martes 18 de mayo de2021

Pandemia, otro error y nuevo enojo de Chile
Pandemia, otro error y nuevo enojo de Chile.
Editorial

Pandemia, otro error y nuevo enojo de Chile

Lamentablemente, no fue éste el primer incidente de la Argentina con Chile y otros países vecinos y de otras partes del mundo en tiempos de pandemia.

  • lunes, 12 de abril de 2021
Pandemia, otro error y nuevo enojo de Chile
Pandemia, otro error y nuevo enojo de Chile.

El jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, brindó en una entrevista televisiva un dato equivocado sobre la vacunación en Chile, lo que dio paso a críticas en el vecino país, especialmente de parte de un funcionario del gobierno del presidente Piñera.

En sus declaraciones a un canal de TV de Buenos Aires, Cafiero dijo que el gobierno trasandino solamente recibió 30.000 vacunas contra el coronavirus del laboratorio Pfizer, cuando el número correcto de dosis arribadas es cercano a los 2 millones.

Con énfasis, el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales de Chile precisó, a través de un informe por redes sociales y también ante otra requisitoria periodística, que con un envío que debía llegar esta semana a Santiago el número exacto sería de 1.886.625 dosis.

Una respuesta contundente a un funcionario argentino que, a no dudarlo, improvisó una respuesta sin verificar números.

Lamentablemente, no fue éste el primer incidente de la Argentina con Chile y otros países vecinos y de otras partes del mundo en tiempos de pandemia.

Debe recordarse que el año pasado en más de una ocasión cifras comparativas aportadas por el presidente de la Nación, a través de sus famosas “filminas”, generaron controversias y más de una corrección oficial posterior.

El error del jefe de Gabinete de ministros se produjo a raíz de las consultas periodísticas por un tema que sigue demandando explicaciones que deben salir desde el ámbito oficial: saber por qué no prosperó el acuerdo con Pfizer para la venta de vacunas contra el Covid-19 a nuestro país.

El máximo funcionario nacional después del presidente Fernández justificó la lentitud en el proceso de vacunación en la Argentina, entre otras razones, a las inconclusas negociaciones con el citado laboratorio estadounidense, al que, además, responsabilizó a dicha empresa de incumplimientos en la región y en ese momento fue cuando lanzó su fallido ejemplo sobre Chile.

Está claro que la no concreción del acuerdo con Pfizer produjo serios problemas en el ya lento proceso de llegada de vacunas que afronta la Argentina.

Es por ello que legisladores de la oposición han sugerido en el ámbito del Congreso la necesidad de retomar negociaciones con el citado laboratorio tratando de dejar de lado los inconvenientes que hubiesen surgido en su momento.

Esto, a raíz del informe presencial que ofreció la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien afirmó que el Gobierno busca llegar a acuerdos con otros proveedores internacionales para acelerar los tiempos de inoculación.

La negación que los funcionarios nacionales muestran con Pfizer siguen alimentando sospechas de una situación incorrecta en el plano de la negociación comercial entre las partes.

Sin embargo, este importante detalle ya no tendría que servir de justificativo para las autoridades por el irregular manejo del plan de vacunación a raíz de la lenta llegada de dosis desde distintos lugares.

Y menos aún pretender involucrar a otro país, como hizo Santiago Cafiero con Chile, en un problema que solo atañe al gobierno argentino.