Viajes: el FMI le marca el camino al Gobierno para ir a un acuerdo

La nueva disposición del Banco Central afecta a los argentinos que quieren viajar al exterior.
La nueva disposición del Banco Central afecta a los argentinos que quieren viajar al exterior.

Cerruti aseguró que son “temporales” las restricciones de crédito para viajar al exterior. En la Casa Rosada dicen que “hay que cuidar los dólares”. Se vienen más medidas de corte impopular.

La prohibición para vender pasajes al exterior en cuotas es parte del reajuste de la política económica del Gobierno para poder sellar un acuerdo con el staff del Fondo Monetario Internacional (FMI). La “buena voluntad” comenzó a materializarse en acciones para cuidar cada dólar y empezar a construir capacidad de pago de los compromisos externos.

En la Casa Rosada trataron de calmar los ánimos a través de la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, quien improvisó una conferencia de prensa para indicar que la resolución del Banco Central era “temporal” y apunta a “terminar de encaminar” las discusiones con el Fondo.

Fuentes oficiales consultadas por Los Andes graficaron la situación con más contundencia. “No hay dólares”, reconocieron y adelantaron que los próximos movimientos se centrarán en cuidar las reservas para garantizar el flujo de divisas que demandan la importación de insumos y de bienes de capital.

“En el FMI piden que no se regalen los dólares”, dicen en el Gobierno nacional para justificar el camino que se emprendió, que incluirá otras medidas urgentes y de impacto directo en las cuentas públicas, y en muchos casos antipopulares porque afectará los intereses de los sectores sociales más pudientes. El ajuste está en marcha y avanzará rápido.

En ese contexto, el ministro de Economía, Martin Guzmán, anunció un nuevo recorte en la proyección de déficit fiscal primario previsto para 2021: la bajó al 3,5% del PIB. “La emisión repercute fuertemente en la inflación y mete presiones en el tipo de cambio, así que esta reducción de déficit tiene que ver con los equilibrios macroeconómicos que busca Guzmán”, dijo un funcionario de Economía a este medio.

En el horizonte se vislumbra otra medida de impacto, que tiene que ver con el recorte de los subsidios para las tarifas de los servicios públicos vía una segmentación de usuarios. La tarea que se le encomendó a la Secretaría de Energía es poner en marcha el esquema de cobro segmentado en el primer trimestre del 2022 para dejar de asistir a los hogares de ingresos medios y altos.

Cerruti buscó justificar ese sendero incómodo y reiteró insistentemente que el Gobierno aspira a “resolver la deuda externa tomada durante el gobierno de Mauricio Macri, casi de forma personal por Mauricio Macri”. Habló de “hacer un esfuerzo más” para superar la instancia y desestimó las quejas ante la prohibición para vender pasajes en cuotas al exterior. “Cada uno verá si paga o no en cuotas su tarjeta o su resúmen de tarjeta o cómo financia los viajes que se compren en las diferentes agencias”, dijo.

Los límites del ajuste

Todos recortes y las restricciones que se impongan en esta nueva fase respetarán una premisa que impuso la administración de Alberto Fernández y que tiene que ver con no afectar el gasto social, las jubilaciones ni la obra pública, considerada el “pilar fundamental para profundizar y sostener la recuperación económica y fortalecer el crecimiento a mediano plazo”.

En las últimas horas, Guzmán se encargó de formalizar ese compromiso y difundió una modificación en el Presupuesto 2021. Según los datos que suministró la cartera económica, se actualizaron los créditos para gasto primario de la Administración Nacional en $1.215.000 millones.

El 25% de esos fondos se destinarán a la obra pública, y más del 70% serán para las actualizaciones asociadas a la movilidad jubilatoria, las nuevas pautas salariales, los programas sociales y subsidios económicos, entre otros. Esa ampliación del gasto se compensará parcialmente con el incremento de la recaudación en $345.000 millones.

Críticas de la oposición y los referentes del sector turístico

En Juntos por el Cambio no se limitaron al momento de salir a criticar la resolución del Banco Central. La titular de Propuesta Republicana (Pro), Patricia Bullrich, apuntó contra el presidente Alberto Fernández y le advirtió: “La Argentina tiene 45 millones de seres libres, ¡no esclavos de sus estúpidas decisiones!”.

En tanto, la diputada nacional electa y ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal la definió como “una medida improvisada” y un “golpe para la clase media”.

“Nos encerraron a lo loco y a lo malo con la excusa de la pandemia. Ahora prohíben pagar en cuotas los viajes al exterior, otra manera de encerrarnos y liquidar la economía. ¿No era mejor implementar una economía más sensata dejando la ideología de lado?”, agregó Alfredo Cornejo, diputado nacional y titular de la Unión Cívica Radical (UCR).

Incluso, los diputados de Juntos por el Cambio reclamaron la nulidad de la decisión del Banco Central porque, consideraron, “atenta sobre la libertad de los argentinos de salir del país consagrada en la Constitución”.

Una de las quejas del sector fue la de la Cámara de Líneas Aéreas en la Argentina (JURCA), que emitió un comunicado para expresar su “desconcierto, preocupación y repudio”. “Nada de esto fue consultado ni anticipado como posible con nuestra industria”, expresaron los representantes de las aerolíneas que realizan las rutas al exterior.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA