miércoles 27 de enero de 2021

Sólo suscriptores
La mezcla de flores con rayas es furor en un look urbano. Lo importante es unir los tonos con distintas estampas.
Espectáculos

Consejos útiles para optimizar tu placard y volverlo fresco y vibrante

Las compras conscientes llegaron para quedarse en esta pandemia. Claves para elegir las prendas básicas, de buena calidad y versátiles que marcan tendencia, en una vida minimalista.

La mezcla de flores con rayas es furor en un look urbano. Lo importante es unir los tonos con distintas estampas.
Sólo suscriptores

Hay un fenómeno indiscutido este 2020 que es la nueva forma de consumo de la gente. Y en ese sentido, la moda sufrió uno de los cambios más abruptos. La baja en las ventas, el descarte de los objetos de lujo y la búsqueda de lo indispensable y cómodo para la rutina se transformaron en los pilares de las grandes marcas y diseñadores, que pensaron la temporada de primavera verano 2020 y 2021 desde esa perspectiva.

Porque la demanda siempre es más importante que la oferta, la vida en plena pandemia para muchos tuvo un giro de 360°. Ya no hay oficina, el trabajo y la vida en familia está condensada dentro del hogar, las salidas acotadas sin eventos de gala son parte de la nueva rutina, que se traslada directamente a la moda y las necesidades del consumidor a la hora de vestirse.

“La calidad y el color tienen mucho que ver a la hora de elegir. No usar solo lo que está de moda, sino buscar algo perdurable en el tiempo en cuanto a los tonos y estampas”, advierte la diseñadora Leticia Girala sobre la importancia de una compra consciente.

En este nuevo ciclo, como cada año hay predominancia de colores, texturas y cortes que marcan la tendencia. Aunque la clave está en que las compras conscientes encuentren un equilibrio entre la moda y las demandas de la vida actual.

Estampas y color, una buena combinación

En la primavera y verano parece que todo vale. Los tonos vibrantes y estampas exóticas están a la orden del día, para lograr una combinación audaz y con estilo.

Una especie de yin y yang donde los tonos claros nunca pasan de moda y le aportan un toque de naturalidad a cada look.

“Este año hay una tendencia en los pasteles y lo opuesto, los colores vibrantes y estampas coloridas, con mucho color. Un color que viene un montón es el lila, los violetas, que es un tono clásico pero hoy hay más variedad en esa gama. Es una temporada muy alegre”.

Animarse a unir estampas en los mismos tonos es una de las tendencias de la temporada.

Si buscamos salir de lo clásico y animarnos a más, la mezcla de estampas es una opción que ya es tendencia, pero es importante saber cómo combinarlo y no sentirse fuera de la esencia de cada uno.

“Se da una combinación de estampas con la predominancia de un color. Si fuera lunares y razas, que sean lunares grandes y rayas chicas, entonces ese juego de estampados pasa como una textura. O mezclar el mismo color con distintos estampados”, aconseja la diseñadora independiente de la marca Mutat.

Un tono que fue tendencia en el invierno y que no puede faltar en el guardarropa es el mostaza. Su gama de colores brinda una posibilidad de combinaciones y texturas. Además su uso puede darse de día y de noche, en prendas o accesorios.

“Lo bueno del mostaza es que tiene una variedad de gamas. Es un color versátil que no lo tenemos incorporado en las combinaciones, pero va perfecto con otros tonos. Podes combinarlo con rojo, bordó, blanco, negro, azul. Antes de elegir un amarillo por ejemplo, que no a todas les queda bien, es mejor optar por el mostaza”.

El mostaza es tendencia esta temporada y su gama de tonos brinda más opciones, a la hora de aportar color en el outfit.

Polleras midi y pantalones con reminiscencias a los ’90

La comodidad de las prendas no solo tiene que ver con las texturas. El corte de los pantalones, polleras o vestidos es fundamental para encontrar la versatilidad que la mujer real busca.

Para satisfacción de muchas, esta temporada continuarán los tiros altos en los pantalones y las polleras midi. Un corte debajo de la rodilla que brinda prestancia y comodidad.

“El año pasado hubo un vuelco al largo midi, que es un largo un poco más que la rodilla y es ideal para una mujer que a partir de las 30 busca sentirse más cómoda para lo cotidiano. Se viene mucha pollera y vestidos largos”.

En cuanto a los pantalones, el denim siempre está a la vanguardia, pero como el clima lo exige, otras texturas livianas juegan fuerte esta temporada, en pescadores, pantalones holgados y vuelven las bermudas pinzadas o a la rodilla, furor en la década del ’90.

Frescos y cómodos, este verano los cortes anchos, al tobillo o largos son tendencia.

“Los pantalones se usan anchos y cortos. O anchos desde la cintura y hasta el piso, no el clásico oxford. Las bermudas vienen mucho también con pinzas, en algunos casos bien marcadas como en los ’90”.

En el diseño, los detalles hacen la diferencia. Por eso este verano continúan los vuelos en las prendas y lazos.

“Continúan los volados en mangas como en el ruedo. Por ejemplo en el ruedo de una falda tipo campana o el ruedo tradicional. Los lazos también son un complemento. Perdemos la noción de la importancia del lazo, que podemos definir la figura con ese elemento, y le da un toque de distinción al outfit”.

Las bermudas pinzadas a la rodilla regresan este verano. El lazo en la cintura es un detalle de diseño y distinción.

Texturas, la clave del confort

El tratamiento de los textiles y la variedad en el mercado es un cambio que se viene desarrollando hace años. Y lo que era moda o la única opción para confeccionar una prenda, hoy es pasado.

Ahora las miradas están puestas en la fidelidad del producto, la comodidad y la calidad del textil, que logre una prenda perdurable y resistente.

“Hoy los pantalones se confeccionan con telas que tienen rebote, con un gran porcentaje de algodón. Pero estéticamente se ve formal por el corte. Lo bueno es que se siga usando y apostando a este tipo de texturas y cortes, más allá de la moda. Encontramos el crepes, como el Armani, el arrugado o el crepe de punto. Es un género que evolucionó un montón y viene con elastano, que es ideal para vestir. Por ejemplo, el Armani es una tela de sastrería, pero que es liviana y fresca. Ideal para un pantalón de temporada”, aclara Leticia Girala sobre las bondades de cada género y la búsqueda de una textura variable.

Las telas evolucionaron con el tiempo y los crepes es uno de los más buscandos en prendas como vestidos y pantalones.

Otra de las telas muy usadas es el morley. Un género con caída, que el corte de la prenda le da la posibilidad de adaptarse al cuerpo, es fresco y moderno para la cotidianidad actual.

Los básicos para tu guardarropas

-Zapatillas urbanas con un toque de formalidad, como brillo o cuero.

-Pañuelos para acompañar el outfit. Sumarlo en la cartera, la presilla del pantalón, en la muñeca, en la cabeza.

-Un quimono con manga al codo. No importa la ocasión de uso y la temporada, lo que varía es la prenda de abajo.

-Una bermuda o short tiro alto.

-Una prenda con estampas, sean flores o lunares, lo que más te identifique pero que sea atemporadal.

-Una remera o camisa blanca de broderie. Un básico que no pierde vigencia y permite jugar con las texturas y la elegancia del look.

Una camisa o remera de broderie no puede faltar en tu look. Nunca pasa de moda y es ideal para el día y la noche.

-Una solera o vestido largo. Liso o estampado, se combina con sandalias o zapatillas. Un básico fundamental para el día o noche.