viernes 22 de enero de 2021

El Lobo sigue vivo: esta historia continuará
+ Deportes

El Lobo sigue vivo: esta historia continuará

Gimnasia y Esgrima igualó agónicamente con Almagro en el partido de ida del Reducido y definirá en 7 días el pasaje a la próxima etapa.

  • martes, 7 de mayo de 2019
El Lobo sigue vivo: esta historia continuará

Con un agónico misil de Pablo Cortizo, Gimnasia y Esgrima rescató un empate en el Legrotaglie ante Almagro y ahora definirá su clasificación a la próxima instancia del Torneo Reducido por el segundo ascenso a Primera, en José Ingenieros.

Gimnasia tuvo una pésima noche frente a Almagro y apenas igualó 1-1 en el duelo de ida de este Octogonal final por el segundo ascenso. El Tricolor tiene ventaja deportiva y el Lobo está obligado a ganar el juego de vuelta para clasificar.  

Un vaivén de emociones fue la primera etapa para el hincha mensana. El Lobo no jugó bien, dividió el balón y sufrió en algunos lapsos los desbordes de Acosta. Sin embargo, le alcanzó para generar las chances más claras de estos primeros 45 minutos. La velocidad de Pato Cucchi fue clave en la primera acción que tapó muy bien Ramírez. El 4-4-2 del local se medía ante el 4-3-3 que proponía el conjunto bonaerense, donde había intención de hacer ancho el campo de juego y saltar la zona media con lanzamientos largos. Gimnasia padeció esos primeros minutos porque se apuró en sus decisiones a la hora de jugar el balón. La intención de buscar segundas acciones desde lanzamientos frontales no prosperó. Recién cuando los carrileros se ubicaron como extremos (jugando mano a mano con los defensores) llegaron los mejores momentos.

Dos cabezazos de Matos que se fueron desviados, un remate de Bazán que complicó a Ramírez y uno de Aguirre apenas desviado se anotaron entre las más claras. En el otro arco, Marchiori tapó un cabezazo de Arrechea que tenía destino de red. Emociones no faltaron, es cierto, pero las formas para encontrarlas no parecieron las aconsejadas.

Por momentos, Cucchi y Matos parecieron demasiado aislados de la conexión ofensiva y pasaron más tiempo corriendo el balón que con él bajo su posesión. Tarea para Bianco de cara al complemento: conseguir que Baldunciel y Bazán entraran en el circuito de juego.

Almagro es un equipo en racha y como tal es difícil darle un golpe de nocaut. Gimnasia sabía que debía crecer en lo futbolístico para quedar bien parado de cara al choque de vuelta y por eso salió a jugar más adelantado en el campo. Sin embargo, siguió dividiendo el balón y los espacios a espalda de Cortizo comenzaron a aparecer. Bianco mandaba a la cancha a Bauza en busca de creación y Almagro empezaba a jugar con la paciencia ajena. En las tribunas había grito de guerra y el Mensana empujaba con más orgullo que ideas. El gol de la visita fue un baldazo de agua fría. El grito de todo el banco tricolor pudo oirse frente al silencio de los hinchas. Sin arriesgar demasiado, los de José Ingenieros estaban arriba en el marcador, aprovechando una gruesa falla defensiva y con la complicidad del reloj pesando en los hombres mensanas.

Esa ventaja terminó siendo decisiva para el resto del encuentro: Gimnasia lo fue a buscar desesperado y la visita jugó con espacios para contragolpear. El empate final tuvo poco sabor y habrá que esperar unos días para saber su real valor.


Por las redes