Al borde de la maratón: Netflix despliega la filmografía de Pedro Almodóvar

Milena Smit como Ana y Penélope Cruz como Janis Martínez, en "Madres Paralelas".
Milena Smit como Ana y Penélope Cruz como Janis Martínez, en "Madres Paralelas".

La plataforma sumó durante febrero la mayor parte de las películas del manchego a su catálogo.

Cada vez que abren Netflix, los fanáticos de Pedro Almodóvar viven “al borde” de maratonear sus películas. Desde hace un par de semanas que la mayoría de su filmografía llegaró a esta plataforma, para sorpresa no solo de sus espectadores asiduos, sino del público en general.

El despliegue se da a raíz del reciente estreno en la gran N de “Madres paralelas”, su último título, que podría ganar en los próximos Oscar estatuillas a Mejor Banda Sonora y a Mejor Actriz, por una Penélope Cruz que interpreta a una madre soltera que a su vez intenta resolver un dolor familiar, puesto que tiene ancestros fusilados en la Guerra Civil Española.

Lo cierto es que, más allá de “Madres paralelas”, una película con igual cantidad de virtudes y flaquezas, mucho más interesante es zambullirse hasta el fondo en sus películas de décadas pasadas: podrán encontrar allí “Entre tinieblas”, “La ley del deseo”, “Kika”, “Hable con ella”, “¿Qué he hecho yo para merecer esto?”, “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, “La flor de mi secreto”, “La mala educación”, “Tacones lejanos”, “Carne trémula” y “Volver”. Se han ido subiendo por tandas.

Si el lector es como el actor Tom Holland, quien no conoce al manchego, sería una buena oportunidad para entrar en este mundo de rojos furiosos, objetos kitsch, humor negro e historias increíbles. Y, por qué no, hay que dejarse escandalizar también un poco por algunas escenas que hoy son polémicas y que no podrían ser filmadas (en “Kika” encontrarán unas cuantas).

Penélope Cruz en "Volver", disponible en Netflix.
Penélope Cruz en "Volver", disponible en Netflix.

La primera sorpresa es que las copias que se pueden ver son de excelente calidad, tanto de imagen como de audio. En general, nos habíamos acostumbrado a ver sus primeras películas en condiciones que estaban lejos de ser perfectas. La segunda es que falta la película que le valió el Oscar a Mejor Película Extranjera al manchego, “Todo sobre mi madre” (1999), protagonizada por la argentina Cecilia Roth y una joven Penélope Cruz.

Otra sorpresa es que haya sido Netflix quien ponga a disposición de sus usuarios este catálogo, formado por películas que son, ante todo, políticamente incorrectas.

Y tenían una razón para serlo: en sus primeras historias sobre todo, el mensaje de Almodóvar cobraba poder justamente en su irreverencia. Son producto de una agitación cultural que la historia española dio por llamar la “movida madrileña”, en la que una legión de artistas quisieron destapar la olla a presión cultural del franquismo. Tantas décadas de prohibiciones y censura católica dieron como resultado el florecimiento de una contracultura.

Entre tinieblas” (1983) y “¿Qué he hecho yo para merecer esto?” (1984) dan cuenta de un mundo perdulario que se animaba a tomaba las cámaras: prostitución, drogadicción, violencia y todas las “desviaciones” sexuales posibles. El director por esos años reunía al staff de “chicas almodóvar” que lo acompañaría de ahí en adelante (Roth, Carmen Maura, Marisa Paredes, Verónica Forqué -recientemente fallecida-, Chus Lampreave, entre otras) y también descubriría a sus “chicos” predilectos, como Antonio Banderas.

Gael García Bernal en "La mala educación", disponible en Netflix.
Gael García Bernal en "La mala educación", disponible en Netflix.

Se acusa comúnmente al manchego de que se ha “aburguesado” en los últimos años, cuando su aburguesamiento se dio en realidad a finales de los ‘80: desde “Mujeres al borde de un ataque de nervios” que es evidente su interés por el interiorismo, el diseño y las marcas de lujo, al tiempo que se enfocaba cada vez más en narrar historias que ya no solo venían de conventos bizarros o familias pobres disfuncionales.

Al menos desde esta película de 1988, que lo llevó a la vidriera internacional por ser nominada al Oscar de Mejor Película Extranjera, muchos de sus personajes son artistas famosos que visten Armani y viven en exclusivos pisos de lujo en Madrid. Este período va desde “Mujeres...” hasta “La flor de mi secreto” (1995), pasando por “¡Átame!” (no disponible en Netflix, 1989), “Tacones lejanos” (1991) y “Kika” (1993). Aquí conoceremos a otra musa, Victoria Abril.

El peso internacional de “Todo sobre mi madre” le permitió a Almodóvar asentar su estilo. Si hay algo que se le tiene que reconocer es su absoluta coherencia y unidad a lo largo de los años: la mayoría de sus películas están preanunciadas en sus películas anteriores, algunas veces con décadas de diferencia.

Hacia la gran industria

En la última década Almodóvar mira cada vez con más simpatía a Hollywood, una meca para los autores que quieren llegar a las masas. Tal como afirmó, uno de sus grandes impedimentos era la barrera lingüística y el agotamiento que podría significar dirigir en otra cultura, con actores que hablan una lengua que impone otra sensibilidad y con niveles de producción que sobrepasan ampliamente su forma de trabajar, al lado de su hermano Agustín en la productora El Deseo.

El cortometraje “La voz humana”, rodado en plena pandemia, significó para él un ejercicio de estilo con el objetivo de probarse dirigiendo en otro idioma. Contó, claro, con una grandísima actriz como Tilda Swinton, quien con su enorme experiencia simplificó el trabajo. Se entendían perfectamente, dijeron.

Tilda Swinton se convirtió en la primera "chica Almodóvar" de habla inglesa.
Tilda Swinton se convirtió en la primera "chica Almodóvar" de habla inglesa.

Pero es “Manuel de mujeres de la limpieza” el proyecto que hará debutar definitivamente a Pedro Almodóvar en inglés. Ya está en marcha y tendrá como coproductora a Cate Blanchett, quien también interpretará a la protagonista de esta sucesión de relatos, la escritora Lucia Berlin.

Este deslizamiento a la industria de Estados Unidos le permitirá también probar sus mejores cartas, dirigiendo la historia de esta narradora, una madre soltera agobiada por problemas económicos, por el alcoholismo y relacionándose con una variedad enorme de personajes, puesto que vivió en Chile, Alaska, México y otros lugares más.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA