Caloi, sus personajes y el ciclo televisivo que le permitió hablar a través de Clemente

Caloi, sus personajes y el ciclo televisivo que le permitió hablar a través de Clemente
8 de mayo

Es imposible despegar al dibujo de su creador, por eso, a nueve años de su muerte, recordamos tanto al dibujante como a su máximo exponente y el éxito de “Caloi en su tinta”

Pasaron 9 años desde que el padre de Clemente, Carlos Loiseau “Caloi”, decidiera dejar este plano y buscar otros cielos. Hace mucho que no veo a su hijo de tinta siendo recordado en publicaciones, como sí ocurre con los hijos de otros historietistas. Inodoro Pereyra y Mendieta, Mafalda, Patoruzú, o -para los que tenemos algunos años- La vaca Aurora, el Loco Chávez, o Don Fulgencio, fueron parte de nuestra infancia y adolescencia, y pertenecen a una época en que el dibujo también era una forma de comunicar ideas políticas.

Clemente - El inolvidable personaje a través del cual se expresaba

A Caloi se lo señaló como un “informante” durante la dictadura, aunque él aseguró en varias oportunidades que siempre estuvo acorralado por la censura y que solo pudo trabajar cómodo en democracia. “Yo empecé a laburar a los 17 años. Por eso siempre digo que la generación mía estaba signada ya de movida. Porque empecé dos números antes de que el primer o segundo decreto de Onganía cerrara la revista: la famosa tapa de la Morsa. Siempre laburé en condiciones adversas desde el punto de vista de la censura, siempre con milicos. Salvo la época del peronismo, que fue muy breve. Y después, claro, la nueva democracia, desde el 84”, aseguró en una nota realizada por Elvio E. Gandolfo, en 1996 y que aparece en la página web que recuerda su trabajo.

Más allá de la controversia, sus personajes marcaron toda una época en el relieve de la argentinidad al palo. Porque no hay nada más argento que la representación del hincha de fútbol en camiseta, con el bombo, los papelitos, los cantitos, el trapo al viento y el -ya caído en desuso- pañuelo con cuatro nuditos.

Y Clemente era eso, el personajes de la cancha, pero también el erudito, el tanguero y el hombre deslumbrado frente a una mujer voluptuosa como La Mulatona. Sus creaciones tenían toda la inocencia de la que carecían la mordaz Mafalda, el desacatado Patoruzú o el ingenioso Inodoro Pereyra. Y desde esa inocencia, proponía temas sobre los que valía la pena reflexionar.

Clemente nació el 8 de marzo de 1973, pero antes, Caloi había publicado otras historietas en las revistas Tía Vicenta y María Belén. Entre 1968 y 1971 fue dibujante de la revista Análisis en las secciones humorística y política. También en 1968 empezó a trabajar para el diario Clarín.

Durante los años setenta realizó varias campañas publicitarias para los cigarrillos Parliament. En 1970, realizó un cortometraje de dibujos: Las invasiones inglesas, conocido hoy, pero que en su momento pasó inadvertido.

Clemente representó al fútbol en todas sus facetas

La creación por la cual Caloi es mayormente recordado fue un personaje secundario, una mascota dentro de la tira “Bartolo el maquinista”. En principio podía pensarse que Clemente era un ornitorrinco, ya que se trataba de un ser sin alas ni brazos y cubierto de rayas verticales que le rodean el cuerpo en círculos, aunque posteriormente sus formas, sobre todo el hocico, se redondearon.

En Clarín aparecieron desde 1973 las tiras diarias bajo el nombre de Bartolo (el “ornitorrinco era la mascota sin nombre’') y en una página de humor en la revista Viva. Con el paso del tiempo, la tira pasó a llamarse Bartolo y Clemente, luego Clemente y Bartolo, hasta desplazar a Bartolo como personaje principal de la tira, pasándose a llamar “Clemente”.

Caloi participó de la campaña de cigarrillos Parliament

En 1982 el personaje fue llevado a la televisión en un programa donde Caloi era el guionista y director del programa, que ser realizaba con muñecos y que se transmitió diariamente por Canal 13 -con repetidoras en casi todo el país- hasta 1989.

Caloi sin Clemente

Entre 1976 y 1982 colaboró con la revista deportiva El Gráfico. Entre 1981 y 1982 hizo la campaña gráfica de la empresa La Europea. Participó también en campañas de Terrabusi, Cervecería Quilmes, Molinos Río de la Plata, el Programa de Erradicación de la Violencia en los Estadios de Fútbol, Laboratorio B y K, Lotería de Jujuy y Quini 6, entre otras.

En 1987, se realizó una muestra de su obra, denominada “Veinte años no es nada”, visitada por 110 mil personas.

En 2004, Caloi fue declarado “Personalidad destacada de la cultura” y su personaje de historietas más famoso, Clemente, fue nombrado “patrimonio cultural de la ciudad”, por la Legislatura de la Ciudad.

El 10 de marzo de 2009, fue declarado “ciudadano ilustre de Buenos Aires”. Durante el Mundial de Fútbol de 2010 participó con la empresa YPF para una publicidad donde actuaba Clemente, animado en 3 dimensiones. En 2012, la Fundación Konex le otorgó el Premio Konex de Platino en la disciplina Humor e Historieta.

Caloi en su tinta

Con la intención de dar difusión a la animación de autor en la industria cinematográfica, en 1990, creó el ciclo “Caloi en su tinta”, que se emitía por el entonces llamado Canal 7 (hoy TV Pública) por el cual obtuvo numerosos premios y nominaciones. Luego, entre junio y julio de 2002 dirigió un ciclo de microprogramas, nuevamente con Clemente pero en formato de animación 3D.

En 2019, la Secretaría de Cultura de la Nación y el Museo Nacional de Bellas Artes decidieron realizar un ciclo que recordara aquella realización televisiva, y sobre todo para rescatar la memoria, el espíritu y el caudal de “Caloi en su tinta”.

Su recordado ciclo de TV obtuvo numerosos premios

María Verónica Ramirez, directora del mítico programa, recordó su trabajo junto al Negro Caloi. “Lo conocí en 1988 y fue un encuentro realmente extraordinario que produjo una especie de explosión en los dos, hacia lugares nuevos. Fuimos compañeros de vida y de aventuras. Fue mi gran maestro y yo fui su primera lectora”, cuenta en una entrevista realizada en la página del Ministerio de Cultura de la Nación.

Ramírez es una célebre artista plástica, directora de cine y televisión, productora y gestora cultural. El hecho de haber compartido tantos años junto al dibujante, la convierten en la voz en primera persona para recordar aquellos años en los que el éxito de Clemente no tenía final. “Carlos disfrutaba las series de Clemente, donde él se podía ir un poco de la realidad, porque lo coyuntural a veces se le imponía como algo un tanto esclavizante”, destacó en la nota del Ministerio de Cultura.

Por otro lado, y siendo inevitable la comparación con Mafalda en cuanto al mensaje que transmitían ambos dibujos, la productora televisiva recordó que “Carlos lo vió a Quino muy agotado con Mafalda”, en relación a los temas de coyuntura política. Según Ramírez, este fue el motivo por el cual Caloi le dio a Clemente un estilo diferenciador. “Se propuso hacer un personaje mucho más absurdo y más libre. El Negro tenía una ideología muy fuerte, con lo cual opinaba mucho a través de Clemente. Clemente era un alter ego del Negro y era una voz importante, sobre todo en la época de la dictadura”

“El Negro interpretó el inconsciente colectivo, el alma popular y encontró un lenguaje, hasta corporal, de Clemente y esos guiños con el público crearon códigos que el público entendía perfectamente. En el año 1978, el Negro, se convierte en un fenómeno del Mundial con la famosa guerra de los papelitos con José María Muñoz y en 1982, coincidiendo con la Guerra de Malvinas, debuta en televisión con los micros y vuelve a ser un boom”, rememora Verónica.

Por último, quien fuera su más firme aliada en la producción audiovisual de “Caloi en su tinta”, destacó el recuerdo que el público tiene del personaje y sobre todo, del ciclo televisivo “Me encuentro permanentemente con gente que me dice que se ha formado con él, que en el interior se trasladaban del pueblo hasta un televisor para poder ver el programa con amigos y familia. Los distintos programas se han usado en universidades, en escuelas de cine”, cuenta Ramírez.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA