Cristian ‘Toti’ Iglesias de Jóvenes Pordioseros vuelve a Mendoza

Cristian ‘Toti’ Iglesias de Jóvenes Pordioseros vuelve a Mendoza
Toti vuelve a Mendoza junto a Lupus con dos shows imperdibles donde repasará clásicos del rock.

El cantautor tocará en Foxy Live Bar con artistas locales los clásicos de su banda y tributos a los grandes del rock. Contó sobre el show, los proyectos de la banda y su experiencia con los vicios.

Mendoza continúa recibiendo a clásicos del rock argentino luego de que las restricciones para las presentaciones en vivo fueran derogadas. Es con estas reglas que este fin de semana llega con su show Toti Iglesias, más conocido por ser vocalista y líder de Jóvenes Pordioseros.

La visita del músico viene cargada de sorpresas porque, lejos de estar acompañado por la banda con la que tanto ha recorrido, estará esta noche a las 21 y a las 0 en Foxy Live Bar junto la banda mendocina Lupus con quienes interpretarán parte de los temas más icónicos de Jóvenes... sumado a temas de los Rolling Stones, Ratones Paranoicos y muchos más.

Y de una manera muy particular de darle forma a un show, Toti contó a Los Andes su tan espontánea forma de sumarse a otros artistas. “Ahí pasé una lista de temas y vamos a ensayar un rato antes. Incluso con Jóvenes... ensayamos ahí el mismo día, para el disco ensayamos para eso, no somos de juntarnos. Nosotros siempre nos movimos más adrenalínicos, por ejemplo no les paso una lista de temas y nos subimos al escenario. Eso está bueno porque nunca se sabe cómo empieza, cómo termina. Con los chicos de Lupus sí vamos a tener lista de temas”, cuenta.

Así, sin ensayos y con contacto únicamente telefónico es como Toti se dedica a viajar por el país cada fin de semana en que Jóvenes Pordioseros no tiene planes musicales.

“Todos los fines de semana que no toco con Jóvenes, siempre organicé fechas solo. En Mendoza estuve con bandas locales como Cañitas Voladoras, bandas con las que ensayo el mismo día. Yo me siento cómodo con eso siempre confiando en que toco con músicos que saben lo que hacen. Es algo que venimos hablando, a mí me gusta manejarme así, hace años que lo hago.”

Él mismo lo reconoce, la música lo salvó. De no tener qué comer, llegó a posicionarse en cada emisora de radio. Los excesos fueron su quiebre: las drogas, la noche, lo llevaron al pozo más profundo. Pero en medio de todo el mal, encontró la salida.

“Antes estaba en una época muy en la noche de mucho vicio, estaba metido en el reviente. En un momento me encontré en un bar sentado con 20 tipos y decía ‘¿qué hago yo acá? Yo tengo que estar tocando’, entonces fue terapéutico. De un día para otro empecé a dejar el vicio de matarme de lunes a lunes, no soy un santo pero cambie para ganar salud. Si Jóvenes... no tocaba, estaba un mes encerrado y me aburría, salía y agarraba la noche. Entonces me estaba matando, así que dije vamos a hacer algo y fue así. Me costó mucho pero estar tocando me cambió mucho. Lo hice por una necesidad.”

Luego de una infancia, adolescencia y parte de una juventud dura, Toti sentó cabeza, formó una familia y disfruta simplemente de tocar su música y ver una película en casa. Admite que la clave de su bienestar fue mirar para sí y encontrar un lugar donde se sintiera bien.

“Salir de cualquier vicio está muy dentro de uno, a mí me pasó de un día para otro que me planteé qué hago acá. Yo en su momento la pasaba bien, ya después era todo igual. Cuando uno siempre hace lo mismo se aburre. Lo que si les digo es que encuentren su lugar, los que damos vueltas por lugares oscuros que, por ejemplo yo en mi caso tenía la música, yo no tenía un punto seguro, no tenía un lugar feliz en el cual estar. Después aprendí a tomarme un trago en mi casa viendo una película. Lo que hay que encontrar es lo que te hace feliz.”

Los planes con Jóvenes Pordioseros

Después de casi un año en que las giras fueron restringidas y los shows en vivo se veían lejanos a volver, ya es momento de que el rock vuelva a pisar cada rinconcito del país. Así lo advierte Toti que asegura que volver a los escenarios fue algo que no sabían, realmente necesitaban.

“Fue buenísimo, la verdad es que lo necesitaba y estoy viviendo cada recital con todas las ganas. La primera vez estaba con los chicos de PopArt, nuestra productora, y cuando llegue al lugar estaba temblando como cuando tenía 15 años, hacía tanto no tocaba que casi me quedo sin voz en el tercer tema. Encima de que no ensayamos mucho, por la pandemia menos pudimos”, cuenta el vocalista.

Ya para fines de marzo, tienen fechas programadas en el norte, Buenos Aires y Rosario, esperando con ansias que el viaje se expanda al oeste y visitar junto a la banda nuestra provincia.

- ¿Cómo vivieron la pandemia?

- Con la pandemia fue difícil. No somos millonarios. Yo tengo la suerte de que tengo una banda que suena en las radios y puedo sacar discos, sacamos un disco antes de la pandemia y la compañía siempre nos preguntaba si estábamos componiendo pero se que hay otros que se estaban muriendo de hambre. A todos nos pasó que se nos acabaron los ahorros, hubo un momento en que me senté y no tenía ganas de cantar, de mirar tele, de nada. Tener hijos y que después de 10 meses te queden $200 en el bolsillo y ¿quién compra la leche?, incluso tuve que pedir ayuda. Pero gracias a Dios salimos, por suerte tocando y haciendo recitales pude ponerme de pie, y digo esto porque estaría bueno que la gente apoye a los músicos que van a tocar. Por más que no se salte y todo, está bueno ver a una banda que era para poguear verla sentados.

- ¿Piensan visitar las provincias con Jóvenes?

- Ahora tenemos una gira en el norte con Jóvenes... que ya está agotada, vamos a hacer Salta y Jujuy, ya hay más de 10 recitales por delante. Hicimos Temperley, Avellaneda, dos en Capital, venimos bien. Pero ahora queremos meter las provincias. Calculo que vamos a ir a Mendoza, ahora voy yo solo pero siempre nos va bien ahí y ya se está hablando de ir.

- Queremos una anécdota tuya en Mendoza...

- Tengo una anécdota de la primera vez que tocamos en el Gabriela Mistral que había mucha gente y se desbordó, era al aire libre y no sé si había unas vallas. Al tercer o cuarto tema vi una monada de 300 personas saltando y entrando, fue una locura. Incluso en lo personal, tengo a mi ahijada, hace tantos años que voy a Mendoza y me dan cariño y he formado una familia con unos amigos que hoy son mis compadres.

- ¿Están trabajando en algún material nuevo?

- En cuanto a los productores ya me preguntaron si había compuesto algo para el nuevo disco y eso para mi es como que nazca un hijo, siempre tengo temas compuestos, no se si todo bueno o todo malo pero compongo mucho. Por ahí compongo un día y después dos meses no compongo nada. Ahora me lo preguntan y me acuerdo de los meses que estuve sentado sin ganas de hacer nada y siempre hay una luz al final del camino, ahora ya estoy con idea de un nuevo disco. Las cosas siempre se dan, yo soy muy creyente, nunca está de más agradecer y todo surge.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA