China censuró el final de “El club de la pelea”

La plataforma de streaming más conocida de China censuró el final de El club de la pelea.
La plataforma de streaming más conocida de China censuró el final de El club de la pelea.

Se trata de la principal plataforma de streaming del país, donde decidieron modificar el final de la cinta en cuya versión original de 1999, el protagonista demuele con explosivos caseros los edificios de entidades crediticias que contenían registros de deudas.

El éxito de los ‘90 “El club de la pelea”, protagonizado por Brad Pitt y Edward Norton sufrió de censura por una plataforma de streaming China. Resulta ser que la película dirigida por David Fincher tuvo un cambio radical luego de que su final fuera censurado y modificado en la plataforma Tencent Video, la principal de streaming del país.

Así lo informó el sitio de noticias especializado Variety. La cinta se volvió muy popular a principios de milenio, luego de su estreno en 1999. En aquel entonces la película, basada en una novela de Chuck Palahniuk, no estuvo exenta de controversia en Estados Unidos a partir de su aproximación nihilista y anarquista que mostraba sabotajes y vandalismo.

Su influencia fue tal que llegó al punto de que en el país las autoridades tuvieron que desbaratar varios casos de Clubes de la pelea reales en los que hombres se reunían a pelear emulando la película.

Los censores del Partido Comunista chino están atentos a mensajes que consideren pueden disrumpir el orden o impactar en métodos criminales e inclusive respecto de la homosexualidad.
Los censores del Partido Comunista chino están atentos a mensajes que consideren pueden disrumpir el orden o impactar en métodos criminales e inclusive respecto de la homosexualidad.

Sin embargo, jamás fue prohibida ni mucho menos censurada. Aunque lo ocurrió lo mismo en el país asiático. En el caso de China, los censores apuntaron concretamente al final de la cinta, en cuya versión original el protagonista demuele con explosivos caseros los edificios de entidades crediticias que contenían registros de deudas, concretado su meta de destruir la civilización moderna.

En la versión de la película de Tencent Video, las imágenes se cortan justo antes de la explosión final y la acción es reemplazada por un sobreimpreso en pantalla que narra los acontecimientos posteriores y modifica radicalmente la historia.

“La Policía rápidamente develó todo el plan y arrestó a los criminales exitosamente evitando que las bombas explotaran. Tras un juicio, Tyler (el protagonista) fue enviado a un manicomio para recibir tratamiento psicológico y fue rehabilitado y liberado en 2012″, indicó el sobreimpreso, en inglés y con la tipografía que manejaba el filme original.

Tratándose de una sociedad muy cerrada, suele ocurrir que los censores del Partido Comunista chino están atentos a mensajes que consideren pueden disrumpir el orden o impactar en métodos criminales e inclusive respecto de la homosexualidad.

Un caso conocido fue el de “Bohemian Rhapsody” (2018), la cinta de Queen en la que eliminaron todas las escenas relativas al tema o en “Alien: Covenant” (2017), cinta de la que también se borró un beso entre androides del mismo “sexo”.

La cinta fue estrenada en un 99%, limitando el final que fue reemplazado por un texto sobreimpreso que contaba los sucesos finales.
La cinta fue estrenada en un 99%, limitando el final que fue reemplazado por un texto sobreimpreso que contaba los sucesos finales.

“Para cualquiera al corriente de cómo funciona el negocio entre el dueño de los derechos de una película y las compañías que se los compran para la distribución en ciertas regiones, es claro que la empresa que adquirió los derechos para el mercado chino le vendió esa versión a Tencent Video”, dijo a Variety una fuente cercana a la plataforma.

Además, un importador de películas dijo al sitio especializado que la práctica es habitual y que “es mejor tener el 99,9 por ciento del filme exhibido legalmente a decenas de millones de personas que no exhibirlo en absoluto”.

Adicionalmente, la cinta no había sido estrenada en China en su momento porque Brad Pitt tenía vedadas sus películas en el país por su participación en “Siete años en el Tíbet” (1997), en la que el personaje que interpreta se hace amigo del Dalai Lama luego de la invasión china al Tíbet, prohibición que terminó en 2016 cuando el país fue parte de la financiación de “Aliados”, protagonizada por el actor.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA