Dani “La Chepi” habla de todo: su primer disco, sus sueños y la popularidad que no se agota

Dani “La Chepi” habla de todo: su primer disco, sus sueños y la popularidad que no se agota
"La Chepi": multifacética. (Prensa Dani "la Chepi")

La actriz, cantante e influencer vive un momento de gran popularidad después de su participación en “MasterChef Celebrity 2”. “Los momentos donde uno toca fondo son oportunidades”, dice.

Remadora profesional, Daniela Viaggiamari, más conocida como Dani “La Chepi” tiene en su espalda muchos escenarios, sets de televisión y una vida de altos y bajos en el espectáculo. A finales de los ’90, Daniela daba sus primeros pasos en la pantalla en el programa “Los más escuchados” de Canal 9 de Buenos Aires. Aunque muchos la recuerdan por su participación como bailarina en “Sábado Bus” y varias actuaciones en ficciones exitosas como “Resistiré” o “Casados con hijos”.

Pero su personalidad camaleónica le permitió desandar todos los caminos posibles en la actuación y el canto, para que finalmente sus anhelos tomaran forma y de a poco se hicieran realidad. Desde el 2017, la actriz y cantante se volcó a Instagram para compartir su vida y su humor junto a su hija Isabella.

A partir de ahí llegó la oportunidad de escribir un libro y montar su propio unipersonal, donde une la comedia, el canto y la actuación. Hasta que la pandemia la hizo pegar el volantazo y volvió a la televisión. Su paso por “MasterChef Celebrity 2” generó un boom de popularidad, que ahora lo capitaliza para continuar con sus proyectos musicales y artísticos.

La Chepi todo terreno

La semana pasada, la actriz y cantante lanzó el tema “No va más”, que interpreta junto a la cantante tropical Rocío Quiroz y es el segundo single que recopilará en un disco de estudio. La canción fue compuesta por Dani y Federico Plaate, y el videoclip cuenta con la participación de sus ex compañeras de “MasterChef” Georgina Barbarrossa y Andrea Rincón, su amigo el psicólogo Gabriel Cartaña y las actrices Romina “Momi” Giardina, entre otros.

-La pandemia te cambió todos los planes, pasaste de estar a días de estrenar tu espectáculo, a volver a la tele y finalmente grabar tus propias canciones.

-Por supuesto que sigo esperando que se abran los teatro y pueda volver a Mendoza y otras provincias, porque es lo que me gusta hacer, porque fusionaba el humor, el baile y la música. Pero con la pandemia se me cayeron varios proyectos y de golpe decís: “Me parece que es ahora, por algo pasan las cosas”. Entonces, como no se dio lo otro, vamos a comenzar con la música que ya venía planeando hace mucho. Un mes antes de la pandemia salió mi primer tema y después se atrasó el resto, porque respetamos los tiempos para grabar y los protocolos. Pero me di cuenta que el momento es ahora.

-De tus temas es el más ganchero de todos, ¿cómo surgió la posibilidad de sumar a Rocío?

-Qué bueno lo que decís, porque hay que superarse y buscar cosas nuevas todo el tiempo. A Rocío la conocí porque cantamos en “Pasión de sábado” y pegamos muy buena onda, también con su manager. Y cuando surge este tema, pensé en grabarlo sola, pero quise grabarlo con alguien que lo diga de verdad. Y Rocío tiene eso, que dice y me gusta cantar con gente que canta de verdad. Creo que fue un acierto y lo decidí yo sola sin consultarle a nadie. Salvo a mi productor, que es Fede Plaate, y que me dice todo que sí.

-¿Hoy estás más suelta en lo artístico?

-No sé si más suelta, porque yo soy re insegura. Yo me muestro como soy, pero aunque no parezca soy muy tímida. En “MasterChef”, por ejemplo, Santiago del Moro me daba mucha rosca para cantar y yo pensaba que no lo iban a incluir a ese tramo en la edición. Pero ahí la gente supo que canto de verdad, que no solo soy una piba de videítos de Instagram. Ahora tal vez me da más seguridad cantar en las redes y solo lo hacía en el teatro. Creo que voy tomando seguridad, y si no lo hago a los 41 años no lo hago más.

-Tenés mucho training...

-Sí, mucho training y mucho barrio, mucha parrilla, restaurante, extranjeros pidiendo temas y yo inventando temas para que me dieran la propina. Más allá de los estudios y la preparación que uno pueda tener, la calle te da algo que no te lo da nadie, que es conocer a la gente, sus gustos, un montón de detalles que la gente no sabe que uno va practicando en una parrilla con diez personas, y lograr que se den vuelta a escucharte. Un artista que tiene seguidores en Youtube no tiene esa experiencia. Y hoy creo que puedo sentarme al lado de un cantante consagrado y cantarle lo que quiera.

-Si hoy tuvieras que elegir entre distintos trabajos, ¿qué elegís?

-Elijo siempre girar con mi equipo de amigos y yendo a cada provincia a cantar, a hacer reír, hacer mis personajes. Pero hoy es imposible hacerlo, entonces hoy me quedo con lo que hay. Pero sigo trabajando para cuando llegue ese momento estar preparada o mejor de lo que estaba antes. Porque yo me subí a muchos escenarios donde la responsabilidad la tenía otro y yo era la invitada. Y en mis espectáculos me subí teniendo la presión de que el público se ría... ¿qué pasa si no aplauden, si el tema no les gusta? Como me arriesgué en ese momento, lo haré de nuevo.

-¿Tenés pensado escribir otro libro?

-Sí, quiero hacerlo. Pero un poco más picante. Y no sé si hay muchas personas preparadas para que lo escriba (ríe). Entonces habría que prepararlas psicológicamente primero y después escribirlo. Ahora no me dan los tiempos, con el libro anterior me tardé un año y no es fácil. Me parece que todavía no, pero está en los planes.

-Más allá de que tu exposición en las redes es tu trabajo y compartir tu vida cotidiana, ¿hay algún día que no querés conectarte y desenchufarse de ese mundo?

-Sí. Hoy fue un día de esos, porque tengo muchas notas durante todo el día. Entonces tengo ese sentimiento de apagar el teléfono y no tener que subir nada. Pero después me pasa que cuando está el rebote de la persona que mira del otro lado y te dice que le levantaste el ánimo, te cambia el sentimiento. Por ejemplo, el otro día la llevé a Isa al oftalmólogo y yo no me imaginé que el médico me seguía en Instagram. Y cuando abrió la puerta me dijo: “Quiero decirte que la locutora y la radio que haces todas las mañanas me levantan el ánimo”. Era un hombre y no suelo tener público masculino. Y dije: “Guau. Qué loco que un hombre que se dedica a algo totalmente diferente a lo que hago yo me esté diciendo que le levantás el ánimo”. Y esa devolución te da como una obligación y ganas de estar en las redes.

-Pero en tu trabajo como influencer sorprendés y marcaste un estilo...

-Sí. Pero no puedo no hacerlo, por más que esté cansada. Yo siento que tengo que hacerlo. Trato de ponerle humor a todo lo negativo. Me río de mi misma, o el problema que me hago por estupideces. Eso lo transmito y al otro que está del otro lado lo hacés reaccionar y te devuelve una sonrisa.

-El contexto te ayudó a que surjan otros proyectos, incluso encontraste el amor en pandemia, ¿crees que se te dieron un poco más de oportunidades sin pensarlo?

-Sí. Creo que los momentos donde uno toca fondo son oportunidades. Para ver si te quedás en la cama o seguís para adelante. Y me parece que yo me animé. Yo tenía muchas dudas de ir a “MasterChef”. Primero porque es un reality. Segundo porque no cocinaba y también el tema de los contagios, el contacto con otros... Y me arriesgué a hacerlo. Por eso creo que los que se arriesgan ganan de alguna manera, no importa qué, siempre vas a ganar. Yo abrí la ventana y me gané un bebote hermoso (ríe).

-Tu novio Javier Cordone [exfutbolista] no participa en el video, ¿no quiso?

-Quiso participar, él se engancha en todas. Pero ese día no dieron los tiempos, así que no se dio. Además mirá si me separo, ¡qué hago con el ex en el video! ¡Qué haces! Le “blureás” la cara, no da. Por eso mejor no, ya aprendí.

-Como influencer, ¿en qué crees que influís en tus seguidores?

-Creo que los invito y las invito a jugar un poco más. Yo en las redes hablo de mí, me lo digo a mí en voz alta. Ir para adelante, hacer las cosas con miedo pero hacerlas. Hay un mensaje repetido que recibo mucho, y es la cantidad de personas que gracias a mí se animaron a hacer tal cosa. Y eso es re bueno, porque yo soy re cagona. Y la gente lo que ve es una piba que mira para adelante y rema con sus cosas. Me parece que es la mejor influencia que puedo tener; los principios básicos que para muchos son comunes, muchas personas no los tienen y está bueno recordarlas a través del humor.

-Desde chica comenzaste a actuar y cantar y pasaste por todas. ¿Tenés temor por lo que pase en el futuro o que la popularidad baje?

-Sí, a mí me da temor no tener laburo. Tengo esta crianza de que mañana capaz que falta, por eso guardá. Entonces a veces pienso que voy a cansar, que no funciona. Y todo el tiempo me repito: “Mañana será otra cosa”. Si esto no funciona busco otra alternativa, pero trato de salir de esa realidad y disfrutar de lo que está pasando ahora.

-¿Llega el disco finalmente?

-Ya está grabado el tercer single y en agosto grabo el videoclip. Y en septiembre lanzo una balada que a mí me parte la cabeza. A mí me gusta decir cosas en los temas, y esta balada va a estar picante.

-El canto te da la posibilidad de mostrar todas tus facetas...

-Sí, y sobre todo decir. Para mí la música es intensidad pura y que le llegue a la persona que lo está escuchando, así sea un tema re trillado.

-¿Con quién te gustaría compartir un escenario?

-Gloria Trevi. Mi hija se volvería loca de amor y serían dos pájaros de un tiro. La amo con toda mi alma por lo que dice en cada uno de los temas. Y me encantaría con ella, no me importa si la conocen o si ahora se escucha otra música. Me encantaría cantar con Gloria. Y compartir escenario con Rosana. ¡Puede pasar! No sería muy imposible, así que si me lo propongo quién te dice. Gloria vio el video de Isa, lo compartió y le mandó un mensaje. ¡Ojalá que vea el mío cuando le proponga cantar un tema!

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA