sábado 19 de junio de2021

Elecciones unificadas: sensatez ante el actual contexto
Imagen ilustrativa / Foto: Archivo
Editorial

Elecciones unificadas: sensatez ante el actual contexto

Se trata de una saludable muestra de que, con consenso, y especialmente con criterio, sin modificar las reglas de juego electorales vigentes (primarias y generales) se puede cumplir con el sano ejercicio ciudadano de elegir a sus representantes.

  • viernes, 14 de mayo de 2021
Elecciones unificadas: sensatez ante el actual contexto
Imagen ilustrativa / Foto: Archivo

El gobierno local decidió unificar las próximas elecciones legislativas provinciales con las nacionales. La legislación electoral vigente en Mendoza dispone que los comicios de mitad de mandato para elegir senadores y diputados tienen que ser convocados en febrero y abril, en este caso del año 2022. Pero el gobernador Suárez, haciendo uso de sus facultades, anunció en su reciente mensaje ante la Asamblea Legislativa su decisión de unificar la convocatoria con la nacional.

En más de una oportunidad, desde este espacio hemos alentado el desdoblamiento electoral como mecanismo apropiado para que la ciudadanía elija a sus representantes ponderando por separado las gestiones nacionales y provinciales. En ese marco, y por una cuestión de cercanía con la gente, también llega a ser significativo que la elección de los intendentes se pueda resolver en fechas especialmente convocadas a tal fin. Se trata, en la práctica, de opciones con las que se pretende atenuar los efectos de las muy criticadas listas sábana, que gran parte de la dirigencia política parece cada vez más reticente a erradicar de las mesas de votación.

Pero, en esta ocasión la unificación de elecciones resulta práctica y, a la vez, conducente a un importante ahorro por parte del Estado; en este caso puntual, para las arcas provinciales. Es un detalle importante teniendo en cuenta las dificultades en materia fiscal derivadas de la caída de la recaudación por la crisis económica general. Todo esto, sin dejar de admitir el válido juego de conveniencias políticas, que surge de la eventual ponderación popular que se tenga de la administración local y de los eventuales candidatos que proponga el oficialismo para ocupar bancas en el Congreso. Es una potestad que se entiende como válida a favor de quien ostenta ocasionalmente el poder.

Además, en otro año crítico por la incertidumbre que genera la larga pandemia, con la siempre latente posibilidad de restricciones a las actividades, la lentitud del proceso de vacunación y el tremendo deterioro que en casi todos los niveles sufre la economía, no resultaba a priori recomendable someter a la población a un calendario electoral prolongado.

En esa línea, la dirigencia partidaria local en general, sin distinción de colores partidarios, optó en forma mayoritaria por un solo llamado a los mendocinos para cumplir con el deber ciudadano de votar. Y es en el plano departamental donde más se distingue esta unidad de criterios, puesto que el aquí opositor Frente de Todos tiene a 6 representantes de su espacio al frente de 6 de las 18 comunas y varios de ellos ya se sumaron a la fecha única promovida por el gobernador Suárez.

En síntesis, una saludable muestra de que, con consenso, y especialmente con criterio, sin modificar las reglas de juego electorales vigentes (primarias y generales) se puede cumplir con el sano ejercicio ciudadano de elegir a sus representantes. Una vez en el año es suficiente ante la dura realidad que nos toca enfrentar.