martes 18 de mayo de2021

Amy Huberman, una actriz que supera a su propio personaje de ficción
Espectáculos

Amy Huberman, una actriz que supera a su propio personaje de ficción

Talentosa y divertida, además de hacer el papel protagónico, es la productora y guionista de la serie británica Finding Joy, especial para maratonear este fin de semana

Amy Huberman, una actriz que supera a su propio personaje de ficción

Finding Joy (que en su traducción literal es “Encontrando a Joy” pero también “Encontrando alegría”) es una serie de comedia británica escrita, producida y protagonizada por la actriz irlandesa Amy Huberman, que el 4 de marzo lanzó su segunda temporada en la plataforma Acorn TV, luego del éxito de la primera entrega. La historia trata de una joven (Joy) que, tras pasar por una difícil ruptura amorosa, es sacada de su zona de confort en su rutinario trabajo, en un canal de internet, ya que su parecido físico con la estrella principal del programa mas visto en ese medio la obliga a sustituirla, mientras la verdadera estrella transita la recuperación de una fallida cirugía plástica. El programa consiste en distintas y excéntricas actividades destinadas a ayudar a la gente a encontrar nuevas formas de pasar el tiempo y encontrar felicidad, tales como retiros en silencio, lucha libre, y deportes extremos, todo lo opuesto a la introvertida Joy, quien no tiene más opción que aceptar el nuevo rol en su trabajo.

Amy Huberman creció en Cabinteely, al sur de Dublín, como la segunda de tres hermanos y la única mujer. Su hermano, Mark Huberman , también es actor y trabajó en películas como Boy Eats Girl y en The Clinic como Kieran Miller. Su vocación inicial fue la de trabajadora social, pero cuando encontró la sociedad de teatro, su carrera tomó una dirección diferente.

De 2003 a 2009, Huberman interpretó el papel de Daisy en la serie dramática The Clinic . Sus apariciones en películas incluyen Satellites & Meteorites , y A Film with Me in It , ambas lanzadas en 2008. La novela debut de Huberman, Hello Heartbreak , se publicó el 2 de julio de 2009 y en 2018, Huberman comenzó a escribir y protagonizar la serie de comedia Finding Joy , como el personaje principal Joy.

En esta entrevista exclusiva con Los Andes, una Amy con mucho sentido del humor habla de su profesión, del difícil trabajo de producir, escribir y actuar, y también de su rol de madre, ya que recientemente tuvo a su tercer hijo, Ted.

¿Cuál fue tu inspiración al crear el personaje de Joy?

Mi intención fue mostrar a alguien que está tratando de encontrarse a sí misma en el mundo, en cuanto a los cambios en las relaciones, y en cómo las personas encuentran la felicidad. Cuando me puse a trabajar en el personaje quería que fuera alguien divertido y amable, pero que a la vez realmente quisiera explorar el mundo. Así que buscamos encajar esto en una comedia con humor adulto para que cualquiera que esté en su casa mirando la serie se sienta identificado en cuanto a las parejas, la felicidad y los amigos. Elegimos contar la historia a través de alguien que trabaja muy fuerte en sí misma.

¿Qué diferencia encontras entre solo actuar, y actuar , escribir y producir?

Ay, dios mío, ¡es tanto que no sé qué decir! (se ríe) Hace poco le decía a un conocido: “me encantaría tener el trabajo de alguien que únicamente actúa solo por 20 minutos”. Quiero decir que amo hacer todo, pero hay que ponerle tanta energía durante todo el año, grabando y regrabando, y además también tengo que trabajar en cada uno de los otros personajes de la historia, que toma gran parte de mi tiempo y es lo que he hecho durante los últimos tres años de mi vida, lo cual realmente disfruto. La actuación es un trabajo (vocación), que cuando finalmente lo encuentras, lo descubres, simplemente vas y lo haces. Pero es un poco diferente para mí porque (mientras grabamos) realmente no estoy mirando todo lo demás en el set, y cuando terminamos de grabar, parte de mi trabajo es ser la directora y decirle a los actores “Estuviste brillante! adiós!” y ahí comienza mi parte en la postproducción. Es una clase de presión a la que me someto yo misma. Hay una mirada muy diferente en toda narración, cuando sos actriz tenés un trabajo muy específico y cuando está hecho, ya sabes, no tenés que preocuparte por lo que hacen los otros actores. Pero como directora, tenés que hacer todo y decirle a los demás también que su trabajo es asombroso. Me encanta y amo la posibilidad de aprender de mi trabajo como directora pero a veces me gustaría un poquito volver a ser solo actriz.

¿Qué representa finding joy en tu vida?

¡Representa todo! Siempre quise ser actriz pero también amo el desafío de aprender, quiero decir que mi carrera no ha sido de casualidad, pero sí ha tenido momentos que la han impulsado. Quiero decir que cuando hace un par de años cuando llegué a la televisión con un par de libros, eso sí fue accidental porque no tenía previsto convertirme en una escritora (guionista) sino que trabajé en caracterizar un personaje. Pero amo hacer las dos cosas, mi sueño era escribir una comedia y actuarla. Y ahora presto atención a mi trabajo y pienso “¿Qué pasó acá? puedo hacerlo mejor”. Tiene mucho más sentido para mí trabajar en equipo, aunque lamentablemente a veces no se puede, especialmente cuando trabajas en una comedia y esperas que el proceso se disfrute tanto como el resultado. Quiero decir, hay cosas que hago y que no se comparten: los cambios de último momento, los nervios y los desafíos que se presentan durante la realización. Y es todo parte de la historia y de la experiencia. Siento como si este fuera mi bebé y realmente tengo temor de arruinarlo. Y desde la primera vez, realmente pienso “esto de dirigir, no lo voy a volver a hacer otra vez”, pero luego conservo en mi recuerdo la parte divertida y todo lo bueno que tiene.

¿Por qué elegiste un personaje tan distinto a los que había hecho antes?

Bueno, en realidad lo que hice fue crear un personaje que fuera realmente muy distinto a mí, Joy es muy introvertida y lo divertido fue ponerme en sus zapatos, como por ejemplo mantenerme callada durante una conversación, eso no es algo que yo haría, pero sí es algo propio de Joy y para mí es muy complicado estar en ese lugar. Me encanta cuando ella está en una conversación aburrida y no tiene la obligación de intervenir (se ríe). Sin embargo creo que ella es muy divertida a su manera. Verás, su mundo interior y exterior es muy distinto al mío y me parece una aventura muy entretenida que sea tan diferente.

Acabás de tener tu tercer hijo, ¿cómo haces para llevar adelante la vida de mamá, producir y actuar?

A veces es como un juego. La mejor parte de todo, supongo que es que no trabajo cada uno de los meses del año, ni tengo que viajar o ausentarme cada mes, y ciertamente es muy importante para mí, de última, estar en casa. Es muy diferente para cada persona pero para mí es relativamente fácil concentrar las grabaciones de Finding Joy en un par de semanas y poder disfrutar de tiempo con mis hijos.