Magnicidio moral

Imagen ilustrativa / Gentileza
Imagen ilustrativa / Gentileza

El autor de la nota escribe sobre el evento nuclear de Hiroshima.

Primeras horas de la mañana del 6 de agosto de 1945. Un pesado cuatrimotor B-29 del 509° Escuadrón, el “EnolaGay”, prosigue su navegación a gran altura, confundido con la noche, hacia el blanco que decidirá la ruleta de la meteorología: las ciudades de Kokura, Hiroshima o Nagasaki. Hay que torcer la voluntad de continuar la guerra: ha sentenciado la conducción estratégica. La obsesión de los tripulantes: no tienen que fallar.

Llevan una sola bomba. El piloto, coronel Paul W. Tibbets, es el único que conoce su extraordinario poder. Faltan aún tres horas de vuelo. Lejos, allá abajo, miles de familias duermen a la espera de la luz de un nuevo día.

Son las 6.15. “Lanzamiento sin novedad”, transmite Thomas Farabee, el bombardero responsable de abrir las compuertas del avión.

Tres minutos más tarde, un terrible hongo asesino “ilumina” la vida de 343 mil habitantes. Hiroshima ha sido destruida.

Hace 76 años, el hombre causó una grave herida en el corazón de la humanidad. El general Tibbets nunca se arrepintió por haber cumplido con su  deber.  Los historiadores aun discuten razones, lo hacen escondidos para no ver las lágrimas en el rostro de Dios.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA