jueves 15 de abril de2021

Espectáculos

Dante Alighieri, 700 años después: eventos, novedades editoriales y ecos locales del divino poeta

El próximo jueves se celebra el “Dantedì” y, en el séptimo centenario de la muerte de creador de “La Divina Comedia”, se expanden todo tipo de actividades en Italia y el mundo.

Parece que fue ayer cuando Twitter se volvió, de repente, el paraíso de la literatura. Fue en diciembre de 2017: el sociólogo argentino Pablo Maurette propuso a través de su cuenta empezar una lectura colectiva de “La Divina Comedia”. Un canto por día, durante cien días consecutivos. Y fue un éxito.

El 1 de enero del año siguiente #Dante2018 fue “trending topic”. Agresivos neologismos que festejaban el “redescubrimiento” del que es, quizás, el libro más adaptado, comentado, traducido y memorizado además de la Biblia. En la red social del pajarito, Dante Alighieri tomó su lugar de divino creador.

Y lo hará, como vemos, con plena vigencia, también en este 2021, en el que se cumplen 700 años de su muerte. Nació en 1265 en Florencia y falleció, exiliado, el 14 de septiembre de 1321 en Rávena.

Son fechas sobre las que se clava un tapiz que nos muestra, tantos siglos después, la completa actualidad del poema, en el que Dante y Virgilio atraviesan el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso en busca de Beatrice.

El séptimo centenario es el gran acontecimiento de Italia durante este año, en el que espera florecer culturalmente (una vez más) gracias al Dante, olvidando en parte las secuelas económicas, sociales y psicológicas del coronavirus.

Después de vivir su propio año dantesco, los italianos pueden encontrar en su libro capital ecos de nuevos tiempos, como apuntaba hace unos días la periodista Anna Buj en el diario La Vanguardia: “E quindi uscimmo a riveder le stelle”, el verso con el que Dante y Virgilio “salen” del infierno, cobra una impresionante actualidad: ahora son los mismos italianos los que, después de intermitentes y durísimos confinamientos, pueden volver a ver su cielo.

Por lo pronto el jueves Roberto Benigni recitará un canto (aún no develado) desde Roma, en ocasión del “Dantedì”. Desde el año pasado, cada 25 de marzo se celebra el Día Nacional de Dante Alighieri, puesto que es la fecha que los expertos reconocen como el comienzo del peregrinaje ultraterreno de “La Divina Comedia”.

El actor de 68 años, ganador del Oscar por “La vida es bella” y reciente Gepetto en el “Pinocho” de Matteo Garrone, es un gran divulgador del poema y son fácilmente rastreables en YouTube sus memorables recitados. Ahora será un evento nacional e internacional, puesto que será retransmitido por la televisión pública RAI a las 19.15 locales. En streaming también, por supuesto.

Benigni es un importante divulgador de la obra de Dante.

De hecho el ministro de Cultura de Italia, Dario Franceschini, ya ha puesto en marcha la cadena de actividades para conmemorar los 700 años. Lecturas, exposiciones, conciertos y conferencias se encuentran entre las propuestas, que serán inabarcables, como inabarcable es el poema.

Es que es imposible medir la importancia de “La Divina Comedia” en nuestra cultura: sus versos han sido un tema común para infinitas generaciones de artistas, desde Miguel Ángel, pasando por Sandro Botticelli, hasta William Blake y Gustave Doré (probablemente estas últimas las series más difundidas).

En la Argentina, entre las distintas actividades institucionales se destacan las de las cátedras de lengua y literatura italianas, tanto de la Universidad de Buenos Aires y de La Plata, que harán su tradicional “Lectura Dantis”, todos los jueves a las 14, por primera vez desde Zoom o YouTube.

Dante en Mendoza

Hay dos planes posibles para celebrar a Dante Alighieri en nuestra provincia. El primero es una visita al Museo Carlos Alonso - Mansión Stoppel, donde desde el 2019, y gracias a la donación del coleccionista Jacobo Fiterman (Fundación Alon Para Las Artes), están colgadas de forma permanente las invaluables ilustraciones que hizo de la obra el artista mendocino.

Son una pequeña porción de los 270 dibujos que Alonso realizó en 1969, leyendo con fervor el poema y compenetrándose con la atmósfera florentina, puesto que se había instalado en esa ciudad. Trazos expresionistas, imágenes cargadas de horror (que prefigurarían su propio infierno, menos de una década después, durante la Dictadura) y un diálogo entre pasado y presente apuntado con versos inmortales. Al retrato más famoso que hizo de Dante, por ejemplo, lo acompaña con el verso final de “La Divina Comedia”: “L’amor che move il sole e l’altre stelle” (“El amor que mueve el sol y las demás estrellas”), el centellear de la luz divina.

Retrato de Dante, por el mendocino Carlos Alonso.

La otra opción es reservar una mesa en Casa El Enemigo (El Chachingo, Luján de Cuyo), donde el reconocido enólogo Alejandro Vigil ofrece un recorrido visual y gastronómico inspirado en el poema del Dante.

Se trata de un homenaje al padre de la lengua italiana pero también al propio abuelo del enólogo, quien lo introdujo en el oficio del vino y que solía recitar sus versos. El espacio cuenta con piezas de distintos artistas plásticos, entre las que destacan las pinturas de Osvaldo Chiavazza, quien se inspiró en el Infierno para ambientar la cava subterránea, y la Virgen de la Carrodilla pintada por Sergio Roggerone, en el Purgatorio.

Novedades editoriales

El poeta y traductor Jorge Aulicino suele señalar que “La Divina Comedia”, por la cantidad de versiones que tuvo a lo largo de 700 años, ha sido traducida por cada época a su manera. Y en la Argentina también.

El mismo Bartolomé Mitre fue el primero que encaró, entre tiendas de batalla y estrategias militares, tamaña odisea intelectual. Y a ella hay que sumar una traducción considerada por unanimidad como muy mala: la “versión lírica” de Francisco Soto y Calvo, ordenada por el Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, publicada en 1940 e impresa en los talleres de la Penitenciaría Nacional de Buenos Aires.

Una versión más extendida y acreditada es la de Ángel Battistessa (editada por el Fondo Nacional de las Artes y Carlos Lohlé, en 1971), la cual “está asociada al espíritu de la revista Sur”, según sostuvo a Télam Claudia Fernández Speier en su libro “Las traducciones argentinas de la Divina Comedia” (Eudeba, 2019).

En 2002, apareció una versión bilingüe en tres tomos publicada por el Grupo Editor Latinoamericano, con la versión de Antonio Jorge Milano, un médico psiquiatra que en sus ratos libres se dedicó a traducir. La edición es del poeta Luis Tedesco y en el 2014 fue reeditada en fascículos por el diario Página/12, con las maravillosas ilustraciones de Rep.

Otro de los dibujos de Alonso basados en el magno poema italiano.

En el 2015, Edhasa publicó los tres volúmenes bilingües de la traducción de Jorge Aulicino, de la cual el “Infierno” ya se había conocido en 2011 publicado por la editorial Gog y Magog, con las ilustraciones de Alonso.

Acaba de ser publicado el “Infierno”, en traducción realizada por Alejandro Crotto, por el sello Audisea ($1800). Y Fernández Speier, por su parte, tiene entre manos su propia traducción, que publica este año Colihue.

La “dantista” expresó que, a contramano de la pasión argentina por el canto del “Infierno”, para ella “el ‘Paraíso’ es el más importante, el más vanguardista, el más novedoso, el recinto donde más aparecen los neologismos y el que más dialoga con el siglo XXI. La ‘Divina comedia’ no es un libro de este mundo”. El próximo jueves se hará, desde el CCK de Buenos Aires, la presentación en sociedad de esta traducción.

Pero quienes tengan la posibilidad de estar presentes, se verá también en el CCK la rara película muda “Inferno”, de 1911, restaurada por la cinemateca de Bologna y subtitulada en español por el Instituto Italiano de Cultura (IIC) de Buenos Aires.

Y a pocas cuadras de ahí, en el Palacio Barolo —famoso edificio porteño inspirado en el poema, diseñado por Mario Palanti y financiado por el empresario Luigi Barolo para albergar alguna vez los restos del poeta— se realizará una exposición con paneles y mapping centrada en la arquitectura del edificio y su vínculo con la obra del poeta italiano. Habrá además conferencias con académicos y escritores; espectáculos en directo y en streaming, y un concierto de la Orquesta Verdi de Milán dedicado al poeta. En fin, una multitud de eventos.