martes 20 de octubre de 2020

Sólo suscriptores
La pobreza en el Gran Mendoza creció 3.9 puntos, esto significa que hay 43.741 pobres nuevos.
Economía

Según el Indec, ya hay 425 mil personas pobres en el Gran Mendoza

El índice de pobreza mantiene una tendencia creciente desde 2018, que se agudizó con la pandemia. Las estadísticas revelan que en solo un año, 43.741 personas pasaron a ganar menos que una canasta básica.

La pobreza en el Gran Mendoza creció 3.9 puntos, esto significa que hay 43.741 pobres nuevos.
Sólo suscriptores

En el primer semestre de 2020, el 41,5% de los habitantes del Gran Mendoza se encontró por debajo de la línea de pobreza. Esto significa que 425.034 personas no alcanzaron a satisfacer sus necesidades básicas. Dentro de ese número, 89.627 personas (el 8,8% del total de la población del conglomerado) no lograron ni siquiera cubrir la canasta básica de alimentos.

Los datos se desprenden de un informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Centros (Indec). El estudio relevó los datos de pobreza e indigencia correspondientes a los 31 principales conglomerados urbanos en todo el país, que surgen de la Encuesta Permanente de Hogares.

Cifras de la pobreza en MendozaGustavo Guevara

De acuerdo a los resultados, el índice de pobreza de Gran Mendoza creció 3,9 puntos porcentuales en el último año, pasando de 37,6% a 41,5%. En números, esto significa que hay 43.741 pobres nuevos.

La incidencia de la pobreza se vincula a los ingresos de los hogares y, con ello, su capacidad de alcanzar la Canasta Básica Total (CBT) o la Canasta Básica Alimentaria (CBA) para el caso de la indigencia. Otro dato preocupante, según resaltan en el informe, es que no sólo creció el número de personas pobres, sino que también aumentó la brecha entre los ingresos y las canastas; es decir, la distancia con el importe que marca la línea de la pobreza y la indigencia.

Es que, si bien la CBA subió un 23,1% y la CBT un 19,2%, lo que muestra una desaceleración en la suba con respecto al semestre anterior, la suma de ingreso total familiar aumentó apenas un 11% en el mismo período. Esta diferencia explica el incremento de la tasa de pobreza del conjunto de la población en la media del semestre. Aún más, el ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue entre enero y junio de $ 25.759, mientras la CBT promedio alcanzó los $ 43.785.

Un problema que se agrava

El economista Pablo Salvador resaltó que la diferencia entre el ingreso promedio de los hogares pobres y el valor de la Canasta Básica Total es de $ 18 mil; es decir, más de un salario mínimo vital y móvil. No obstante, aclaró que Mendoza mide su canasta de acuerdo a las necesidades kilocalóricas de la población, mientras el Indec promedia el valor de las distintas canastas en el país. La brecha está claramente influenciada por el efecto de la cuarentena en el segundo trimestre de 2020.

Salvador resaltó que Mendoza supera la media nacional de porcentaje de población por debajo de la línea de pobreza, pero aclaró que es preferible enfocarse en las comparaciones interanuales. En este sentido, indicó que, con respecto al primer semestre de 2019, en la provincia el número de personas pobres creció 3,9 puntos porcentuales, mientras en Nación se incrementó 5,5 puntos. Atribuyó esto a que Mendoza salió antes de la cuarentena estricta que otras regiones del territorio nacional.

El asesor del Ministerio de Economía de Mendoza, Sebastián Laza, planteó que el fenómeno de la pobreza es complejo y que las concentraciones urbanas grandes, que superan el millón de habitantes, tienen “bolsones” de riqueza, de clase media y de pobreza. De ahí que el Gran Mendoza, con el 41,5% de pobres, se ubique en niveles similares –o mejores- a los de otros conglomerados de tamaño importante como los partidos del Gran Buenos Aires (47,5%), el Gran Córdoba (40,7%), el Gran Rosario (41,8%) o el Gran Santa Fe (42,6%).

Laza indicó que lo que ha influido en la evolución entre el primer semestre de 2019 y el de 2020 ha sido la pandemia. Pero aún en este marco, destacó, en Mendoza la pobreza creció 3,9 puntos porcentuales y la media para los conglomerados de todo el país subió 5,5 puntos porcentuales. El mismo resultado se obtiene si analiza lo ocurrido dentro de Cuyo. En San Juan y San Luis, pese a que ambas tienen niveles inferiores de población pobre, la suba interanual de la pobreza se ubica en los 5 puntos porcentuales. Esto, consideró, “se explica porque Mendoza ha tenido una buena política de contención social en los últimos años”.

Salvador manifestó que la pobreza es un problema estructural y que, si se saca un promedio desde principios de los ’90, se encuentra que el 28% de la población sufre de la pobreza. De hecho, aunque los números actuales son consecuencia de la cuarentena, que impidió a muchas personas salir a trabajar y causó que otras tuvieran una reducción considerable en los ingresos, los porcentajes han sido altos en los últimos dos años: se pasó del 27,9% en el primer semestre de 2018 a 30,7% en el segundo y de 37,6% en la primera mitad de 2019 a 38,6% en la segunda mitad.

En su opinión, para reducir estos índices, lo primero que se debe hacer es empezar a mover la economía, de manera que las empresas tomen empleados, ya que hoy muchas familias no tienen ingresos sino planes y eso no les alcanza. Salvador indicó también que algunas paritarias se han retomado y eso podría acercar los salarios a las canastas.

Por otro lado, señaló como fundamental que se salga de la cuarentena, aunque indicó que la decisión provincial de extender dos horas el horario de comercio y permitir que los cafés y restaurantes coloquen mesas adentro comenzará a generar movimiento. “El Gobierno Nacional debe diseñar un plan económico para afrontar problemas estructurales como la inflación y la pobreza, y el Provincial debe revisar su matriz productiva y apuntar a los sectores que generan trabajo.”, agregó.

La pobreza cara a cara

Verónica Herrera es directora del jardín maternal Manaslú, que funciona en el barrio Santo Tomás de Aquino, en El Borbollón (Las Heras). Hasta fines del año pasado asistían con alimentos a unas 800 personas y ahora están por llegar a las 1.300. Es que, por un lado, unos días antes de la cuarentena se cerró el basural a cielo abierto, del que dependía un gran número de familias.

Por otra parte, quienes tenían otro trabajo, como albañil o empleada doméstica, se quedaron sin posibilidad de salir a trabajar por un buen tiempo. Además, son pocos los que están en blanco y son comunes las labores esporádicas. Así, aunque Herrera reconoció que el IFE ha significado una ayuda importante, la cuarentena agudizó la situación crítica que ya atravesaban las familias de la zona.

El informe del Indec también distingue la condición de pobreza según el grupo de edad y muestra que más de la mitad (56,3%) de las personas de 0 a 14 años son pobres. Pese a esto, el que mayor incremento de la pobreza mostró, en comparación con el semestre anterior (el segundo de 2019), fue el grupo de 15 a 29 años, que creció 7,1 puntos porcentuales (llegó a 49,6%,) y el de personas de entre 30 y 64 años, que tuvo una suba de 5,7 puntos (36,2%).