El aumento del dólar producto de la desconfianza

Dólares
Dólares

La administración que encabeza Alberto Fernández no genera confianza entre los operadores económicos, lo que enrarece aún más el clima de negocios y eleva la cotización del dólar.

La tendencia a la suba se acentuó en los últimos días en el dólar blue, que se pacta libremente entre privados, y en otras operaciones que se realizan sobre bonos y acciones, que no se registran en los mercados oficiales. En Argentina se privilegia este tipo de transacciones dado el cepo sobre la moneda norteamericana que estableció el Banco Central. En forma paralela, la Comisión Nacional de Valores introdujo un sinnúmero de trabas para impedir operaciones corrientes entre empresas y particulares que, a través de distintos bonos, se hacían de dólares billetes para sus actividades, o bien como reserva de valor.

Los impedimentos en los mercados cambiario y financiero obligan a ahorristas y a muchas compañías a acudir a otro tipo de plataformas para tener la moneda norteamericana.

La administración que encabeza Alberto Fernández no genera confianza entre los operadores económicos, lo que enrarece aún más el clima de negocios. El Presidente acude a reuniones personales o grupales con empresarios, además de sus exposiciones en foros y conferencias, en las que alienta al sector productivo a invertir y a ganar nuevos mercados.

Sin embargo, esa actitud positiva contrasta en horas con las de sus subordinados, que a través de simples resoluciones o decretos asumen acciones que impiden un mayor crecimiento de la actividad económica.

El ejemplo más palpable es el almuerzo que mantuvo el jefe del Estado con los representantes de una decena de empresas líderes, en el que reiteró su vocación al diálogo y a la búsqueda en común de soluciones a los problemas locales. Horas después, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, dictó un congelamiento inconsulto de precios de 1.432 artículos hasta el 7 de enero próximo.

Analistas y gran parte de la sociedad presumen que luego de las elecciones del 14 de noviembre se producirá un descontrol de precios y una depreciación del valor de la moneda. Esta presunción lleva a inversores y a ahorristas a refugiarse en el dólar para preservar el valor de sus bienes.

El gobierno de Alberto Fernández necesita de un acuerdo con el FMI para sortear el pago de obligaciones millonarias a partir de marzo de 2022, con escasas reservas líquidas en el Banco Central. Pese a esa necesidad, el Presidente, la vicepresidenta Cristina Kirchner y las principales figuras del Gobierno asumen en las tribunas partidarias una posición crítica contra el organismo financiero.

Esta suma de dislates empeora la confianza necesaria que requiere la moneda nacional para ser aceptada como reserva de valor.

La suba del dólar se mantendrá hasta tanto el Gobierno dé señales de coherencia y defina un plan que sirva como ancla de las principales variables, incluido el tipo de cambio. Caso contrario, los distintos tipos de cepo serán insuficientes para contener la desconfianza de los agentes económicos y, por ende, se acentuará la depreciación del peso, lo que empeora las condiciones de vida de todos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA