viernes 4 de diciembre de 2020

Sólo suscriptores
Miles de chicos disfrutarán de piletas de natación en el próximo verano. / imagen ilustrativa
Economía

Verano sin viajes: cuánto cuesta instalar una pileta en casa y qué diferencias hay entre unas y otras

Las opciones incluyen desde las más accesibles de lona, hasta las de fibra. Los precios y plazos de entrega.

Miles de chicos disfrutarán de piletas de natación en el próximo verano. / imagen ilustrativa
Sólo suscriptores

La primavera llegó con temperaturas sobre la media, cercanas a los 30°, y son varios los que empiezan a pensar en la pileta en casa. Es que el aumento de los contagios en la provincia pone en duda la posibilidad de que se habiliten las piscinas en los clubes (al menos con la capacidad habitual). Y en los destinos más típicos de vacaciones se habla de la necesidad de un hisopado, lo que dificulta para muchos la posibilidad de un viaje.

Quienes avizoraron con tiempo que esto podía ocurrir, empezaron a consultar en mayo. De hecho, en algunas empresas de piscinas de fibra ya están manejando plazos de instalación de enero y febrero. Es que, además, se convirtió en una buena posibilidad de inversión ante la restricción de compra de dólares (al igual que la construcción).

Mauricio, representante de Piscinas San Juan en Mendoza, detalló que el valor de las ya instaladas -con sistema de bombeo y de filtrado, veredín atérmico y accesorios- parte de los 260 mil pesos. Aunque también se encuentran opciones de hasta 700 mil pesos, en función del tamaño y el tipo de equipamiento.

Sin embargo, advirtió que recién tiene disponibilidad para la instalación en febrero. Es que, por una parte, reconoció que son una empresa chica y que tienen capacidad para instalar entre tres y cuatro por semana, y este año se han triplicado las ventas. Pero, además, planteó que hay dificultades con los proveedores de bombas, filtros y otros accesorios.

La pandemia ha impactado la reposición de una gran variedad de artículos. Es que las fábricas estuvieron cerradas un tiempo y luego volvieron a operar con menos trabajadores, porque hay algunos en grupo de riesgo y otros se enferman. A esto se sumaron las dificultades logísticas y, en las últimas semanas, la especulación por la brecha entre el dólar oficial y el blue.

Mauricio comentó que, después del cierre total por la cuarentena, cuando retomó la actividad, tenía muchas consultas por las redes sociales y por correo electrónico, lo que hizo que se adelantara la temporada. Esto, porque quien tenía algo de dinero y pensaba invertirlo en un viaje, optó por construir o instalar una piscina, para evitar que los pesos se le devalúen. También hubo muchos que anticiparon que el “club house” del barrio no iba a abrir y decidieron instalar una en casa.

Mariano Paz, gerente de Marketing de IPC Piscinas, señaló que ofrecen variedad de modelos, con precios que parten de los 280 mil pesos, para una familiar pequeña, de 4,80 metros de largo por 2,70 de ancho; hasta llegar a una XXL, de 10 metros de largo y 3,20 de ancho, 1,40 de profundidad y una capacidad de 31 mil litros (en unos 650 mil pesos).

Paz planteó que, además de la diferencia de tamaño, también hay de equipamiento y que las de IPC cuentan con un sistema de filtrado eficiente que, en combinación con el aireado, permite encender por menos horas diarias el equipo, lo que reduce el consumo de electricidad. Por otra parte, vienen con automatización en el llenado para evitar desbordes.

El representante de IPC señaló que tienen fecha de entrega para fines de diciembre, porque, como la gente no puede comprar dólares, invierte. Una de las opciones fueron los autos, pero subió mucho el precio de los cero kilómetro, atado al dólar. En cambio, el de las piletas no se modificó en la misma medida y tener una en la vivienda no sólo hace posible disfrutar del verano, sino también potenciar el valor inmobiliario de la propiedad. De ahí que en agosto hayan vendido el triple de lo acostumbrado.

Sin embargo, quienes no disponen del capital o el espacio para una de fibra, pueden recurrir a las de lona. En el híper Libertad hay dos opciones: una inflable circular de 244 por 76 centímetros en $ 9.999 y una estructural circular de 305 por 76 en $ 23.999. En Coto hay una oferta variada, que parte de los $ 499 de una pequeña, para niños, de 102 por 25 centímetros, para llegar a una de octogonal, con filtro, de 3,66 por 0,76 metros en $ 13.999.

En Jumbo se puede optar por una pileta de 749 litros en $ 2.799 y por otra de 4.500 litros en $ 20.990.

En tanto Easy tiene una docena de opciones, entre los $ 4.500 de una inflable de 244 por 66 centímetros, y una estructural de 4,45 metros de largo por 2,25 de ancho y 80 centímetros de profundidad (unos 8 mil litros) en $ 27.891.