martes 18 de mayo de2021

Política

Estatales, docentes y profesionales reclamaron en todo el país reapertura de paritarias

En las principales ciudades del país hubo movilizaciones. En Buenos Aires fueron desde el Congreso hasta el Ministerio de Educación.

  • martes, 27 de septiembre de 2016

El paro nacional de trabajadores estatales tuvo este mediodía movilizaciones en las principales plazas de todo el país, aunque se sintió con especial fuerza en la provincia de Buenos Aires donde, a las protestas encabezadas por ATE, se sumaron los reclamos de docentes, médicos y judiciales.

En la Ciudad, los estatales marcharon divididos por la interna que enfrenta a la conducción local con la nacional: desde las 11.30, ATE-Capital marchó desde el Congreso Nacional hacia el ministerio de Educación, en tanto que el sector liderado por Hugo "Cachorro" Godoy, se movilizó en sentido opuesto, desde la intersección de las avenidas de Mayo y 9 de Julio con destino al Congreso.

En la provincia de Buenos Aires la medida de fuerza aumentó su potencia por la adhesión de los médicos. Afiliados a la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (Cicop) que cumplen la primera jornada de paro de 48 horas y que destacaron "un alto acatamiento en los 80 hospitales bonaerenses en reclamo de una recomposición salarial 'superior' a la ofrecida por el gobierno provincial".

En tanto, los trabajadores nucleados en la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) llevan adelante la medida de fuerza por 24 horas "ante la negativa del gobierno de reabrir la paritaria salarial" y aseguraron que manifiesta "un alto acatamiento" en las 18 sedes judiciales.

Por su parte, los docentes convocados por Docentes Argentinos Confederados (DAC) registra una adhesión promedio de entre el 90 y el 95 por ciento en la provincia de Buenos Aires, de acuerdo con datos relevados por la FEB.

Como contracara, en Tierra del Fuego el único gremio que se sumó de manera activa a la protesta es el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación Fueguina (Sutef), mientras que por su parte la conducción provincial de ATE afirmó que tendrá una "adhesión simbólica" a la medida de fuerza.

En Tucumán, la provincia más poblada en manos del justicialismo, ATE y los docentes de todos los niveles llevaron adelante la protesta a pesar del anuncio realizado ayer por el gobernador Juan Manzur, quien dispuso el pago de una suma extra de 750 pesos por única vez con el sueldo de setiembre.

Por otra parte, el acatamiento es de casi el 90 por ciento en toda la provincia de Río Negro, donde se da una situación parecida a la que se vive en territorio bonaerense: Al reclamo de ATE se sumaron lo de la Unión de Trabajadores de la Educación de Río Negro (Unter), el Sindicato de Trabajadores Judiciales de Río Negro (Sitrajur), la Asociación de docentes de la Universidad Nacional del Comahue (Adunc), y por el Sindicato de Trabajadores de la Educación de Río Negro (Siter).

Córdoba evaluó disparmente la eficacia de las medidas de fuerza ya que mientras el paro de estatales se cumple con alto acatamiento, el de los docentes está entre un 60 y 70 por ciento de adhesión en Córdoba, según informaron desde la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC).

Mientras tanto, en Catamarca, ATE afirmó que el acatamiento "es superior al 80 por ciento en capital y profundizándose en el interior, especialmente en los municipios y en el sector docente", pero desde casa de gobierno contestaron que "el paro dispuesto por ATE, docentes y otros gremios, tuvo muy escaso acatamiento en Catamarca, y donde las actividades escolares y administrativas, se cumplen normalmente".

En Misiones, a la medida de los estatales se sumó la Unión de Docentes de Misiones, sindicato históricamente aliado al gobierno provincial que también anunció la adhesión al paro nacional en consonancia con lo resuelto por la dirigencia de Ctera.

En Jujuy los gremios agrupados en la Intersindical de Trabajadores del Estado (ITE) de Jujuy realizaron una radio abierta y "volanteada" para rechazar despidos, solicitando la reapertura de paritarias y un aumento salarial del 40 por ciento.

Si bien en Mendoza también hubo movilizaciones de los estatales, según la Dirección General de Escuelas la medida de fuerza fue muy débil por lo que se conoce como "ítem Aula" y que implica que si los docentes no concurren a clase les descuenta el presentismo.