sábado 8 de mayo de2021

Una importante marca de indumentaria deportiva se va del país y busca distribuidor local
Under Armour había empezado a operar de forma directa en Argentina en 2017 con ambicioso plan de crecimiento. - Imagen web
Economía

Una importante marca de indumentaria deportiva se va del país y busca distribuidor local

Se trata de Under Armour, que había empezado a trabajar en Argentina de forma directa en 2017. Se trata de una reestructuración mundial, ya había dejado Brasil hace dos años y en 2020 se fue de Chile.

Una importante marca de indumentaria deportiva se va del país y busca distribuidor local
Under Armour había empezado a operar de forma directa en Argentina en 2017 con ambicioso plan de crecimiento. - Imagen web

El éxodo de empresas que dejan Argentina no se detiene. Ahora, Ander Armour, marca de indumentaria deportiva de Estados Unidos, dejará de operar de forma directa en el país y ya está buscando un distribuidor para continuar su presencia en el mercado local.

Conforme a la información publicada por El Cronista, los rumores comenzaron cuando se supo que Rosario Central, uno de los equipos que viste en el fútbol local, estaba pensado ya en cambiar de sponsor, mucho antes de la finalización del contrato vigente hasta diciembre. Desde la firma no quisieron hablar al respecto, pero no negaron la información.

La empresa fundada por Kevin Plank operaba de forma directa en el país desde finales de 2017, aunque desde antes ya se conseguían sus prendas a través del grupo local Vieytes que tenía la licencia de distribución. Sin embargo, en esta oportunidad no sería el mismo grupo quien continúe con las operaciones.

La salida de Argentina forma parte de una reestructuración mundial de la compañía que en 2018 se fue de Brasil y dejó la licencia en el país en manos del grupo Vulcabras-Azaleia, dueño de Olympikus y representante de Mizuno-. En tanto que en noviembre de 2020, le cedió al grupo chileno Forus el manejo exclusivo de su marca en ese país.

La pandemia golpeó a Ander Armour como a todas las marcas de indumentaria. En 2020 sus ventas cayeron un 15 % a u$s 4500 millones. Mientras los mayoristas disminuyeron un 25%, las ventas directo al consumidor aumentaron un 2%, impulsadas por un crecimiento del 40% en el comercio electrónico, que representó el 47% del total de los ingresos directos al consumidor. Sin datos específicos de Argentina, en América Latina las pérdidas fueron de un 16% (un 10% menos en moneda neutral).

La compañía se suma a una cada vez más larga lista de firmas internacionales de diversos rubros que han dejado Argentina en los últimos meses. Uno de los casos más emblemáticos para la provincia de Mendoza es el de Falabella, al que se pueden sumar los ejemplos nacionales de Latam, Petrobras, Brightstar, Pierre Fabre, entre otras.