflix inspirada en el libro “El Cuaderno de Nippur”, junto a Valeria Bertuccelli.

Por otra parte, en Amazon Prime se espera el estreno de la serie Maradona: sueño bendito, donde participa como uno de los periodistas que defendieron al futbolista. Se estima que su estreno llegará para octubre de la mano del 60º cumpleaños de Maradona.