Grandes Valores del Tango cumple 70 años y los festeja en el teatro

Silvio Soldán estará al frente de las funciones del teatro
Silvio Soldán estará al frente de las funciones del teatro

El ciclo de Canal 9 vuelve, en versión teatral a la calle Corrientes, de Buenos Aires, para celebrar su cumpleaños. Silvio Soldán y Guillermito Fernández recuerdan anécdotas del programa

El aniversario número 70 de Grandes Valores del Tango trae de regreso no solo a importantes figuras de la música ciudadana sino también la conducción del mismísimo Silvio Soldán, quien será el encargado de presentar en el escenario del Teatro Astros, de Buenos Aires, durante diez funciones, a músicos y cantores que dieron vida al inolvidable ciclo televisivo.

El debut en el teatro será el 22 de septiembre -con producción de Diego Romay, hijo de Alejandro- y consistirá en un repaso de la historia del ciclo, que comenzó siendo un programa de radio conducido por Alejandro Romay y que, como muchos productos de éxito, tuvo la oportunidad de saltar a la pantalla para agigantar su fama, convirtiéndose en un ícono de la cultura popular.

El genio creador del ciclo

Un joven argentino, de apenas 24 años nacido en la provincia de Tucumán, anuncia la primera emisión radial de Grandes valores del tango con su inconfundible voz, un día del año 1951. El joven se llamaba Alejandro Romay y sin imaginarlo daba vida a una leyenda en la historia de la cultura popular argentina.

A fines de 1963, Alejandro Romay se hacía cargo de Canal 9, y lo que empezó siendo un éxito radial pasó a la televisión. Nombres históricos del mundo del espectáculo, como Hugo del Carril, Juan Carlos Thorry, Tito Lusiardo, se hicieron cargo del programa, hasta que en 1972 Romay le propone la conducción a un carismático locutor llamado Silvio Soldán para que se hiciera cargo. Y lo fue hasta el final, en 1992.

Romay padre e hijo

Diego Romay cuenta el presente del proyecto y la iniciativa de rescatar uno de los programas que marcó a generaciones de televidentes. “Para explicar esto que van a ver en pocos días -dice- hay que remontarse a un almuerzo que organizó mi padre allá por 1997 en su casa. Invita a toda la familia Mores, con Mariano a la cabeza, claro. Y ahí, entre anécdotas y complicidades, Mariano le dice a mi viejo: -Romay, ¡hay que volver a hacer Grandes Valores del Tango! ¡Tenemos que recuperar este éxito! Mi viejo le dice ‘sí, claro’, pero por decir. Y pasó”, recuerda al hijo de Alejandro Romay, y continúa: “Pasó mucho tiempo hasta que hace poco, un día me llama Julio Gallo, el dueño del Astral, que se iba Martín Bossi, me dice: ‘-¿Qué podemos hacer, Diego?’ Y fue increíble: 24 horas después apoyé la cabeza en la almohada y es como si hubiese tenido un flashback y recuperado aquella imagen del diálogo entre mi viejo y Mariano Mores. Y me dije: hay que llevar Grandes Valores a la calle Corrientes”.

Ahora retrocede en el túnel del tiempo y dimensiona el fenómeno: “El programa atravesó la historia de la televisión argentina”, resalta Romay. “Hay que pensar que arranca en radio Libertad, desembarca en la televisión de los ‘60, hace los ‘70, los ‘80 y recién se va a despedir a comienzos de los ‘90″.

A medida que la tele se iba transformando y se iba haciendo más competitiva, sobre todo a partir de los ‘80, Grandes Valores empezó a buscar formas de aggiornarse, de ahí los cruces que comenzaron a hacer con otros géneros como folklore, melódico y rock (un muy joven Fito Páez). “Recuerdo a mi padre dándole El 9 de Oro a don Atahualpa Yupanqui, o a Valeria Lynch en el Hotel Alvear. ¡Es que venían todos, incluso artistas internacionales! Julio Iglesias, Django, José Vélez y la Pantoja, entre otros”, agrega.

Antes que Soldán

Es imposible hablar de Grandes Valores sin pensar en “Guillermito” Fernández, -apodo que aborrece- que con sólo 12 años ya estaba debutando en el ciclo, antes del ingreso de Silvio Soldán. “El que me lleva al programa es Hugo del Carril, nada menos. El mismo día de mi debut cantaba el Polaco Goyeneche. Después de mi actuación me lleva a un pasillo y me dice: -Pibe, ¿te animás a cantar conmigo? - ¿Cuándo?, le digo, -Hoy. ¿Sabés alguno mío? Yo los sabía todos. ¡El Polaco era mi ídolo! Cantamos el vals ‘Quiero huir de mí’. Y así comenzó mi vida en Grandes Valores del Tango”, recuerda Guillermito, el apodo vigente, más allá de las canas y sus 64 años.

En cuanto a la figura de Alejandro Romay, el cantante lo recuerda emotivo: “Fue una persona muy importante en mi vida. Cuando yo tenía 13 años mi padre tenía una Sociedad crediticia que habían puesto entre cinco socios y un día uno agarró todo el dinero y se fue. Mi papá entró en una gran depresión, se metió en una cama, perdimos casa, perdimos todo, absolutamente todo, el trabajo de toda una vida. Por esa época, yo justo entraba a Grandes Valores. Al tercer programa ya era muy reconocido, entonces lo fui a ver a Alejandro Romay, le cuento lo que me pasa y él, muy cariñoso, lo llama al jefe de contrataciones y le dice que me firme un contrato por todo el año y me lo pague todo junto”, rememora. “Así que ese día, me acuerdo, me fui a casa con una bolsa de plata. Con esa plata compramos un departamento, el mismo departamento donde yo vivo ahora”, evoca emocionado Fernández.

El trébol de Piazzolla

Silvio Soldán, quien estuvo tres décadas a la cabeza del ciclo, recuerda una anécdota con Piazzolla: “Astor era muy crítico del programa. Decía que lo nuestro era tango viejo. Pero también, siempre fue de alimentar polémicas justo antes de algún show o lanzamiento: entendía muy bien el factor promoción. Un día nos animamos y lo invitamos para un gran homenaje y, para nuestra sorpresa, dijo que sí. La pasó bárbaro y me acuerdo que le entregué El Trébol de la Buena Suerte de Héctor Pérez Pícaro”, recuerda.

Borges y el tango

Entre tantos grandes momentos, Soldán no duda poner en la cima del podio la vez que invitaron a Jorge Luis Borges. “Un gran momento, pero a la vez me hizo sudar, con ese hablar titubeante tan de Borges, me contradecía todo el tiempo. Pero se le transformó la cara de alegría en la parte del programa en la que Ángel Cárdenas cantó varias de sus maravillosas milongas”.

El show en el Teatro Astral

Una biopic tanguera musical, así podría definirse este homenaje pergeñado por Diego Romay que tendrá a Soldán como maestro de ceremonias, claro. Un postre para disfrutar durante 10 noches en el Astral, con estos ingredientes: una orquesta en vivo de 12 músicos del Teatro Colón dirigidos por Lisandro Adrover y 10 bailarines de tango bajo la dirección coreográfica de Germán Cornejo. Un elenco que reúne a los artistas que se hicieron famosos en el mítico programa: Guillermo Fernández, María José Mentana, Alberto Bianco, Nestor Rolán, Luis Filipelli, Guillermo Galvé, Roxana Fontán, además de Raúl Lavié y Néstor Fabián, entre otras sorpresas.

Los artistas invitados

--Guillermo Galvé (el 22 de septiembre).

--María Garay (23 y 24).

--Raúl Lavié (25 y 29).

--Raúl Lavié & Ricardo Chiqui Pereyra (28).

--Luis Filipelli (30).

--Amelita Baltar y Hugo Marcel (1 octubre).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA