La política, siempre tentada con el cambio de reglas

Sergio Uñac, gobernador de San Juan
Sergio Uñac, gobernador de San Juan

La calidad de las instituciones arranca por la tranquilidad de la gente para elegir a sus representantes. Por ello los mecanismos de selección de éstos mediante el voto popular deben ser siempre claros y preferentemente duraderos.

Por iniciativa del oficialismo justicialista, la Legislatura de San Juan acaba de aprobar un nuevo código electoral provincial que restablece el muy polémico sistema conocido como Ley de Lemas, que en la provincia vecina había sido derogado en 1999.

La medida recibió críticas de la oposición sanjuanina, que no acompañó con su voto por considerar que forma parte de una estrategia alentada por el gobernador justicialista Sergio Uñac con propósitos electorales, ya que se suma a la suspensión de las PASO, dispuesta por el Ejecutivo de la provincia vecina en diciembre último.

Para hacer posible la iniciativa en esta oportunidad el justicialismo sanjuanino logró los dos tercios de votos reglamentarios para la modificación del mecanismo electoral, generando la queja y seguro reclamo ante la Justicia por parte de la oposición, ya que quedó sin efecto la legislación que no permitía modificar el sistema electoral 18 meses antes de la convocatoria a elecciones.

Si bien el nuevo modelo de votación ha sido denominado Sistema de Participación Democrática Abierta, responde claramente a las características del muy criticado mecanismo de los lemas, ya que, como se indica en el texto aprobado en San Juan, habilita “subagrupaciones” dentro de una misma agrupación o partido político.

No sólo se vuelve en el tiempo con un modelo de elección que le resta legitimidad a quien resulte ganador, sino que, fundamentalmente, se desvirtúa la importancia de la participación ciudadana en la selección de los candidatos a través de las primarias abiertas.

Con las PASO el votante puede decidir a qué candidato apoyar cuando hay más de una opción en el espacio partidario de su predilección.

Las primarias tienen el sentido de comprometer a la ciudadanía en la resolución de las internas de partidos o coaliciones, con el propósito de dejar de lado la resolución de candidaturas frecuentemente amañadas por la política tradicional.

En cambio, con el sistema que vuelve a implementar San Juan, y que ha regido o sigue rigiendo en algunas jurisdicciones, cuando el elector emite su voto lo hace en el mismo acto por un frente o partido, que es el lema, y por una lista, el sublema.

En el escrutinio se suman los votos de cada uno de los sublemas y resulta ganador el lema que tenga mayor cantidad de sufragios.

De esta manera puede ser vencedor un candidato que no haya obtenido la mayor cantidad de votos. Ejemplos de hay muchos en la historia electoral reciente del país.

Independientemente del rumbo que tome esta controvertida decisión del justicialismo gobernante en San Juan, ya que se debe esperar un planteo de la oposición ante la Justicia, lo que preocupa una vez más es la permanente inclinación de la dirigencia argentina a cambiar en forma constante las reglas de juego de la política.

El año pasado, con el argumento de la pandemia de coronavirus, se trasladaron las fechas de las primarias y de las elecciones legislativas. Y este año ya trascendió que en el oficialismo nacional se ha hablado de la posibilidad de suspender las PASO de 2023, aunque desde el Gobierno lo negaron insistentemente.

La calidad de las instituciones arranca por la tranquilidad de la gente para elegir a sus representantes. Por ello los mecanismos de selección de éstos mediante el voto popular deben ser siempre claros y preferentemente duraderos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA