Mendocinos...

Mendocinos...
Imagen ilustrativa / Foto: José Gutiérrez

No podemos quedarnos callados con las injusticias y desmanes de este gobierno. Por eso apelo a mis compatriotas mendocinos, porque conozco su accionar, su arrojo, su valentía, su ánimo y valor.

Hagamos renacer el orgullo de ser mendocinos. ¿Dónde están esos pobladores, invencibles luchadores, que se le notaba en el rostro que nada ni nadie los iba a doblegar porque estaban juntos, porque bregaban hombro con hombro contra cualquier adversidad, porque tenían el orgullo de ser mendocinos?

Pueblo de Mendoza, pongámonos de pie, dejemos la amargura, dejemos el pesar, el tormento y el dolor. Cuando uno quiere todo se puede. Con voluntad, con ánimo, con energía, con amor, con cariño, todo se consigue y Dios no nos puede abandonar.

Acuérdense que Dios dijo ayúdate si quieres que te ayude. Pongámonos a trabajar, escuchemos al necesitado, ayudémoslo, seamos solidarios, no pensemos solo en nosotros, miremos un poco y veremos que hay muchos en peores condiciones que nosotros.

Luchemos, luchemos, algo conseguiremos. Si no vemos el resultado nosotros, nuestros hijos sí lo verán. ¿Y que son nuestros hijos sino una prolongación de nuestras vidas?

No podemos quedarnos callados con las injusticias y desmanes de este gobierno. Por eso apelo a mis compatriotas mendocinos, porque conozco su accionar, su arrojo, su valentía, su ánimo y valor. Si no hubiera sido así, San Martín no hubiera alcanzado a realizar su extraordinaria campaña.

Mendocinos cambiemos nuestro miedo, nuestro encierro, nuestra amargura y decepción que tenemos con los dirigentes, por ilusión, esperanza que si dejamos la apatía y nos ponemos a trabajar para mejorar la Argentina lo conseguiremos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA