martes 27 de octubre de 2020

Una familia tipo debe gastar al menos $ 40.175,96 por mes para cubrir el 100% de sus necesidades.
Economía

Ya se necesita ganar más de $ 40.000 para no ser pobre en Mendoza

La medición se realiza en función del nivel de gastos de una familia compuesta por un hombre de 35 años, su cónyuge de 32, una hija de 8 y un hijo de cinco años

Una familia tipo debe gastar al menos $ 40.175,96 por mes para cubrir el 100% de sus necesidades.

La Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) publicó su medición de la Canasta Básica Total (CBT) para el mes de agosto. El estudio determinó que una familia tipo debe gastar al menos $ 40.175,96 por mes para cubrir el 100% de sus necesidades. Esto incluye los costos de alimentos, servicios e insumos médicos, entre otros, dentro de Mendoza.

Es importante aclarar, que la medición se realiza en función del nivel de gastos de una familia compuesta por un hombre de 35 años, su cónyuge de 32, una hija de 8 y un hijo de cinco años. Sin embargo cualquier grupo familiar cuyos ingresos sean inferiores al valor de la CBT, sin importar cuántos integrantes tenga, será considerado “pobre” por los organismo de estadísticas.

En tanto, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) se ubicó en agosto en $ 15.511,95. Ese valor representa el total de gastos que debe realizar una familia tipo para cubrir exclusivamente sus necesidades alimentarias. Como el estudio no toma en cuenta ningún tipo de servicio, se considera que los grupos familiares cuyos ingresos no alcanzan a cubrir la CBA se encuentran en una situación de “indigencia”.

Por encima de la inflación

En el acumulado de los primeros ocho meses del 2020, tanto la Canasta Básica Alimentaria como la Canasta Básica Total registraron incrementos superiores a la inflación general. Según la DEIE, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) tuvo un incremento del 18,5% durante ese período, mientras que la CBA aumentó 22,6% y la CBT subió 20,8%.

Esto quiere decir, que los insumos básicos que necesita una familia para vivir tuvieron incrementos de precios más altos que el promedio genera de todos los productos y servicios de la economía. Esto, dentro de un escenario con ajustes salariales limitados por la baja actividad económica y las restricciones derivadas de la pandemia del coronavirus. De hecho, miles trabajadores han cobrado porcentajes reducidos de sus sueldos, debido a que no han trabajo jornada completa o sus actividades directamente han sido restringidas por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

Por si fuera poco, en el segundo trimestre del año se perdieron 56.320 empleos en el Gran Mendoza, de acuerdo al último estudio de mercado laboral publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos#(Indec). Aun no hay datos referentes al mes de agosto, pero el escenario muestra una realidad preocupante para el sector asalariado de la provincia.