domingo 29 de noviembre de 2020

Le pregunto al patriótico Máximo Kirchner, ¿cómo se hace para acumular 200 millones con tanta rapidez en este país?
Escribe el Lector

Un país que duele

Señores del gobiernos, diputados, senadores, peronistas, camporistas, oposición... ¿Qué impuesto más le falta cobrar para que sigamos trabajando libremente como ustedes reclaman?

  • domingo, 22 de noviembre de 2020
Le pregunto al patriótico Máximo Kirchner, ¿cómo se hace para acumular 200 millones con tanta rapidez en este país?

¿La verdad nos hacen reir o llorar? Hay que lustrar el ánimo para seguir adelante, cuanto más nos duela más tengamos una sonrisa.

Le pregunto al patriótico Máximo Kirchner, ¿cómo se hace para acumular 200 millones con tanta rapidez en este país?

Señores del gobiernos, diputados, senadores, peronistas, camporistas, oposición... ¿Qué impuesto más le falta cobrar para que sigamos trabajando libremente como ustedes reclaman?

¿Por qué agrandamos el universo de subsidiados y nuestra eterna pobreza? ¿Por qué a través del empresariado no hacemos que los jóvenes sean tomados para crearle una cultura del trabajo y alimentar su dignidad de ser? Apoyar con una rebaja en el impuesto previsional y subsidiar pequeñamente dicho trabajo.

Este país se tiene que ordenar de alguna forma, porque los políticos de hoy tienen los mismos derechos que los monarcas. Los impuestos caen sobre los ciudadanos y a ellos no se les toca un pelo.

¿Por qué los sindicatos no tienen las mismas inspecciones que las empresas? La razón de los empleados en negro son culpa de ustedes, sindicalistas y políticos.

Les pido por favor no se comparen con los políticos del norte, un político de allá gana 500 dólares más que un doctor, nada más. ¿Y por qué ustedes con sus sueldos tan altos pueden dolarizarse y a nosotros nos piden que ahorremos pesos?

Pregunto, se me puso en la cabeza, ¿por qué no abren las escuelas mientras los casinos están funcionando?

Termino con el impuesto a la riqueza, no será pan fresco para hoy y si será hambre para mañana. ¿Saben por qué? Porque la solidaridad es dar humanamente y ustedes han creado desconfianza y hacen huir a los inversionistas.  Muchos se van porque ustedes están en los negociados. Les escribe una nonna inmigrante que siempre puso sal en el agua de la pasta.